Castro revaloriza el peso y dice que la bonanza económica permitirá inundar Cuba de ollas arroceras

Cuba ha revalorizado en un 7 por ciento el peso respecto al dólar en el marco de una política de "gradual y prudente" apreciación de la moneda local, que coincide con un proceso de vuelta a la centralización económica. Así lo ha anunciado el dictador cubano, Fidel Castro, quien ha hablado durante un discurso de más de tres horas de la "bonanza" económica cubana, que ha permitido el reparto de ollas, chocolate y café entre los ciudadanos.

LD (EFE) Después de la retirada de circulación del dólar, el pasado noviembre, el dictador cubano, Fidel Castro, anunció que habría nuevas medidas de política monetaria que empezó a desvelar anoche, en una intervención especial ante dirigentes del Partido y las Juventudes Comunistas, las Fuerzas Armadas y el Ministerio del Interior.

Tras cerca de tres horas de exaltación del socialismo, de pronósticos sobre las posibilidades de Cuba y de llamamientos a los dirigentes del país para que se sumen a la lucha contra los "trapicheos", Castro leyó una resolución del Banco Central de Cuba que anunció la revalorización del peso cubano.

Desde hoy, el peso cubano se venderá a 24 por dólar y se comprará a 25, frente a las tasas de 26 y 27 vigentes hasta el jueves. La medida, que coincide con la estrategia del Gobierno de retomar la vía de la centralización, es parte de una "progresiva, gradual y prudente, revaluación de la moneda nacional", apuntó la resolución. El peso cubano convive con el peso convertible, de valor equivalente al dólar estadounidense, que fue retirado de circulación en la isla en noviembre y gravado con un 10 por ciento en los cambios en efectivo.
 
La bonanza económica permitirá inundar la isla de ollas arroceras
 
El mandatario cubano arremetió con dureza contra los "desvíos" y los "trapicheos" y llamó a los dirigentes del país reunidos en el Palacio de Convenciones a combatir estas prácticas. "Les invito a todos a luchar para que estas cosas no ocurran", apuntó Castro, que reiteró sus promesas de inundar Cuba de ollas arroceras y cocinas eléctricas para ahorrar combustible y abandonar el queroseno, "anacrónico, antediluviano e insalubre", utilizado por buena parte de las familias cubanas.
 
Las ollas y otros productos resultantes de la "bonanza" económica, como chocolate y café, se distribuirán a través de las bodegas (establecimientos reglados), aunque habrá también reformas en la distribución para "repartir mejor, con espíritu de justicia y mediante fórmulas socialistas". "Qué maravilloso cuando se aplique realmente la fórmula socialista de a cada cual según su capacidad y a cada cual según su trabajo", afirmó Castro, que llegó al poder en 1959 liderando una revolución que muy pronto abrazó el comunismo.

En Libre Mercado

    Lo más popular