Menú

Rajoy alerta del peligro que supone la "condescendencia" y la "permisividad" con ocupas y delincuentes

El presidente del Partido Popular ha alertado de los riesgos que implica la "condescendencia" y la "permisividad" con ocupas y delincuentes, y ha advertido también de que este "caldo de cultivo" va en contra de los derechos y libertades de los ciudadanos. Rajoy ha censurado a la teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona Imma Mayol, que se declaró antisistema, y a María Antonia Trujillo, ministra de Vivienda, a quien acusa de concebir la ocupación como "una forma alternativa de vida". "El buenismo imperante, esa permisividad irresponsable, ha dado lugar en ocasiones a una cierta condescendencia con quien incumple la ley y eso supone un grave atentado a las libertades del resto de la sociedad, y legitima conductas que sólo deben merecer la reprobación más radical", ha dicho.

0
Mariano Rajoy.
L D (EFE) Rajoy dirigió este mensaje a los gobiernos catalán y español en la clausura de la convención de seguridad del PP, durante la cual este partido censuró la política de seguridad de estas administraciones y planteó su alternativa. Ante unas 700 personas, el presidente del PP, que este año quiere visitar las 41 comarcas de Cataluña para dejar claro que los catalanes pueden confiar en su partido, utilizó un discurso más teórico que basado en la crítica para censurar la política de estos gobiernos.

Remarcó que el problema de la seguridad es, en realidad, un problema de los derechos y libertades de los ciudadanos, y que "no hay seguridad de derechas o de izquierdas, sino políticas buenas o malas". También comentó que en una parte de la sociedad española "se ha instalado un clima de impunidad" y de olvido de la defensa de los derechos de la gente, "y eso es especialmente peligroso cuando son los propios gobernantes los que encabezan esta cruzada a favor de la impunidad", añadió.

"El buenismo imperante, esa cierta tendencia a mirar hacia el otro lado, a comprender a quienes violan la leyes, esa permisividad irresponsable, ha dado lugar en ocasiones a una cierta condescendencia con quien incumple la ley y eso supone un grave atentado a las libertades del resto de la sociedad, y lo que es peor: legitima y ensalza conductas que sólo deben merecer la reprobación más radical", aseveró. Durante el discurso, aludió al caso del propietario de un chalé que ve cómo un grupo de jóvenes ocupan su propiedad, entre ellos el hijo de un vecino de la urbanización, aunque al final consigue que se vayan. Según Rajoy, el hijo de ese vecino contaba con un piso de su propiedad o con la opción de vivir con sus padres, y que en cambio se creyó con el derecho de ocupar una casa ajena.
"Si se permite el delito, se comprende el abuso"

A partir de este caso, afirmó que "si desde los poderes públicos se legitima a los ocupas, si en vez de reprimirlos se les ensalza como un nuevo fenómeno cultural, o si en el colmo del despropósito los cargos públicos se declaran antisistema, pues se genera un caldo cultivo en el que estos comportamientos son cada vez más la regla y cada vez menos la excepción".

De esta forma, censuró en primer lugar a la teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona Imma Mayol, que se declaró antisistema, y en segundo a la ministra de Vivienda, María Antonia Trujillo, que según Rajoy concibe la ocupación como "una forma alternativa de vida". "Si se permite el delito, se comprende el abuso, si se mira hacia el otro lado en el fenómeno de la inseguridad, por qué motivo no ha de seguir creciendo. La permisividad con el delito es una invitación para perseverar en él y la impunidad corroe el sistema democrático, porque castiga a la gran mayoría de los ciudadanos", sentenció.

Por otra parte, Rajoy aprovechó su intervención para prometer que demostrará "que hay otra forma de hacer las cosas en España" en materia de seguridad, y ofreció "moderación, sentido común, prudencia y concordia". Asimismo, llamó a los españoles a "que vivan la desilusión" de haber confiado en el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a confiar ahora en él, puesto que, según prometió, atenderá sus "expectativas de modernidad y de progreso para España".
 
Por su parte, el presidente del PP catalán, Josep Piqué, insistió en la necesidad de replantear el calendario de despliegue de los Mossos, "que se ha hecho de cara a la galería". Según Piqué, el gobierno catalán ha querido "desplazar" a la Guardia Civil y la Policía Nacional de Cataluña y sustituir estos cuerpos por los Mossos d'Esquadra, pero insistió en que la policía autonómica "necesita todo nuestro apoyo".

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco