Sociedad
Noticias y opinión en la red
BANDA DESMANTELADA EN ALICANTE

Prostitutas durante 16 horas a cambio de un bocadillo

Los proxenetas reclutaban a las mujeres en Rumanía al cumplir éstas la mayoría de edad, y les prometían un trabajo digno en España.

Libertad Digital/AGENCIAS

Agentes de la Policía Nacional han detenido a seis personas, tres hombres y tres mujeres, como presuntos integrantes de una organización criminal afincada en la comarca alicantina de la Vega Baja, dedicada a explotar sexualmente a mujeres provenientes de países del Este, a las que tenían en condiciones de semiesclavitud.

Los efectivos de la Brigada Provincial de Extranjería y Documentación-UCRIF de Alicante llevaron a cabo una minuciosa investigación que permitió conocer que dicha organización, afincada en la zona de la Vega Baja y con conexiones en varias provincias de la geografía española, actuaba en España desde el año 2008.

Según ha informado en un comunicado la Comisaría Provincial de Alicante, los proxenetas reclutaban a las mujeres en Rumanía nada más cumplir la mayoría de edad, prometiéndoles un trabajo digno en España y una vez llegadas a su destino, les retiraban toda la documentación y las obligaban a prostituirse durante 16 horas diarias, bien en clubes o en la vía pública.

Cinco euros o un bocadillo

Los investigadores también han podido conocer que todo el dinero obtenido por los servicios sexuales de las mujeres era recaudado por la organización, y a cambio les daban cinco euros diarios para comida o un bocadillo.

En la operación han sido arrestadas seis personas de nacionalidad rumana, tres hombres y tres mujeres, con una estructura organizada y un específico reparto de tareas.

Según informa Europa Press, entre los arrestados se encuentra un individuo que está considerado como el principal responsable de la organización, y que en el momento de las detenciones, se encontraba cumpliendo condena en prisión.

Además, entre los detenidos se encuentran dos de sus lugartenientes y cuatro mujeres que presuntamente ejercían también la prostitución y realizaban además funciones de vigilancia y control sobre otras compañeras, que eran explotadas en condiciones de semiesclavitud, sin posibilidad de disponer de ningún recurso económico.

Las víctimas eran reclutadas mediante engaño en países del Este, principalmente Rumanía, aprovechando las penurias económicas en las que se encontraban ellas y sus familias, según las mismas fuentes, quienes han destacado que en la mayoría de los casos se valían de lazos de amistad, vecindad o incluso vínculos familiares.

Acceda a los 5 comentarios guardadosClick aquí

Lo más popular