Menú

"Ni por patriotismo han podido respetar que la gente de la cultura apoye al PSOE"

 

0
 
"
LD (Agencias) El pasado viernes Javier Sardá gritó en Cuatro, junto a Boris Izaguirre, "¡Coño, votad al PSOE!". Este domingo, Rodríguez Zapatero devuelve el favor a la farándula que le apoya. Según el presidente, "representan a España en el mundo". En su discurso, Zapatero ha acusado a Rajoy de antipatriota por no respaldarlos a pesar de los insultos recibidos por el PP desde la creación de la plataforma PAZ.
 
El presidente del Gobierno ha vuelto a usar un lenguaje muy duro, cargado de "dramatismo", para descalificar al Partido Popular y a su líder, Mariano Rajoy. Para ello, ha vuelto a echar mano de la farándula que le apoya y que, en su opinión, "representa a España en el mundo" y "genera arte y hace que avance un país".
 
En su contra se encuentra, según ha dicho, el PP, al que ha acusado de no ser patriota. "Ni por patriotismo han podido respetar que la gente de la cultura apoye mayoritariamente al PSOE y a su modernidad", ha aseverado. "Los artistas no se levantan a las siete de la mañana sino a las cinco", le ha dicho a Mariano Rajoy basándose en una conversación previa al mitin con un escultor colombiano.
 
Según Rodríguez Zapatero, el PP y su líder a la cabeza deberían de apoyar a "los artistas", a pesar de los insultos que les dedicaron desde la creación de la Plataforma de Apoyo a Zapatero (PAZ). El último, Javier Sardá en Cuatro. De rodillas, y ante el clamor de los allí presentes, azuzó a los espectadores: "¡Coño, votad al PSOE!".
 
"Los malos augurios del PP"
 
Por otro lado, el candidato socialista a la reelección considera que la mayoría de los españoles no comparte los malos augurios del PP y piensan "en positivo", y a ellos les pidió el voto porque "la mayoría de la calle tiene que ser la mayoría en el Parlamento".

En un acto del PSOE en el Palacio de los Deportes de Dos Hermanas, Zapatero confió en una derrota del PP el 9-M para que el día 10 haya "otra derecha en España que deje la mentira, el insulto y la descalificación, e inicie una senda de respeto, tolerancia y colaboración" en los asuntos generales y temas de Estado. "No habréis oído nunca reconocer errores a la derecha, al PP, a Aznar o a Rajoy, y mira que cometieron errores", subrayó.
 
"(Los populares) han dicho tantas barbaridades que ahora llegan a la campaña, se les cae el invento con el debate de Pedro Solbes y Manuel Pizarro, y ya no tienen nada que decir", agregó, antes de vaticinar que volverán a utilizar el terrorismo, "que es lo que han hecho durante cuatro años faltando a la lealtad y al compromiso, que no han tenido".
 
Carga contra Pizarro, "perdedor" del cara a cara con Solbes

Zapatero también analizó el cara a cara Pizarro-Solbes asegurando que aunque el ministro de Economía "está más preparado, tiene más rigor y es más serio" en realidad "no ganó el debate por eso: ganó el debate porque se impuso la verdad y la humildad, nunca habréis escuchado a Solbes decir que es el mejor, a Pizarro sí, y le pasó lo que le pasó". "Y todavía dice (Pizarro) en un periódico que ganó el debate, y se queda tan ancho; (los populares) siempre son los mejores, los que más hacen, mejores que el adversario, pero no acaban de entender que en una democracia nadie es más que nadie, salvo lo que decide el pueblo con sus votos", agregó.

Por último, Zapatero no mencionó al ex vicepresidente, Alfonso Guerra, que se encontraba presente entre los asistentes. Por su parte, Manuel Chaves pidió el voto para el PSOE porque "no podemos consentir" que se instalen en el poder "unos integristas que desprecian unas formas de familia que son tan dignas como las cristianas".
 
"Tenemos que ganar porque los que nos llaman indolentes o adocenados no se merecen estar en el gobierno" dijo, antes de calificarles de "insolidarios" y acusarles de ser "los príncipes de la mentira, de la guerra de Irak". Por eso, dijo, tienen que "lamentar su derrota hasta que aprendan".

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation