Opinión
Noticias y opinión en la red
ETA

Pa´ eso estamos

El seis de julio de 2006, Patxi López y Rodolfo Ares cumplieron el compromiso que habían adquirido con la ETA durante las infaustas negociaciones del proceso de ZP. Así, celebraron una reunión pública en el hotel donostiarra Amara Plaza con los batasunos Otegi, Etxeberria y Dañobeitia. En la puerta, la madre de Joxeba Pagazaurtundua clamaba contra la maniobra de legitimación social de la ETA que en esos momentos llevaban a cabo esos dos antiguos compañeros de partido de su hijo, asesinado, precisamente, por la banda terrorista. Aquello fue duro. No menos que una entrevista de López en Gara –sí, sí, ¡Gara!– en la que no descartaba llegar a gobernar en un futuro apoyándose en Batasuna. Ahora Patxi López es presidente del Gobierno vasco y organiza actos oficiales de homenaje a las víctimas del terrorismo, tan majas ellas, con sus tan pulquérrimas y educaditas asociaciones... Uno queda pasmado contemplando al mismo tipo ora de cháchara con etarras, ora de oficiante en homenajes a sus víctimas. ¡Un artista, oiga!

En esta no sé si conversión, trayecto entre poses, mudanza de principios, vano ético, conveniencias o tutti frutti, don Patxi, por supuesto, no ha considerado oportuno entonar un mea culpa por esas ofensas y otras como las reuniones de Loyola con Batasuna, en las que se ofrecía precio político por parte del Gobierno de ZP y, en general, por su apoyo a un proceso con hechos tan amargos como el chivatazo policial del bar Faisán, asunto del que es responsable Zapatero y con él el lehendakari. Por no hablar de la persecución por tierra, mar y aire a la AVT verdadera y muy especialmente a su presidente, un tipo honrado, insobornable, llamado Francisco José Alcaraz. No cansaré al lector con más detalles lacerantes para las víctimas de aquel proceso al que, de modo tan entusiasta, se entregó Patxi López. Ciertamente positivas son las actuaciones del actual Ejecutivo vasco en el terreno antiterrorista y las saludo, lo cual no empece lo más mínimo el justo y necesario reclamo de la satisfacción pública de una deuda que contrajo con las víctimas que nos movíamos en la Rebelión Cívica –la inmensa mayoría– frente al proceso negociador con la ETA. Es difícil pensar que si, por ejemplo, desde el PSE el señor Pastor llamó literalmente sinvergüenza al presidente de la AVT verdadera, no sea necesaria alguna iniciativa reparadora desde el partido y el Gobierno de López. Pero estos tipos decidieron que al enemigo ni agua. Insisto, ni una palabra ha dicho este hombre que valga de disculpa por la sañuda persecución de las víctimas levantiscas que, finalmente, alguna razón llevábamos. Como ZP.

Hoy ha llegado a mis manos la revista de la actual AVT. En las páginas de este último número, García Casquero y los miembros y miembras de su Junta directiva, han tenido a bien acoger un artículo de López, presidente del Gobierno vasco y conocido contertulio de Otegi –el Gordo– y su hato de matarifes, como va dicho. Qué quieren, no sé si vale la pena seguir, pues que el asombrado lector tendrá ya una composición de lugar muy precisa. Pero bueno, digamos algo más. Habla el texto, entre otras cosas, del trabajo de su ejecutivo, de la necesaria deslegitimación social y política de los terroristas... ¡respingo!

Está claro que desconoció este extremo, tan bien expuesto ahora, cuando mantuvo la referida reunión pública –además de las secretas– con los batasunos del hotel Amara Plaza. También habla de la "izquierda abertzale radical" y de la "condena de la violencia"... ¿Compraría el lector un coche usado a este tipo que, obviando sus recientes hazañas, pretende mostrarnos que ahora es quien más lejos mea? Pues el inefable García Casquero, desatendiendo la necesidad de guardar algún decoro, está claro que sí. Y lo que le echen. Ya saben, en la actual AVT los de la Rebelión Cívica somos malos malísimos, pero Patxi López es mu güeno y hay que ayudarle de forma totalmente acrítica a que se limpie del culete la caquita de aquel proceso negociador a más de persecutor de la AVT verdadera. Pa´ eso eso estamos, hombre. Que para que nos bañen las loas en Interior, en Ferraz y en Génova la cosa exige un poquito de voluntad. Y nada, que si en semejante cambiazo en la AVT ha tenido alguna mano –que tiene mucha pinta– es justo reconocérselo: buen trabajo, don Alfredo.
Salvador Ulayar es hijo de Jesús Ulayar, víctima del terrorismo.
Acceda a los 4 comentarios guardadosClick aquí

Lo más popular