Menú

El juego sucio de Compromís para desacreditar a la menor de la que abusó el exmarido de Oltra

Nerviosos por la inminente declaración como imputada de la exvicepresidenta, los nacionalistas manipulan ahora una entrevista concedida por la menor.

Nerviosos por la inminente declaración como imputada de la exvicepresidenta, los nacionalistas manipulan ahora una entrevista concedida por la menor.
Mónica Oltra, arropada por los principales dirigentes de Compromís | EFE

Los nervios comienzan a apoderarse de Compromís ante la inminente declaración de Mónica Oltra como imputada por el presunto encubrimiento de los abusos sexuales de su exmarido a una menor tutelada. La que fuera vicepresidenta de la Comunidad Valenciana deberá comparecer ante el juez el próximo 19 de septiembre y los suyos están dispuestos a todo con tal de limpiar su nombre.

Prueba de ello es la manipulación que en las últimas horas han hecho de una entrevista concedida por la propia Teresa, en la que ésta decía haberse sentido utilizada por sus abogados. En declaraciones al diario Levante-EMV, la joven aseguraba que el líder de España 2000, José Luis Roberto, y la ex fundadora de Vox y presidenta de Gobierna-Te, Cristina Seguí, le habían prometido trabajo y casa en Madrid y que, sin embargo, no habían cumplido su palabra. "Siento que me han utilizado y luego me han dejado tirada", rezaba el titular de la mencionada entrevista. A dicha frase se aferraba entre otras la síndica de Compromís en las cortes valencianas, Papi Robles, que aseguraba que "la verdad se va poniendo en su sitio".

Teresa se reafirma en sus acusaciones

Los nacionalistas tergiversan así las palabras de Teresa, dando a entender que la joven fue presionada por sus letrados y que se desdice de alguna de sus acusaciones, cuando, sin embargo, en la entrevista se reafirma en todas y cada una de ellas. Lo único que reprocha a sus abogados es no haberla ayudado económicamente, algo que nada tiene que ver con los hechos que se dirimen en los tribunales.

El propio Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) confirmó la veracidad de sus denuncias al ratificar la condena del exmarido de Oltra a cinco años de prisión e imputar a ésta por encubrir los abusos. Si el juez no hubiera apreciado indicios suficientes, habría desestimado tal petición. Sin embargo, en un auto de 12 páginas, el TSJCV reiteró la existencia de "indicios plurales" que hacían sospechar de la existencia de "un concierto entre la Sra. Oltra y diversos funcionarios a su cargo, con la finalidad, o bien de proteger a su entonces pareja, el Sr. Ramírez Icardi, o bien proteger la carrera política de la aforada".

La manipulación de Compromís

Compromís pretende ahora borrar el durísimo auto con una burda manipulación de las palabras de Teresa para seguir aferrándose al relato del acoso orquestado. Así, el presidente de las Cortes, Enric Morera, habla de "trama corrupta" y la sucesora de Oltra, Aitana Más, del "poder del lawfare, y herramientas que nada tienen que ver con la política para acabar con aquellos que sí hacen política valiente".

"Nos genera mucha tristeza ver cómo personas de la extrema derecha, a las que nosotros siempre hemos apuntado, se han aprovechado de la vulnerabilidad de una persona", señalaba también Papi Robles. Sin embargo, quienes realmente parecen aprovecharse de esa vulnerabilidad son ellos mismos, ya que tampoco dudan en airear los trapos sucios de la menor, que ha llegado a vivir en naves abandonadas con sus hijos, para desacreditar sus denuncias.

Antes de dimitir, la propia Oltra pidió a la Fiscalía que le quitase la custodia de los pequeños por supuesto abandono y, en los últimos días, corren como la pólvora las noticias que apuntan a una denuncia de una familiar en el mismo sentido, así como su presunta implicación en una estafa a través de Wallapop. Concretamente, se acusa a la joven de vender a través de esta aplicación un sofá que realmente no tenía, falsificando una factura de una conocida empresa de muebles de Valencia, tal y como desveló el diario Las Provincias.

Despedida y perseguida por la administración

Tanto ella como su pareja tienen 20 años, salieron de un centro de menores y están en el paro, ya que fueron despedidos del Hospital de Torrevieja en el que trabajaban cuando el Gobierno de Ximo Puig y Mónica Oltra tomó el control del centro, algo que Teresa no dudó en calificar de venganza por la denuncia contra su exmarido.

Desde entonces, viven dando tumbos y ni siquiera han inscrito en el Registro Civil a su segundo hijo, nacido el pasado 12 de julio. "Temo que me quiten a los niños, que los separen de mí, no quiero que pasen por lo mismo que yo he pasado, sé lo que es pasar por ahí y no se pasa nada bien", se justifica en la entrevista concedida a Levante-EMV.

Con independencia de que la situación en la que viven los pequeños así lo justifique, lo que está claro es que, desde que señaló a Mónica Oltra, la joven ha sido sometida a una auténtica persecución por parte de las instituciones valencianas. Nada más dar a luz en el hospital La Fe de Valencia, fue requerida por trabajadoras sociales del hospital para que tanto ella como su bebé se sometieran a una exhaustiva prueba de drogas. Según Teresa, allí le dijeron que la orden venía de "Servicios Sociales", el departamento que precisamente dirigía la hoy dimitida vicepresidenta. No encontraron nada, pero está claro que su esperanza era hacerlo, ya que hacía tiempo su hijo mayor había dado positivo en cocaína tras pasar unas horas en casa de unos amigos de sus padres.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso