Menú

Soy Ernesto Ekaizer, del diario El País

Ernesto Ekaizer se había convertido en los últimos años en el más aguerrido cronista de El País. Fue un defensor acérrimo de la versión oficial durante el juicio del 11-M. También nos deja en la hemeroteca numerosas exclusivas en las que caben el Rey, Bush, Aznar, Esperanza Aguirre y, como no, Jiménez Losantos. Quizá Tony Blair aun recuerde a aquel periodista que en plena conmoción por los atentados del 7-J pidió la palabra: "Soy Ernesto Ekaizer del diario El País. Mi pregunta es si se podría aceptar que algo se hizo mal para que los terroristas cometieran el atentado".

0
L D  (Raúl Vilas) El diario del Grupo Prisa se ha quedado sin uno de sus periodistas más activos. La noticia de la marcha del argentino Ernesto Ekaizer a Público ha conmocionado el mundillo de la prensa nacional. Y es que Ekaizer había aquirido en los últimos años un papel muy relevante en El País, más por sus crónicas y exclusivas, que por su labor como adjunto al director. 
 
El argentino se volcó en la defensa de la versión oficial del 11-M y trató de rebatir las investigaciones independientes que desde medios como Libertad Digital y El Mundo han puesto de manifiesto las enormes lagunas del sumario, primero, y de la sentencia, después.
 
Una de las prioridades de El País, y de Ernesto Ekaizer, fue apuntalar la existencia de un cerebro islamista en la figura de El Egipcio, que finalmente fue absuelto por falta de pruebas.  En una de sus crónicas tras la declaración como testigo de Rabei Osman leíamos: "No, Rabei no es acusado aquí como Manny el músico de jazz del film de Hitchcock denunciado por una empleada que le confunde con el atracador de una empresa aseguradora. La guinda de Rabei es esa fotografía del sumario que reproduce un maletín con un teléfono móvil en el centro y los cables conectados a 10 cartuchos de dinamita. El acusado la bajó de una página de internet norteamericana relacionada con los soldados que están en Irak en el mes de mayo de 2004. Se non è vero, è ben trovato".
 
Uno de sus blancos preferidos es el diario El Mundo y su director Pedro J. Ramírez. Ekaizer publicó en El País que El Mundo había pagado a Suárez Trashorras por una entrevista en la que el minero denuncia que el 11-M fue un "golpe de Estado encubierto tras un grupo de islamistas radicales". Pocos días después se vio las caras con Pedro J. en el programa El ruedo ibérico, de Antena 3 TV. Allí, Ekaizer reconoció que "no podemos acreditar si El Mundo pagó no pagó a Suárez Trashorras". "No sabes cuánto me alegra oirte decir eso. Es muy clarificador. Ernesto acaba de decir que El País no sabe si El Mundo pagó o no. Pues bien, El Mundo no ha pagado a Suárez Trashorras", fue la respuesta de Pedro J. Sus informaciones sobre el 11-M también le costaron a Ekaizer una denuncia del testigo Javier Lavandera al que calificó de "delicuente" en una de sus crónicas, teniendo su expediente absolutamente limpio, en el que no consta un solo delito.
 
El otro objetivo preferido de las iras de Ekaizer es el vicepresidente de Libertad Digital, Federico Jiménez Losantos, que protagonizó una de sus últimas exclusivas más sonadas. Una supuesta conversación del Rey con Esperanza Aguirre, en la que la presidenta de la Comunidad de Madrid habría defendido la libertad de expresión del director de La Mañana de la COPE, fue utilizada por Ekaizer para incrementar la presión sobre la Conferencia Episcopal y, en especial, sobre la estrella de la COPE. Según la versión del hasta ahora periodista de El País,  que erraba al menos en la fecha de la conversación, la presidenta de Madrid pidió a un muy molesto Rey un "trato humano" para Jiménez Losantos y que no se le discrimine desde la Casa Real.
 
En El Mundo, informaban sobre la misma conversación pero en una versión muy distinta. Nada de "trato humano". Aguirre habría dicho al monarca que Jiménez Losantos "merece ser tratado como cualquier ciudadano" y opinó que "no se debe presionar a sus jefes (los obispos de la Conferencia Episcopal, propietaria de la cadena) para que prescindan de él, porque Jiménez Losantos se irá a otro lado y dirá las mismas cosas. Lo peor es que se le quite el micrófono a un periodista". Al día siguiente, Ekaizer, seguía con el asunto y decía que lo que quería Aguirre era "apaciguar" y propiciar un especie de "pacto" de no agresión. Para  facilitar la llegada de Jiménez Losantos a Telemadrid. Algo que el director de La Mañana aclaró que era absolutamente falso.
 
Volviendo con el 11-M, Ekaizer publicó su particular versión de la polémica en torno el libro de Elisa Beni, La soledad del juzgador. Gómez Bermúdez y el 11-M. Según el flamante fichaje de Público, el presidente del tribunal "se siente castigado por aquellos que vieron defraudadas sus expectativas de que la sentencia diera cobertura a la teoría de la conspiración". Estos son, según Ekaizer, Libertad Digital, la Cope y El Mundo.  
 
La que ha vendido como gran exclusiva El País fue la publicación de las actas de una reunión de Aznar con Bush, poco después del minisaludo del presidente de EEUU a Zapatero en la sede la ONU. Del encuentro se deduce la fluidez de las relaciones del ex presidente español con el estadounidense y el peso que entonces tenía España en la política internacional, que ahora ha desaparecido. Algo que probablemente no buscaba el autor de la exclusiva, Ekaizer. El diario de Prisa se vanaglorió del gran eco internacional que tuvo la noticia. Lo más significativo fue el artículo publicado por el dictador cubano Fidel Castro en Granma, en el que reproducía íntegramente la crónica  de Ekaizer.
 
No fue la única aparición internacional de Ekaizer. El 7-J se celebraba en Escocia una cumbre del G-8 el mismo día de los atentados terroristas de Londres. En la rueda de prensa, periodistas de todo el mundo preguntaron a Tony Blair por lo abordado en su reunión con los líderes mundiales en plena conmoción por los atentados. Uno de ellos era Ernesto Ekaizer, por parte del diario El País.
 
"Soy Ernesto Ekaizer del diario El País. Mi pregunta es si se podría aceptar que algo se hizo mal para que los terroristas cometieran el atentado". La respuesta de Tony Blair fue nítida: “Esta gente que mató inocentes son los responsables, los autores de los ataques son los únicos responsables”.

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios