Menú

Marcianos sodomitas en 'La Gaceta' y el pobre Gallardón de Lucía Méndez

La cumbre de Lisboa ocupa portadas, pero escaso interés. Llama la atención en La Gaceta una imagen de marcianos sodomitas con el pene fosforito. También la defensa que hace Lucía Méndez de Ruiz Gallardón en El Mundo, el pobre es gastoso, porque le dejan.

0

Comenzamos con el diario El Mundo, donde Lucía Méndez lejos de hacerle un traje a Gallardón por su elevada deuda, casi disculpa al Alcalde. La culpa es del PP, del Gobierno, de Aznar, de Zapatero y de los votantes de Madrid por dejarle que hinche la deuda y malgaste el dinero. Tanto es así que llega a decir "en el fondo, Gallardón somos todos; él se gastó la pasta en artículos de lujo porque se lo permitieron".

El asunto principal del diario de Pedro J. nos lleva de nuevo a Irún y al chivatazo del Bar Faisán con recientes revelaciones de Fernando Lázaro. Marlaska constata en un escrito la negligencia del Comisaria General de Información de Telesforo Rubio en el caso del Faisán.

En el plano editorial destaca la palmadita en la espalda a Rubalcaba por la Ley de derechos de los pacientes terminales. Lo separa de la eutanasia y aplaude la iniciativa. Tan sólo censura que sea una treta para desviar la atención. También muestra su enfado porque Rabat sólo deje entrar a El Mundo y El País. Vamos, que "entramos por el compromiso con nuestros lectores", pero criticamos al Gobierno por no plantarse para que vayan todos.

Parece extraño, pero Antonio Gala no dedica hoy su tronera a atacar a la Iglesia Católica, a los cristianos o a la religión en general. Hoy apunta y dispara contra los cascos azules. En Haití les acusan de transmitir el cólera.

El humor ácido de "Las cuatros esquinas" de Jiménez Losantos radiografía la "multiorgásmica" campaña electoral en Cataluña, los "bostezos" de Rajoy en el debate sobre el paro y la prueba de alcoholemia de Leire Pajín, que dio positivo tras una fiesta y dijo que el "cacharro" no funcionaba. La cuarta esquina es para Asia Bibi, condenada a muerte por ser cristiana y no musulmana.

Coincide El Mundo con El País en su análisis de la ley que prepara el Gobierno y que anunció Rubalcaba para ayudar a morir a los pacientes. Si el diario de Pedro J se preguntaba si es o no el mejor momento para hacerlo, El País contesta: no sólo es el mejor momento, sino que debería haber sido abordada con anterioridad.

También se centra el diario de Prisa en la guerra de videos y videojuegos de la campaña de las elecciones catalanas. El argumento para atizar al PP y no al PSC es sencillo: nadie ha experimentado un orgasmo al acariciar una papeleta de voto del PSC, pero algún xenófobo sí que podría haberlo sentido al aniquilar inmigrantes ilegales con Alicia Croft a lomos de la gaviota Pepe.

La esquizofrenia electoral de Montilla también queda reflejada en El País en una entrevista que ofrece el propio candidato, quien ya ha anunciado que será la última vez que se presente a la Generalidad. Reniega del tripartito pero dice que "aspiro a gobernar con geometría variable, como hace el PSOE". Además, se define como "catalán, catalanista, español y federalista pero no españolista (...) Tengo ilusión pero no soy un iluso". Claro como el agua. Para ser el "increíble hombre normal" y provocar "orgasmos" a sus juventudes, no está nada mal.

Sin duda la más colorida de las portadas de hoy, amén de la sonrisa de Rafa Nadal en ABC, es la de La Gaceta. En ella, unos marcianos con el pene erecto y fluorescente evidencian la clase de proyectos que, según denuncia el diario de Intereconomía, financia con millonarias sumas el Gobierno.

El objetivo de sus denuncias es Miguel Sebastián y su Ministerio que, siempre según este diario, ampara en sus subvenciones proyectos como cortometrajes destinados a Internet en el que marcianos salidos se dedican a sodomizar a los terrícolas.

Recuerda este diario que Sebastián multó al grupo Intereconomía por un vídeo "que reivindica el orgullo de ser heterosexual", tal y como dice el editorial de La Gaceta, con 100.000 euros. Siguiendo el mismo principio, opina el diario, Sebastián también tendría que ser multado.

Y más de subvenciones, aunque esta vez la clásica. Según La Gaceta, el Gobierno ha entregado otro millón de euros ¿para quién? Para los sindicatos, ¿quién si no?

El Trasgo sale en defensa de Isabel San Sebastián a quien Prisa ha crucificado por acoger en su tertulia de Telemadrid a Sostres. Para tal fin recuerda las numerosas ocasiones en las que "el periódico de Rubalcaba olvidaba su silencio ante insultos de colaboradores suyos u otras maniobras".

El cabreo de los medios de comunicación por la censura en Rabat es público y notorio, aunque especialmente enconado en ABC. Recuerdan que Rabat ha humillado a Rubalcaba, quien accedió a la censura al reducir el número de medios de comunicación con permiso para entrar en el Sáhara a dos que posteriormente el régimen de Rabat también vetó.

Más divertido está Ruiz Quintano en su "Visto y no visto". Se lo dedica a Pepe Ramoneda, uno de los filósofos de cabecera de la izquierda, que cargaba a Belén Esteban con el sambenito de "fascista". Una "licencia filosófica de Pepe Ramoneda", o como dice Ruiz Quintano, "no es sino lo que Camba llamó una visión del Estado como central hidroeléctrica".

En La Razón sorprende el optimismo de Gloria Lomana con el PSOE, o pesimismo tal vez. Sostiene la tesis de que "pánico es lo que se ha instalado en el PSOE porque la derrota de Zapatero puede ser de noche de cuchillos largos".

Quien aporta un granito de arena más al desierto saharaui es precisamente Carmen Morodo en La Razón, donde da una vuelta de tuerca al doble rasero que el Gobierno y el PSOE emplea con el Sáhara. Pasó de exigir al Gobierno del PP un compromiso con la reivindicación "histórica" y "legítima" del pueblo saharaui en 2003 (Jiménez dixit) a sólo resgistrar una iniciativa superficial sobre el contencioso pendiente en sus dos legislaturas.

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios