Menú

La "Noche de los Cristales Rotos", el anticipo del Holocausto

Entre el 9 y el 10 de noviembre de 1938, las brigadas nazis asesinaron a más de un centenar de judíos.

Libertad Digital
88
Entre 9 y 10 de noviembre fueron destruidos más de 7000 tiendas judías | Corbis

Hoy se cumplen 75 años de una de las noches más trágicas de la historia de Alemania. Durante la llamada "Noche de los Cristales Rotos", un movimiento nazi ideado y organizado por Hitler y Goebbles, más de un centenar de judíos fueron asesinados, y más de 30.000 fueron detenidos y posteriormente enviados a campos de concentración. Además, entre el 9 y el 10 de noviembre de 1938 fueron destruidas 200 sinagogas y más de 7.000 tiendas y almacenes de judíos. Fueron los mismos nazis los que llamaron este trágico acontecimiento la "Noche de los Cristales Rotos" por los vidrios rotos de las sinagogas y propiedades judías que cubrían las calles alemanas después del violento ataque.

Tras los incidentes, el gobierno nazi impuso una multa de mil millones de marcos a la comunidad judía de Alemania. Los judíos también fueron obligados a limpiar y reparar los desperfectos y se les prohibió cobrar los seguros por los daños. En su lugar, el gobierno confiscó los pagos de las aseguradoras.

La propaganda del Tercer Reich presentó el crimen antisemita de 9 noviembre como una reacción espontánea del pueblo alemán tras el asesinato en Paris de un diplomático alemán a manos de un joven refugiado judío. Sin embargo, no sería exagerado afirmar que unos años antes, en enero de 1933, el partido nazi se ganó el apoyo popular no sólo por presentarse como salvador frente a la amenaza comunista sino también gracias a hacer de los judíos el chivo expiatorio de todos los males de Alemania.

El antisemitismo del régimen hitleriano no se puede entender sin tener en cuenta la influencia en el nazismo del darwinismo social. Siguiendo los postulados de esta teoría, los nazis consideraban que la historia de la humanidad está marcada por la lucha por la supervivencia entre las razas superiores y las inferiores. El ideario nacionalsocialista sostenía que los judíos constituían una raza inferior que se caracterizaba por la pereza y el amor al dinero y al placer. Por tanto, la misión de la raza aria era exterminar al pueblo judío, que quería corromper a la nación alemana con ideologías nocivas y débiles como la democracia o el pacifismo.

Así pues, durante los primeros años del Tercer Reich, los nazis adoptaron unas medidas legislativas con el fin de limitar los derechos civiles de los judíos. La primera norma anti judía fue la Ley del restablecimiento del funcionariado de carrera, que prohibía a los judíos trabajar en la administración pública. No obstante fueron las Leyes de Nuremberg de septiembre de 1935 las que hicieron de los judíos ciudadanos de segundo orden. Según estipulaba esta legislación, se prohibía todo tipo de unión entre alemanes y judíos, ya fuera por matrimonio o relación sexual. Además se prohibía a los judíos ejercer su profesión o tener un negocio dentro del territorio alemán.

Mediante estas leyes, los nazis llevaron a cabo una discriminación y persecución sistemática, que culminaría con la "Noche de los Cristales Rotos". Este trágico acontecimiento marcó el inicio del Holocausto judío, en el sentido de que supuso un punto de inflexión en la política del régimen, que a partir de entonces aplicaría a la perfección algunos de los postulados de Friedrich Nietzche de su libro Voluntad de poder: "el individuo alemán" tiene que aprender a tomarse la causa propia lo bastante en serio como para no ahorrar vidas humanas".

En Internacional

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Los dos 'palos' que esperan a los pensionistas del futuro (y de los que nadie les avisa)
    2. Un historiador egipcio dice que "España sólo ha dejado huella en la civilización" bajo el islam
    3. Ussía defiende el derecho a cantar el Cara el Sol, el "himno de la esperanza y la reconciliación"
    4. FAES responde al 'New York Times'
    5. Cisma irreconciliable de los obispos catalanes por el apoyo al separatismo
    0
    comentarios

    Servicios