Menú

Una encuesta registra la subida de PP y Vox, que ya podrían gobernar la Comunidad Valenciana

La subida de los populares eleva el resultado total de la hipotética coalición por encima del límite necesario para gobernar la Comunidad Valenciana.

La subida de los populares eleva el resultado total de la hipotética coalición por encima del límite necesario para gobernar la Comunidad Valenciana.
Carlos Mazón, en esRadio. | Libertad Digital

El popular Carlos Mazón podría ser el próximo presidente de la Comunidad Valenciana según una encuesta de Sigma Dos publicada por el periódico TodoAlicante. El PP lograría el 31,9% del voto en la región, con lo que tendría entre 34 y 36 diputados en las Cortes.

La encuesta es una de las primeras que coloca a los dos partidos de derechas por delante de las tres formaciones de izquierda y lo hace sobre todo por la subida de los populares: si comparamos con el sondeo de la misma empresa demoscópica que publicaba El Mundo en noviembre del pasado año, la candidatura que encabeza Carlos Mazón gana 2,7 puntos. Si comparamos con el resultado de las elecciones de 2019 el ascenso es meteórico: ganan más de trece puntos después de que entonces se quedasen en el 18,8%.

Aun así, si el PP logra gobernar será gracias a un hipotético pacto con Vox, que lograría un 15,3% de los votos y tendría 15 escaños. Eso sí, el partido se dejaría nueve décimas si lo comparamos con la encuesta de noviembre. Eso sí, a pesar de ello ganarían más de cinco puntos si los comparamos con su resultado en 2019, cuando lograron el 10% de las papeletas.

Con estos datos, en la parte alta de la horquilla de los populares el pacto entre ambos partidos tendría 51 diputados, uno más de los necesarios para tener mayoría –las Cortes están formadas por 99– y sólo en la parte más baja de la horquilla de Carlos Mazón la derecha se quedaría a sólo un escaño del poder.

Ximo Puig resiste, pero a la baja

El PSOE de Ximo Puig podría sufrir la paradoja de perder el poder pese a mejorar sus resultados: los socialistas tendrían un 25,6% y 28 o 29 diputados, mientras que en 2019 se quedaron en el 23,8% y 27 representantes en las Cortes. Sin embargo, los de Puig si parecen estar empezando a pagar sus últimos escándalos, ya que pierden ocho décimas respecto a la encuesta de noviembre. Por otro lado, los socialistas volverían a ser la segunda fuerza, tal y como lo han sido desde 1995, con la única excepción de las pasadas elecciones.

Los socios de Puig no logran mejorar como el del PSOE: si bien Compromís se queda en un 15,9% del voto, el mismo porcentaje que tenía en el sondeo de noviembre y medio punto menos que en 2019. Con ello lograría entre 14 y 16 escaños en lugar de los 17 de ahora. Lo cierto es que no es un mal resultado si tenemos en cuenta los escándalos de la coalición separatista y la dimisión de Mónica Oltra.

Unidas Podemos es el partido que se enfrenta a una situación más preocupante: sólo tendría el 5,6% del voto y cinco diputados y, además, su trayectoria es descendente, ya que en noviembre el pronóstico les daba seis décimas y un escaño más. El partido morado corre un serio peligro de quedarse fuera de las Cortes Valencianas, pues el límite mínimo para obtener representación es el 5%. De producirse este descalabro podemita, la mayoría de la derecha se vería reforzada, y por esa razón Ximo Puig está tratando de bajar ese límite al 3%.

La encuesta ha contado con 1.103 entrevistas telefónicas y online que se realizaron entre el 20 y el 28 de febrero.

Temas

En España

    0
    comentarios