Menú

Crecimiento sostenido

El problema con el método estatista es que al no existir una inversión genuina, la reactivación no pasa de ser una ilusión que pronto deja a los países nuevamente hundidos en inflación y miseria

0
¿Qué debe hacer el gobierno para que la producción tenga un crecimiento sostenido de 7 por ciento anual o más y genere los empleos que tantas naciones necesitan con desesperación? Un crecimiento así sacaría a millones de personas de la pobreza y el actual gobierno lograría más fácilmente su reelección. Todos ganan y todos querrán que el crecimiento continúe y surjan fuentes de trabajo para sus hijos. ¿Cómo se logran estas tasas de crecimiento? Una forma es liberalizando la economía para atraer inversión, que es la locomotora del crecimiento y la prosperidad.
 
Liberalizar la economía significa eliminar las trabas a la producción y dejar de intervenir los mercados con trabas al comercio, favoreciendo a grupos privilegiados, protegiendo los monopolios políticos y empresariales. Significa hacer las reformas de mercado que nunca se hicieron. No sólo es preciso privatizar y desregular la economía, sino también controlar la corrupción, acabar con el privilegio, el clientelismo y la “cultura del trámite y la coima”, estableciendo así un marco institucional transparente que proteja la propiedad y los contratos.
 
Liberalizar significa aplicar una rigurosa disciplina fiscal y monetaria, dejar de gastar inútilmente el dinero de los impuestos en sueldos de una burocracia indolente, subsidios y prebendas. Significa reducir el empleo público, ser austeros, rebajar la carga impositiva y facilitar en lugar de entorpecer la inversión y la producción. Significa modernizar la ley laboral para facilitar la contratación de jóvenes, viejos y trabajadores no calificados, abriéndoles así la puerta a los más débiles de la sociedad, en lugar de convertirlos en cargas para todos los demás.
 
Liberalizar significa privatizar la banca pública, abrir los ineficientes monopolios estatales a la competencia y la inversión privada. Significa reformar la seguridad social y permitir a los trabajadores invertir sus ahorros. Los recursos del Seguro Social que hoy se derrochan deben impulsar la inversión a largo plazo. Significa dejar a los particulares la producción de bienes y servicios, la concesión de obras públicas, la construcción y operación de aeropuertos, puertos, cárceles, hospitales, carreteras, puentes, centrales eléctricas, sin clientelismos, ineficiencias o malversaciones.
 
La otra forma de impulsar el crecimiento es a través de la inversión pública. Se promueve la inversión con la expansión monetaria inorgánica por el Banco Central, imprimiendo billetes sin valor y expandiendo el crédito. Este es el modo preferido por políticos y muchos empresarios porque los pone al mando de la economía, les permite otorgar créditos subsidiados, seleccionar “empresas ganadoras”, auxiliar a amigos en quiebra, proteger industrias obsoletas, dirigir la producción y crear empleos prebendarios en el sector público, todo a expensas del pueblo.
 
El problema con el método estatista es que al no existir una inversión genuina, la reactivación no pasa de ser una ilusión que pronto deja a los países nuevamente hundidos en inflación y miseria.

 

© AIPE
 
Porfirio Cristaldo Ayala es corresponsal de la agencia AIPE en Paraguay y presidente del Foro Libertario.

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    1. ERC y el PP pactan que los separatistas cedan un escaño a los populares en el 'Parlament'
    2. Pablo Molina: 'Cuatro películas dedicadas con cariño a Anna Gabriel'
    3. Por qué los jubilados son los que tienen menos motivos para quejarse
    4. La Justicia tumba por segunda vez la demanda del "pueblo de Cataluña" contra Jiménez Losantos
    5. No, la sanidad española no es la mejor del mundo: ocupa el puesto 18 de 35 países europeos
    0
    comentarios

    Servicios