Sociedad
Noticias y opinión en la red

Clos da una fiesta a los funcionarios que actuaron en la crisis del Carmelo

Tres meses después de la tragedia del Carmelo, los vecinos aún no han recibido por parte de la administración una solución satisfactoria a sus problemas. Coincidiendo con esta situación y mientras aún muchos no han logrado retomar sus vidas de una manera normal, el alcalde de Barcelona, Joan Clos, ha decidido ofrecer el próximo miércoles una fiesta en el Palacete Albéniz a los trabajadores municipales que actuaron en dicha crisis.

0
comentarios

(Libertad Digital) El barrio del Carmelo está indignado. Mientras que los vecinos todavía no tienen una vivienda y no saben cuándo la tendrán, el alcalde de Barcelona, Joan Clos. se dedica a organizar una fiesta para el próximo miércoles, dirigida a los funcionarios que han trabajado en la solución de la catástrofe.

En una carta, Joan Clos destaca la "colaboración e implicación" de estos trabajadores, sobre todo bomberos, agentes de la Guardia Urbana y funcionarios de los servicios sociales, y remarca que el consistorio "ha dado soluciones a todas las familias y no ha parado de trabajar de manera firme y constante con los afectados".

"Me siento personalmente muy satisfecho y orgulloso de la rapidez y de la solidaridad que todos vosotros, trabajadores y trabajadoras, desde diferentes sectores y servicios del Ayuntamiento, habéis demostrado en esta situación que ha afectado a dos barrios de Barcelona y a toda la ciudadanía", afirma Clos en el escrito. "Vuestro ejemplo y vuestro trabajo merece todo mi reconocimiento y el del Ayuntamiento de Barcelona", añade.
 
Los vecinos no entienden qué es lo que el alcalde tiene que festejar ya que los ciudadanos del Carmelo están en hoteles, según ha adelantado la Cadena COPE. Además les van a vender pisos de protección oficial a precio de obra nuevo. Según ha declarado uno de los afectados: "Maldita la gracia no hay nada que celebrar". A lo mejor tenemos para mas de un año. Además todavía no se sabe si los movimientos del suelo han remitido.

La tragedia del Carmelo

El 27 de enero la tierra se desplomaba en un punto del barrio del Carmelo, en Barcelona. Fueron dos estruendos cuyo eco sigue oyéndose, junto con las quejas de los afectados. Desde entonces han pasado tres meses sin que la administración haya ofrecido una solución satisfactoria.

Los vecinos del barrio del Carmelo llevan tres meses fuera de carril. Su cotidaneidad se vió truncada por las penosas consecuencias de una obra planeada de forma inadecuada. Desde el primer momento empresas y administraciones mantuvieron la ley del silencio. Tras el anuncio de las indemnizaciones el interés de los medios se ha desvanecido. Pero las consecuencias del hundimiento del túnel de maniobras de ampliación de la línea 5 de metro siguen condicionando su vida.

El pasado jueves 21 de abril terminaban las obras de derribo de los inmuebles más afectados. Pese a que una parte de los técnicos asegura que con el sellado del socavón el área se ha estabilizado, la propia comisión parlamentaria reconoce que no es recomendable que se vuelva a construir allí, y propone destinar el solar a zonas verdes.

Fueron desalojadas 1.057 personas, a la espera de que las administraciones les ofrezcan una casa en la que retomar su vida. Las negociaciones no están resultando fáciles, ya que la administración impone condiciones, como la imposibilidad de vender el inmueble en 50 años, que a los vecinos les parecen inaceptables. Pero después de todo el proceso acabarán en una vivienda, aunque no pueda ser ya la suya.

"Nos hemos encontrado solos"

En peor situación se quedan quienes viven en una vivienda con grietas. Esta es la opinión de Tomás García, presidente de la Asociación de Damnificados del Carmelo. Están viviendo en hoteles sin poder retomar el curso normal de sus vidas. Recientemente una de las alojadas provisionalmente en un hotel ha dado a luz. Muchos de ellos temiendo regresar a sus casas, ya que recientemente se ha diagnosticado aluminosis en uno de los inmuebles afectados.

En esta situación, los vecinos se ven desplazados por la administración. "Nos hemos encontrado solos", se queja Tomás García desde La Linterna de la COPE. Y cita en concreto al Ayuntamiento y a la Generalidad. Con cierta amargura, Tomás García exclama "ojalá nos hubiera pasado lo del prestige, que se solucionó en un mes". Han pasado tres y los ciudadanos afectados no saben todavía qué solución se les va a ofrecer.

A esta situación ha contribuido el Presidente de la Generalidad, Pascual Maragall, según la opinión de Tomás García: "las declaraciones de Maragall sobre el 3% nos han perjudicado bastante, porque ahí se desvió el tema totalmente". Las palabras del Presidente de la Generalidad se produjeron en una sesión de control parlamentario sobre el hundimiento del túnel del Carmelo.

Un barrio "tocado de muerte"

Otra de las quejas de Tomás García se refiere al silenciamiento de sus reclamaciones desde la Administración. El portavoz de la asociación de vecinos del Carmelo reveló que el Canal 324, de titularidad pública, y dedicado a la retransmisión del Parlamento de Cataluña, no emitió cuando comparecieron ante la comisión los representantes de las asociaciones de vecinos. Por otro lado hay partes de los diarios de sesiones, como precisamente los de dichas comparecencias, que no han sido publicados en internet, al revés de lo que se hace con el resto.

Este miércoles, 4 de mayo los comerciantes de la zona se reunirán con las autoridades para gestionar las ayudas. Pero a la queja de la soledad en que les han dejado las autoridades, Tomás García suma la de "mercadeo", por parte de los políticos. No obstante, el principal problema al que se enfrenta el barrio no es ya a las ayudas o a las relocalizaciones, sino a la recuperación de la zona. Tomás García dice que tras el hundimiento del Carmelo, "en este momento el barrio está tocado de muerte".

No obstante, tanto desde la Generalidad como desde el Ayuntamiento no se ven así las cosas. El Consejero de Política Territorial, Miquel Nadal, ha mantenido la tesis contraria al "error humano" como causa del derrumbamiento. El alcalde de Barcelona, Joan Clos, declaró en una entrevista concedida a La Vanguardia que "El Carmel no pasará factura" electoral. En las elecciones locales de 25 de mayo de 2003, el PSC de Joan Clos recibió un 56,8% de los votos del Carmelo, a gran distancia del Partido Popular, a quien votó el 14,4% de los vecinos.

Más de mil personas se han quedado sin hogar.

En Sociedad

    Lo más popular