Menú

Polémica en el Reino Unido por un nuevo fallo de seguridad en el castillo de Windsor

Un hombre disfrazado de policía y su novia fueron detenidos el lunes en una zona pública del recinto del castillo de Windsor, residencia de la reina Isabel II de Inglaterra, según informa este martes el diario "Daily Mail". El partido conservador ha aprovechado la ocasión para arremeter contra el ministro del Interior: "Si Blunkett no puede proteger a nuestro jefe del Estado, ¿cómo podemos pretender que proteja a la población británica de la amenaza terrorista?"

0
L D (EFE) La información que publica ese periódico indica que sobre las cinco de la tarde del lunes un hombre de unos 30 años, acompañado por su novia, fue apresado cuando haciéndose pasar por policía pretendía acceder al recinto del castillo de Windsor, situado en el oeste de Londres.

Aunque la Familia Real no se encontraba en el castillo y Scotland Yard destaca que no supuso ninguna amenaza para su seguridad, los hechos han suscitado nuevas críticas sobre la protección a la Familia Real. La alarma se debe especialmente a que estos hechos suceden después de aprobarse el refuerzo de la seguridad para la Familia Real, propuesta que surgió a raíz de que un reportero del "Mirror" se "colara" en Buckingham como un criado, durante la visita del presidente de EEUU, George W. Bush.

"Ahora parece que no se ha violado la seguridad pero estamos analizando las circunstancias en las que se produjo la detención", según informó un portavoz policial, que añadió que los hechos se habían puesto también en conocimiento del consejero de seguridad, el brigadier Jeffrey Cook". Por recomendación de una comisión gubernamental, la Casa Real británica nombró a comienzos de mes a Cook su nuevo director de seguridad, dedicado a coordinar la protección de la Familia Real.

Isabel II y su familia han tenido últimamente varios sustos de seguridad tanto en el castillo de Windsor como en su residencia habitual del Palacio de Buckingham. El verano pasado, un cómico disfrazado de Osama ben Laden accedió a Windsor durante la fiesta del veintiún cumpleaños del príncipe Guillermo y llegó a besarle en la mejilla. El conservador David Davis, responsable de seguridad de los "tories", ha cargado de nuevo las tintas contra lo que considera "el tercer gran fallo en un año de la seguridad de palacio". Davis afirmó que el ministro de Interior, David Blunkett, "debe asumir su responsabilidad por esto". "Si Blunkett no puede proteger a nuestro jefe del Estado, ¿cómo podemos pretender que proteja a la población británica de la amenaza terrorista?", se preguntó el responsable "tory".

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios