Menú

Los manifestantes de Barcelona acaban insultándose en lugar de protestar por los socavones

La manifestación convocada este lunes en Barcelona contra el colapso y el caos en las Cercanías de Renfe se ha convertido en una caótica protesta que ha reunido a grupos de lo más variopinto, que se han dedicado más a insultarse entre ellos que a reivindicar una mejora en el servicio ferroviario. En la manifestación había representantes del PP, de ERC, del partido de Rosa Díez (UPyD) y fanáticos independentistas como Joel Joan. Al final el acto, el secretario de Organización del PPC, Xavier García Albiol, ha apostado por "encerrar" a las juventudes de ERC "en una jaula de un zoológico".

PP: "Zapatero fue a Barcelona a buscar otra estación de cartón-piedra"
Álvarez excusa su ausencia: "España es muy grande"
Así lo ven las NNGG del PPC

0
La manifestación convocada este lunes en Barcelona contra el colapso y el caos en las Cercanías de Renfe se ha convertido en una caótica protesta que ha reunido a grupos de lo más variopinto, que se han dedicado más a insultarse entre ellos que a reivindicar una mejora en el servicio ferroviario. En la manifestación había representantes del PP, de ERC, del partido de Rosa Díez (UPyD) y fanáticos independentistas como Joel Joan. Al final el acto, el secretario de Organización del PPC, Xavier García Albiol, ha apostado por "encerrar" a las juventudes de ERC "en una jaula de un zoológico".
"

L D (EFE) García Albiol indicó que representantes de las juventudes de ERC (JERC) "aprovecharon la concentración para hacer reivindicaciones que nada tenían que ver con lo que allí se planteaba", y lamentó los insultos y abucheos que recibieron los populares en la manifestación. "Lo que diría a ERC es que sus juventudes no son capaces de ir a un acto cívico sin intentar reventarlo", y añadió que "lo mejor que se puede hacer" es "encerrar" a las juventudes de los republicanos "en una jaula de un zoológico".

"Incluso, al final de la manifestación, los escoltas tuvieron que apartar" a miembros de las JERC, ya que "se acercaban más de la cuenta" a los populares, e "impedían que pudiera hacer declaraciones a los medios de comunicación", afirmó.
 
La manifestación, que ha tenido lugar en la plaza de Sant Jaume de Barcelona, ha congregado a cerca de mil personas y se ha desarrollado sin incidentes, aunque se ha convertido en una caótica protesta que ha reunido a grupos de lo más variopintos.
 
Desde las 19.00 horas de la tarde el caos se ha apoderado de la plaza de Sant Jaume, ya que, por un lado, había miembros de la plataforma Ave por el Litoral, que no quieren que el AVE transcurra por debajo de la Sagrada Familia y del Eixample, y vecinos de Bellvitge y del Gornal afectados por los socavones, que se han enfrentado a varios miembros de la plataforma Catalunya Acció, cuando estos lanzaban gritos a favor de la independencia de Cataluña.

En la manifestación también han compartido espacio, aunque no reivindicación, dirigentes del PP como Xavier García Albiol y Àngels Esteller, que han sido increpados por una veintena de miembros de las juventudes de ERC al grito de "Sirera coge el tren", en alusión a Daniel Sirera, presidente del PP catalán.

Entre los grupos que se han personado a la manifestación también figuraba una decena de representantes del nuevo partido de Rosa Díez y Fernando Savater, Unión, Progreso y Democracia, formación que se encuentra en las antípodas de los planteamientos políticos del independentista Uriel Bertran (ERC) o del actor Joel Joan, también presentes en la concentración.

La situación ha sido tan esperpéntica que ha sido imposible leer un manifiesto unitario, hasta el punto de que cada pequeña plataforma ha leído el suyo propio, aunque todos ellos han sido inaudibles por los ensordecedores silbidos del resto de manifestantes.

Los pocos usuarios de Renfe que han acudido por su cuenta a la protesta llevaban pancartas individuales elaboradas a mano con lemas como "Magdalena Álvarez destitución" o "Estamos hasta el moño de la catenaria".

La manifestación de hoy se ha convocado en protesta por la acumulación de averías y socavones en las obras del AVE en su entrada a Barcelona por la estación de Sants, lo que ha obligado a cortar desde el 20 de octubre algunos tramos de las líneas C-2, C-7 y C-10 y ha afectado los desplazamientos de 160.000 personas.

En concreto, se ha cortado al tráfico ferroviario el servicio de Cercanías en el tramo entre Bellvitge y Sants que afecta a la línea C-2, que ahora se efectúa por carretera desde Gavà; al servicio directo al aeropuerto, que se cubre también con autobuses (C-10); y a la línea C-7, que tiene su inicio y final en Sant Andreu Arenal y no cruza la capital catalana.

 

Foto: E-noticies

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios