Menú

Rouco dice que "el crimen del aborto ensombrece la historia de la humanidad"

El cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Antonio María Rouco Varela, afirmó en la Asamblea Plenaria de la CEE, que "el crimen del aborto ensombrece la historia de la humanidad", refiriéndose así a la reforma prevista por el Gobierno. (Volver)

ANANEWYO dijo el día 20 de Abril de 2009 a las 18:28:27:

Muy bien Monseñor Rouco Varela le agradesco su defensa a ultransa de la vida, yo también estoy totalmente en contra del asesinato de seres inocentes no nacidos. La sociedad que comente o permite tales atrocidades es una sociedad enferma, un pueblo que se muere porque abandona sus raices cristianas. Por eso es tan necesaria la educación de nuestra juventud en tales valores.

punt dijo el día 20 de Abril de 2009 a las 16:49:03:

Hace un rato leía en TVE un subtítulo que se refería a esta noticia. En él, ponía que Rouco afirmaba que con la nueva ley del aborto "se quiere reducir la democracia". Así, a palo seco.

De esa frase, lógicamente, se extrae un sentido completamente diferente que de la que realmente dijo: "se quiere reducir la democracia al mecanismo empírico".

Millones de televidentes borregos, engañados por el falaz subtítulo, habrán entendido lo que TVE pone en boca de Rouco, que no es lo que realmente dijo.

Con lo cual se demuestra por enésima vez que quienes apoyan el genocidio del aborto saben que defienden algo malvado, ya que sólo saben defenderlo con mentiras. Para defender todo aquello que es bueno y merece la pena defenderse, siempre ha bastado la verdad, limpia, sencilla, transparente y sobre todo coherente.

Un saludo.

Caminant dijo el día 20 de Abril de 2009 a las 15:59:49:

El término aborto puede referirse al:

aborto, como la interrupción de un embarazo en forma intencional;
aborto, como la interrupción de un embarazo en forma natural;
Yo también soy profesional sanitario y creyente.Para mí, la interrupción de la vida es la muerte y esas células que se unen lo hacen para formar una vida,no para reparar una cañería.
Los políticos pueden disfrazar el tema con palabras adornadas pero es desprenderse de una vida,por decirlo fino.

Oseas dijo el día 20 de Abril de 2009 a las 15:40:06:



Yo también soy una "masa de células". Todos los seres vivos estamos compuestos por células (una o, en mi caso, varias).

En las cámaras de gas de Auschwitz también se gaseaban "masas de células", que para sus verdugos no cumplían los requisitos necesarios para ser considerados como "personas" (al igual que los nascituri para los proabortistas).

Gracias al cardenal Rouco por la claridad, la sencillez y la verdad de sus palabras. Especialmente por avisar de que se pretende transformar la democracia en un régimen dictatorial donde la mitad más uno tiene derecho a hacer con la otra mitad menos uno lo que le da la gana.

Habría que recordar una vez más que todo lo sucedido en los campos de exterminio nazis fue perfectamente legal de acuerdo con las leyes alemanas de entonces, ratificadas también por el Tribunal Supremo de dicho país, y emanadas de un Parlamento elegido muy democráticamente.

j0se dijo el día 20 de Abril de 2009 a las 15:34:39:

Insisto (comentario a la Aido hoy a las 6 de la madrugada)
Crimen: acción voluntaria de matar.
Es la tercera acepción de la vigésima segunda edición del diccionario de la Real Academia Española.

Ahora, y no soy el Cardenal, se dice lo mismo que siempre, que el aborto es un crimen.

Ahora, además, los que están a favor del crimen quieren que no sea delito, que no aparezca en el Código Penal. La actual ley "despenaliza" un delito tipificado (Art. 144 y ss.) en ciertos supuestos, todo el mundo sabe que son un coladero y que propician un flagrante incumplimiento de la Ley.
En vez de corregir ese incumplimiento de la Ley, estas mentes criminales quieren dar carta blanca al crimen y bendecirlo legalmente.

Lo dicho. Convertirnos en una sociedad criminal, indecente, inicua, infame, perversa... que mata a los más inocentes, a los más débiles, a los más desvalidos con la bendición de las leyes. Leyes criminales.

El que se aborta -no "lo que" se aborta- es un ser humano. Se le mata en el seno materno. También un niño de tres años, o un señor de Murcia, son un cúmulo de células ¿podemos matarlos por eso? ¿Son células organizadas con su código genético al 100% humano, capaces de sobrevivir y desarrollarse en circunstancias normales? Entonces qué dudas hay... salvo las de la ignorancia o la ceguera ideológica.

jlcarriz dijo el día 20 de Abril de 2009 a las 15:31:20:

Bien por Rouco. Da muy buen ejemplo. Todos los obispos deberían repetir esto cada poco.

aqueipo dijo el día 20 de Abril de 2009 a las 14:30:33:

betigora, lo primero, le voy a a hacer un comentario y lo segundo, una pregunta, dado que se ofrece a ello. Lo primero: las dudas acerca de si lo que se aborta es un ser humano o un cúmulo de células, la tendrá Vd., pues la ciencia y los científicos no las tienen (léase el reciente manifiesto de los 2.000), ni yo, ni mi mujer, ni mis hijos, ni la madre que me parió. Lo que se aborta es un SER HUMANO. Las mujeres se embarazan de HIJOS, no de lechugas.
Lo segundo (la pregunta): ¿se ha leído Vd. mi comentario anterior que alude a las mentes cortitas?

betigora dijo el día 20 de Abril de 2009 a las 14:03:41:

Pero por favor como se puede decir semejante brutalidad. Hay dudas acerca de si lo que se aborta es un ser humano o un cúmulo de células por desarrollar y el cardenal lo equipara con crímenes contra seres humanos sin duda como las purgas de stalin, pol pot, mao, el nazismo, el fascismo y los millones de muertes a manos del capitalismo por la acción del colonialismo o por omisión con sistemas económicos que permiten o impulsan hambrunas dantescas. Por no contar las guerras de religión motivadas por el cristianismo y el islamismo.
Me gustaría preguntarle al cardenal porqué ahora se manifiestan con dureza y no durante los gobiernos de Aznar o sólo está bien el aborto cuando lo hacen los nuestros.
Por si me preguntan, soy médico, y estoy en contra de la posible reforma de la ley y estoy en contra de la formulación de las despealizaciones actuales.
Me parece que tener 12 semanas para abortar por violación es excesivo porque a las 8 semanas ya se reconoce a un ser humano que, además, tiene actividad cerebral. El aborto por malformación me parece erróneo tal y como está enunciado, se debería hacer por científicos un catálogo periódicamente revisado, de que malformaciones se haga lo que se haga no pasarían del mes de vida; en este caso si permitiría el aborto porque ver morir a un hijo es un estrés de 5 sobre 5 en una escala internacional sobre el estrés y el aborto de 3 sobre 5.
En el caso de peligra la salud de la madre estoy de acuerdo con matices; sí porque en medicina si entre 2 hay que salvar a uno se salva al que más posibilidades tiene de salir en adelante, en un accidente de tráfico nadie lo pondría en duda para meter a alguien en la UCI cuando hay varios pacientes y una cama, es el principio de justicia. Para la salud psíquica tengo mis dudas, por ello sólo permitiría el aborto en centros públicos porque así se garantiza que la ley no es un coladero y alguien se forra, las cosas hay que hacerlas bien.
Si alquien me quiere preguntar algo, le constestaré con gusto.

aqueipo dijo el día 20 de Abril de 2009 a las 13:34:57:

¡Qué clarividencia y claridad la del Cardenal Rouco!
No se puede decir más clarito y profundo. Esa reducción de la democracia a un "mecanismo empírico" es el enfoque desgraciado de mentes cortas, inmorales y totalitarias. Por ese mecanismo llegó Hitler al poder en Alemania y ese mecanismo lo quieren vender mentes cortitas y perversas como las de los que nos gobiernan. Así, se reduce la moralidad a una simple aritmética de votos en el Parlamento. Pero el bien y el mal no se disciernen en función de lo que digan las mayorías parlamentarias, si no que existen objetivamente en la ley natural, impresa de forma indeleble en la conciencia de todas y cada una de las personas. Hay mentes cortitas que no ven o no quieren ver algo tan obvio como éso: que existe el bien y el mal objetivos. Esas mentes son, pues, esclavas de sus instintos, igual que los animales. Y esas mentes escandalizan lavando el "coco" a otras inocentes que se dejan embaucar sin defensas. ¡Hay del que escandalice a un inocente. Más le valiera que le ataran una pidra de molino al cuello y lo arrojaran al mar!

« 1 »