Menú

Montilla, su jornada Riefenstahl y la candidatura de Paul para sustituir a Arriola

El pulpo del mundial rivaliza en protagonismo hoy con la sentencia del Estatuto y los votos particulares de los magistrados del TC en la prensa. La ansiada final de mañana y las pretendidas capacidades premonitorias del cefalópodo Paul ganan terreno frente a la sentencia y la reforma de las cajas.

0

Tanto es así que numerosos columnistas y la práctica totalidad de las tiras cómicas de la prensa de hoy se afanan en dibujar de una u otra manera al famoso pulpo. En El Mundo incluso rizan el rizo Gallego & Rey juntando con sus plumines dos de los reclamos de este comienzo del verano, un Paul enamorado de Sara Carbonero, alrededor de la que despliega todos sus tentáculos.

Algo más serio se muestra este diario en su editorial, donde se pregunta si los magistrados del alto tribunal, encargado de fallar sobre el Estatuto, serán extraterrestres por redactar una sentencia en la que se dicen cosas como que en Cataluña se puede estudiar en castellano.

Arcadi, por su parte, se centra en el rebote de los nacionalistas por la proliferación de banderas nacionales en Cataluña en los días previos a su pretendidamente estratégica movilización contra el TC. Recuerda Arcadi con olímpica nostalgia al Pascual Maragall del 92 y critica al de ahora "espectro portador de la más irreductible caspa catalana".

Se refiere Arcadi a la cita que Montilla fijó para hoy en su agenda con la senyera y sus colegas nacionalistas para caminar bajo una pancarta que dice en catalán "somos una nación". Una jornada que Federico Jiménez Losantos en sus "Cuatro esquinas" califica de "jornada Riefenstahl" (la inigualable directora cinematográfica que ensalzó en celuloide blanco y negro a Adolf Hitler). Como no podía ser de otro modo, otra de las esquinas la dedica al pulpo Paul, pero para mostrar su deseo de que, si acierta, venga a escoger nuevos ministros para Zapatero. "Acertaría más", dice Federico, "y si fallara no se notaría" concluye.

De otro modo ve El País la sentencia del TC. Más empático con los nacionalistas catalanes, el diario de Prisa entiende que el Constitucional es carga todas las aspiraciones nacionales, lingüísticas y financieras del Estatuto. En cambio no todos en ese diario salvan al TC. Según Javier Pérez Royo, el alto tribunal "nunca debió prestarse a participar en una operación política". Así en el editorial, estima este diario que esta sentencia traerá más batallas políticas.

Destaca en las páginas de El País también Trapiello, quien habla de la Guerra Civil y de Rafael Alberti, a quien atribuye una intención de emplear la guerra en beneficio propio.

ABC tampoco coincide con El Mundo en su editorial sobre la sentencia del Estatuto. Tampoco con El País. Lo que se pregunta el diario de Vocento es si "la sentencia" dará la coartada al Gobierno para poner en marcha un plan B donde el Ejecutivo dé a Cataluña lo que "esta resolución condiciona".

Más retuercen el colmillo los columnistas. Como Tomás Cuesta, que establece brillantes paralelismos entre el mundial, las banderas, el desafío secesionista en Cataluña para recordar como alguno habrá gritado en estos días "¡mola, mola mola, Bilbao española!". Ignacio Camacho escoge como piedra de toque al pulpo Paul a quien pide que "venga a dirimir las disyuntivas de la gobernación de la patria".

Finalmente Ruiz Quintano atiza a Gobierno y oposición con los ocho tentáculos del cefalópodo visionario al pedir a Rajoy y Zapatero que se den prisa en ficharle para sustituir a sus respectivos asesores, incluido Arriola.

En La Gaceta encontramos un nuevo capítulo del culebrón de José Bono que cuadra el círculo. El presidente del Congreso vulnera con su hípica una de las normas de vías pecuarias que firmó siendo presidente de Castilla la Mancha. Una normativa cuya vulneración está multada con importantes cantidades.

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 1 comentarios guardados

    Servicios