Menú

Abierto el juicio por el fichaje de Neymar: irá al banquillo con sus padres, Rosell y Bartomeu

Según la investigación, Barça y Santos corrompieron los negocios y estafaron a DIS, la agencia que poseía una 40% de los derechos del jugador.

0
Neymar y su padre en la Audiencia Nacional | EFE

Todas las personas que intervinieron en el fichaje de Neymar por el FC Barcelona se sentarán en el banquillo de los acusados. José de la Mata, el magistrado que instruye el caso en la Audiencia Nacional, ha decretado apertura de juicio oral por supuestos delitos de corrupción en los negocios y estafa impropia. En fecha por determinar, la Justicia someterá a examen las conductas de los protagonistas. Son seis personas físicas: el propio Neymar da Silva, su padre homónimo, su madre Nadine Goncálvez, el presidente del FC Barcelona Josep María Bartomeu, su antecesor Sandro Rosell y el presidente del Santos FC brasileño Odilio Rodrígues; y tres jurídicas: los dos clubes de fútbol y N&N Consultoría, la sociedad de los progenitores del delantero.

Rosell, Bartomeu, Rodrígues, el Barça y el Santos deberán depositar conjuntamente una fianza de 3.4 millones de euros para cubrir una eventual responsabilidad. Para fijar la indemnización, el juez se apoya en el planteamiento de la Fiscalía, según el cual la agencia DIS, propietaria del 40% de los derechos económicos de Neymar, recibió ese porcentaje sobre los 17 millones de euros reconocidos por ambos clubes como precio de transferencia, es decir, 6.8 millones. Sin embargo, el magistrado ha tasado el traspaso en 25 millones de euros, siendo 10 millones la cantidad que le habría correspondido a DIS, que como acusación exigía una cifra mucho mayor.

José de la Mata, que ordenó el archivo de la causa, decreta ahora apertura de juicio en cumplimiento de las órdenes de la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. Quiere dejar "respetuosa constancia" de que, "de no mediar la precisa indicación por parte de la Sala de lo Penal, que, desde luego, debe cumplirse en sus precisos términos, se acordaría el sobreseimiento de las actuaciones".

¿Cárcel para los acusados?

Las acusaciones ya desplegaron el catálogo de penas que reclaman por las intrigas en el traspaso de Neymar Jr desde el Santos FC al FC Barcelona. En el caso de la Fiscalía Anticorrupción, la mayor petición corresponde al expresidente azulgrana Sandro Rosell, que se enfrentará a cinco años de cárcel por estafa y corrupción en los contratos. Únicamente por el último delito, el Ministerio Público solicita dos años de prisión y una multa de 10 millones de euros para el delantero –con inhabilitación para el ejercicio de industria y comercio durante tres años–; otros dos años de cárcel para Neymar padre; otro para la madre; y tres más para el entonces presidente del equipo brasileño, Odilio Rodriguez. En relación a los clubes, dos multas: 8.4 millones de euros al Barça –a los que hay que sumar su parte de la responsabilidad civil de 3.2 millones a pagar junto con Rosell– y 7 millones al Santos. La copropiedad de los progenitores del astro N&N se jugará 1.4 millones.

Creen que corrompieron la operación y estafaron a la empresa DIS, propietaria del 40% de los derechos federativos –como tal le correspondía ese porcentaje del montante total– que presentó la querella original de este procedimiento. Cobró su parte sobre los 17 millones de euros que reconocieron oficialmente los clubes, cifra lejana de los 25 millones identificados por De la Mata y aún más de los 83 millones en los que la Fiscalía ha tasado el traspaso. Entre medias, contratos presuntamente simulados entre los equipos y un precontrato secreto entre Neymar Jr y el Barcelona que encerró una estafa cercana a los 20 millones a la agencia de representación.

Corrupción entre particulares

En relación a la primera imputación, la de corrupción entre particulares, hay dos contratos, del 15 de noviembre y el 6 de diciembre de 2011. El objeto de ambos es precisar las condiciones de la transferencia de Neymar Jr., que en esas fechas pertenecía al Santos FC, a favor del FC Barcelona, representado por Sandro Rosell.

Primer contrato: Rosell concertó con Neymar Jr. y con la sociedad N&N (Nadine and Neymar), formada al 50% por sus padres como titulares de los derechos económicos del futbolista aún menor de edad, para que, cuando el jugador terminara contrato con el club brasileño y quedara como agente libre en 2014, fichara por el Barça. En caso de incumplimiento por parte del jugador, éste debería abonar 40 millones de euros al FCB. Por su parte, el FC Barcelona se comprometía a adquirir tales derechos no más tarde del 31 de agosto de 2014 y a pagar 40 millones de euros en concepto de prima por el fichaje. Por otro lado, garantizaba a Neymar Jr. un sueldo de 36.1 millones de euros en cinco años, algo más de 7 millones de euros al año.

Segundo contrato: El FC Barcelona abonó 10 millones de euros a N&N en concepto de préstamo, "si bien la cifra parece responder a un pago parcial de la transferencia del jugador", según manifiesta el juez de la Mata a tenor de la Sala. Se calificó como contrato de préstamo, pero no tenía tal naturaleza. El Barça entregó a N&N 10 millones de euros, sin intereses ni garantía de ningún tipo y a amortizar cuando se formalizara el contrato laboral con el jugador. En realidad, este pagó respondió a una remuneración anticipada para garantizar el fichaje. Los restantes 30 millones de euros se abonaron en dos transferencias, una de 25 millones y otra de 5 millones, a cuentas corrientes de N&N en Sao Paolo (Brasil).

Según la Sala, alteraron el libre mercado de fichajes de futbolistas. Si Neymar Jr. incumplía el contrato, debía abonar no solo los 40 millones de euros, sino los otros 10 anticipados e ingresados en la sociedad N&N. Además, no consta que el FC Barcelona sometiera estos contratos al control de la Junta Directiva, por lo que habrían fructificado con la única rúbrica de Rosell y Bartomeu. Apoyan el delito de corrupción entre particulares en que ni el Santos ni DIS conocían el acuerdo privado entre Neymar Jr. y el FC Barcelona, y se infringió la normativa de la FIFA que prohíbe a un futbolista negociar con otros clubes salvo cuando queden menos de seis meses para el vencimiento de su contrato. A mayor abundamiento, la Sala incorporó a las actuaciones una oferta de 36 millones de euros, más del doble de la cantidad ofertada por el FC Barcelona, que presentó el Real Madrid al Santos por Neymar Jr.

Estafa impropia

En relación con el delito de estafa impropia, la Sala lo circunscribe expresamente "a los contratos penalmente relevantes celebrados en 2013 cuando el FC Barcelona anticipa la contratación de Neymar Jr., sin esperar que fuera libre a partir de julio de 2014". Son los siguientes que, según la Sala, pueden obedecer a "una simulación consciente y urdida para la comisión de la estafa", es decir, para reducir el montante oficial del traspaso y que la agencia DIS recibiera menos dinero.

Un contrato de mayo de 2013 que tiene por objeto disputar un partido amistoso entre el FC Barcelona y el Santos FC de carácter gratuito y organizado por el club brasileño. Rosell y Bartomeu remitieron el mismo día una carta al presidente del Santos reconociendo que, si el partido no se celebraba mientras Neymar Jr. era jugador del FC Barcelona, abonarían al Santos 4.5 millones de euros. Aún no se ha celebrado.

Otro contrato de mayo de 2013 en el que, sobre el pacto del fichaje de Neymar entre el FC Barcelona y el Santos FC por 17.1 millones de euros, ambas partes prevén que, si por sentencia judicial o laudo arbitral se fija un precio superior, ambos clubes asumirán el exceso a pagar a DIS por la mitad.

Un acuerdo de julio de 2013 en el denominado convenio de colaboración en materia de fútbol base y reconocimiento de derecho sobre jugadores, cuando el CF Barcelona paga 7.9 millones de euros por un derecho de preferencia sobre tres jugadores del Santos, que a día de hoy no ha adquirido el Barça y son desconocidos para el gran público: Víctor Andrade Santos (3,2 millones), Givanildo Pulgas Da Silva (1,8 millones) y Gabriel Barbosa Almeida (2,9 millones).

De acuerdo con las conclusiones de la Sala, tras reunirse en febrero de 2013 con el entonces primer entrenador del Barceno, Tito Vilanova, Rosell y Bartomeu decidieron de común acuerdo y sin contar con la Junta Directiva anticipar el fichaje de Neymar Jr, por razones deportivas y miedo de que el delantero incumpliera el contrato pactado y se incorporara a otro club. Por eso acuerdan en mayo de 2015 con el Santos FC un traspaso por 17.1 millones de euros. En aquella época, la dirección ejecutiva del Santos FC la ejercía Odilio Rodrigues y no De Oliveira, imputado en la primera fase del procedimiento. También firmó Neymar. La agencia de representación de futbolistas DIS recibió el 40% de los 17.1 millones de euros establecidos como precio de la transferencia, es decir, 6.8 millones.

En España

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Un artículo en 'ABC' acata la supremacía catalana y pide a España facilitar su soberanía
    2. Nicole Kidman posa marcando pezones y después se arrepiente
    3. Las mejores respuestas de Rajoy ante el Tribunal del caso Gürtel
    4. Belén Esteban sobre su guerra con Toño: "Si habéis flipado, vais a flipar tres veces más"
    5. James niega haber menospreciado al Real Madrid
    0
    comentarios

    Servicios