Menú

Patrimonio cierra las habitaciones de Franco en el Palacio del Pardo

Patrimonio Nacional ha cerrado, a instancias de la Comisión de Seguimiento de la Memoria Histórica, el dormitorio y el baño que usaba Franco en la que fue su residencia oficial entre 1939 y 1975, y que a partir de ahora no serán parte de las visitas turísticas que se realizan al palacio.

0

Libertad Digital ha podido confirmar de fuentes de Patrimonio Nacional que la habitación que Franco ocupaba en el Palacio del Pardo ya no es parte de la visita turística que se hace a este monumento.

Según Patrimonio, este cierre, que afecta al dormitorio del dictador, a su cuarto de baño y a su vestidor, se debe a la petición de la Comisión de Seguimiento de la Memoria Histórica que, siempre según las fuentes de la entidad pública, ha estimado que estas habitaciones "no aportaban nada a la visita turística".

¿Memoria histórica?

La Ley de Memoria Histórica prevé "la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura". Esta retirada no se realizaría en el caso de que concurriesen "razones artísticas, arquitectónicas o artístico-religiosas".

En Patrimonio Nacional explican que estas habitaciones "no tienen valor como obra de arte", lo que haría que no fuesen susceptibles de ser "rescatadas" por esta razón, sin embargo evitan valorar si esas habitaciones son una "mención conmemorativa" o una "exaltación de la dictadura" en lugar de un simple testimonio histórico.

Del mismo modo, explican que las habitaciones no se han desmantelado tal y como se ha comentado en algunas informaciones periodísticas, de hecho afirman que no está previsto desmontarlas en ningún caso. Además, aseguran que no tenían "nada que ver" con el discurso expositivo del resto del palacio, que atesora una valiosa colección de objetos artísticos y obras, "sobre todo de los siglos XVII y XVIII".

Reformado en los años 80

El Palacio del Pardo fue objeto de una intensa remodelación en los años ochenta para cumplir con la doble función con que se le había dotado y que sigue cumpliendo: por un lado es uno de los museos de Patrimonio Nacional y por el otro es la residencia de los jefes de estado que llegan a nuestro país en visita oficial.

En esta reforma se adecuó el espacio y se hicieron los cambios que se estimaron oportunos tras las casi cuatro décadas en las que había sido la residencia oficial de Franco, pero se preservaron estas habitaciones por su significado histórico, un significado que no parece que ahora vaya a salvarlas del olvido.

En Sociedad

    0
    comentarios
    Acceda a los 32 comentarios guardados

    Servicios