Menú

Los obispos españoles subrayan que las beatificaciones nacen de la "reconciliación"

Los obispos españoles insisten en que "la beatificación de los 498 mártires de la persecución religiosa durante el siglo XX", que tendrá lugar este domingo en Roma, "no nace del resentimiento sino de la reconciliación". Así, el obispo de Huesca y Jaca, monseñor Jesús Sanz Montes, ha aseverado que con estas beatificaciones la Iglesia "no va relatar el escarnio de mofa y befa que sufrieron antes de morir, ni va a pronunciar el nombre de los verdugos, sus enseñas y sus siglas", ya que "nada de eso" constituye su "memoria histórica". La Beatificación podrá seguirse en directo a través de La 2 de TVE, Intereconomía TV y Popular TV.

Monseñor Rouco: "Dejaron un mensaje de perdón"

0
Los obispos españoles insisten en que "la beatificación de los 498 mártires de la persecución religiosa durante el siglo XX", que tendrá lugar este domingo en Roma, "no nace del resentimiento sino de la reconciliación". Así, el obispo de Huesca y Jaca, monseñor Jesús Sanz Montes, ha aseverado que con estas beatificaciones la Iglesia "no va relatar el escarnio de mofa y befa que sufrieron antes de morir, ni va a pronunciar el nombre de los verdugos, sus enseñas y sus siglas", ya que "nada de eso" constituye su "memoria histórica". La Beatificación podrá seguirse en directo a través de La 2 de TVE, Intereconomía TV y Popular TV.
"
LD (Europa Press) En sus cartas pastorales de estas últimas semanas los prelados coinciden en señalar que su "muerte ejemplar por la causa de Dios y de la fe cristiana, sin estar implicados en la lucha entre hermanos ni en bandos enfrentados, no puede quedar sin producir el efecto beneficioso de seguir su camino".
 
El obispo de Huesca y Jaca, monseñor Jesús Sanz Montes, ha señalado que "nuestro recuerdo busca el reconocimiento que nos abre a la gratitud y la reconciliación que en estos mártires aprendemos", apunta el prelado, quien recuerda que en el momento de morir a estos frailes, sacerdotes, monjas, seminaristas y seglares "no se les encontró en sus hábitos y ropas un carné de partido, ni armas defensivas, ni odio en sus miradas, ni siquiera una resistencia legítima".
  
En la misma línea, el obispo de Ferrol, monseñor Manuel Sánchez Monge, destaca que los mártires "no ofendieron a nadie ni impusieron a nadie sus creencias" y "murieron perdonando y amando a quienes les mataban". Asimismo, reconoce que "no faltará quienes pretendan desfigurar la grandeza de estos hombres politizando el acontecimiento, desfigurando la historia o silenciando su humilde heroísmo". Sin embargo, deja claro que la Iglesia "los propone a los creyentes y a todos los hombres de buena voluntad, como ejemplo de amor, de perdón y reconciliación".
 
"Lo que se recuerda son gestos y sacrificios de amor a Dios y al prójimo"
  
Los prelados insisten en destacar en sus mensajes a los fieles en el "carácter religioso" de la ceremonia que tendrá lugar mañana domingo en la Plaza de San Pedro. Así, el obispo de Plasencia, Amadeo Rodríguez Magro, señala que recordar a los mártires "no puede asustar ni ofender a nadie", ya que el recuerdo, "si se utiliza adecuadamente, es necesario para poner de relieve la verdad de la vida y de la muerte de los que nos precedieron".
  
Asimismo, alerta sobre la importancia de estar "muy atentos" para que la memoria "no se pudra con sentimientos contaminados; sobre todo cuando el pasado es doloroso, triste, injusto o cruel". Por ello, no considera "válido" que "algunos piensen" que, en el caso de los mártires, "lo más adecuado sea no remover nada, dejar en el olvido a las personas y los hechos". "Eso es injusto; sobre todo cuando lo que se recuerda son gestos y sacrificios de amor a Dios y al prójimo", apunta el prelado.
  
En la misma línea, el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, señala que "el amor a Dios" produce "mártires y no violencia como se pretende mostrar con un acercamiento superficial y supuestamente neutral y objetivo al fenómenos de las religiones". "El que ama con Cristo ve al hombre de un modo radicalmente nuevo, que el mundo no conoce, ni enseña, ni es capaz de vivenciar ni de comunicar", denuncia el cardenal, quien afirma que los mártires indican a los cristianos "cuál es el camino a seguir en la forma y en el estilo".
  
Por último, el obispo de Sigüenza-Guadalajara, José Sánchez González, señala que la "magna ceremonia de beatificación" que tendrá lugar este fin de semana en Roma significará "un acto de culto a Dios a través de sus mártires", en los que "resplandece la actitud de perdón y reconciliación". "Queremos imitar sus virtudes, seguir su ejemplo, vivir su vida, estar dispuestos a morir como ellos. Todo eso significa nuestra participación en esta asamblea en Roma", concluye.

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios