Menú

Andalucía

Susana Díaz choca con los hechos, se arrepiente de su pasado anti Sánchez y se suma a la tempestad anti-Vox

Moreno exhibe estabilidad y anuncia una Delegación en Cataluña.

(Sevilla)
0

En el debate de ayer, en el pleno parlamentario de Andalucía, eso podría destacarse como lo más llamativo. El chocazo de Susana Díaz con los datos reales no lo resistió ni la UGT de Andalucía que decidió aprobar con un 6 las cifras de empleo de la Comunidad andaluza desde la llegada del nuevo gobierno.

Es más, es que el secretario de Política Sindical de UGT, Juan Carlos Fidalgo, dijo en el programa de esRadio que dirige Dieter Brandau que "sería absurdo decir que no mejora la situación en Andalucía. Lo que ocurre es que el punto de partida es muy negativo". Y añadió: "Cualquier aumento del empleo y disminución del paro siempre es bueno", reconociendo que el paro ha retrocedido en Andalucía.

Aunque se quejó de la baja calidad de los empleos creados, no negó la tarea del nuevo gobierno en el crecimiento de empleo, si bien puso mayor interés en alabar a los empresarios andaluces a los que dijo "hay que levantar en estos momentos una antorcha" por su confianza y creación de empleo.

Sin embargo, para Susana Díaz ni el empleo está mejor, ni la economía. Todo es irreal, un discurso lleno de fantasía del nuevo presidente Juan Manuel Moreno. Llegó a decir, y lo recoge El Mundo, que los 40 consejos de gobierno celebrados han estado "vacíos" y que en realidad sólo se han aprobado dos leyes, fíjense por donde, las de Presupuestos.

Es más, llegó a decir: "¿Que cómo está Andalucía? La respuesta de la calle es que está peor", para acusar seguidamente al gobierno andaluz de falsear los datos.

Tras el pinchazo de la manifestación a la que se adhirió toda la izquierda andaluza contra la gestión de la sanidad andaluza, Díaz, que no se dio por aludida del fracaso de la convocatoria, dijo que en la sanidad andaluza se ha provocado la "tormenta perfecta" y denunció un supuesto "plan de recortes".

Para colmo, Teresa Rodríguez, de Adelante Andalucía, a pesar de coincidir con Díaz en que Andalucía está peor que hace un año, no tuvo más remedio que apoyar las reclamaciones de financiación autonómica, sobre todo la reclamación sobre el pago del pago pendiente del IVA de 2017 (537 millones de euros).

Susana Díaz se arrepiente de su pasado anti-Sánchez

La todavía secretaria general del PSOE andaluz reconoció ayer, dos veces ha contado la agencia EFE, en sede parlamentaria y durante el debate sobre la situación andaluza que se equivocó "y acertó Pedro Sánchez" cuando ella defendió en 2016 la abstención para facilitar la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. Su confesión arrancó murmullos elevados en la sala, lo que obligó a la presidenta de la Cámara a suspender el reloj de su intervención.

"Yo me equivoqué cuando defendí que este país tenía que tener un gobierno, aunque fuera muy de derechas como el suyo, y acertó Pedro Sánchez", dijo textualmente, olvidando que además defendía entonces la necesidad de potenciar el constitucionalismo frente a los experimentos de la nación de naciones y otros acercamientos a Podemos y los separatismos que encabezada Pedro Sánchez.

Destaca la agencia EFE que Díaz confesó que lo hizo "por generosidad" con España, para que tuviera gobierno, también porque pensaban que el PP, cuando le tocara "a la inversa", pondría a España "por delante de sus intereses" en lugar de llevar al país a sucesivas convocatorias electorales "hasta que hubiera sumado con la extrema derecha para alcanzar el Gobierno".

Centrado el balón, el presidente Juan Manuel Moreno remató adecuadamente aludiendo a la "sumisión" que la trianera, antes dispuesta a la rebelión, demuestra ahora en una evolución rápida hacia el sanchismo que descoloca a propios y extraños, pero más que nada a los propios que tuvieron papel destacado en la histórica defenestración de Pedro Sánchez, como Antonio Pradas, vetado por los sanchistas; como Mario Jiménez, su exportavoz parlamentario, al que ella misma decapitó políticamente, y su hasta ahora amiga y líder del PSOE de Sevilla, Verónica Pérez, cuyo futuro es bien incierto.

Díaz se suma a la tempestad anti-Vox

Ya dimos cuenta ayer cómo Basilia Sanz Murillo, la compañera sentimental del puntal de Pedro Sánchez en Andalucía, Quico Toscano, alcalde de Dos Hermanas, llegaba a relacionar a los votantes y militantes de Vox con quienes crearon las cámaras de gas para eliminar a la gente.

Ayer mismo, el delegado del Gobierno en Andalucía, Lucrecio Fernández, calificaba a Vox de fuerza política "tóxica" y afirmaba que lo "mejor que podía pasarle a la democracia española" es que "desapareciera".

Eludiendo cualquier otro problema político mayor, como los escándalos que afectan a Podemos y al ministro Ábalos, sólo se refirió a que la Fiscalía investigará por un presunto delito de odio a Rocío Monasterio, diputada autonómica y líder de Vox en la Comunidad de Madrid, por celebrar un acto electoral en un centro de menores inmigrantes de Sevilla en el que utilizó la expresión "manadas de menas", que ha dado a pie a un presunto delito de odio.

Lucrecio Fernández añadió que "Vox es una fuerza política que desde que apareció en el escenario ha sido una fuerza enormemente tóxica para la democracia española", ya que "con mentiras se ha dedicado a hacer saltar por los aires consensos de convivencia, largamente asentados y que ha costado mucho construir en la democracia española tras la promulgación de la Constitución Española".

"Romper la convivencia, alentar el odio, la xenofobia, el machismo, desde luego no puede ser bien recibidos", no pueden ser bien recibidos, según Fernández, por eso considera que lo "mejor que podía pasarle a la democracia española es que esta formación política desapareciera".

Lucrecio Fernández fue acusado en 2014 por el ex alcalde socialista de Burguillos, Juan José López, condenado por diversos delitos, de ser correpresentantes de «un sistema» que pretendía «beneficiar a los amigos», un modo de gestión al que se enfrentó y "por eso se está produciendo esta persecución contra mí, porque me opuse siempre a esa manera de beneficiar a unos pocos en contra del interés general de mi pueblo."

Ayer, durante el debate sobre el primer año de gobierno, Susana Díaz, se sumó a la agitación anti-Vox promovida desde el PSOE aludiendo a la dependencia del gobierno de Moreno de la "ultraderecha", de Vox y añadió, recogido por El Mundo, que "cuando Abascal estornuda, su gobierno ese resfría".

PP y Ciudadanos mostraron unidad

En un clima tal vez almibarado por la dimensión de los embates de una Susana Díaz arrinconada, Vox se decidió por el guante de paseo y no por el de boxeo. Moreno le correspondió con saludos y reconocimientos y gracias a ello, con el aplauso de Ciudadanos, el Pleno pudo salir adelante sin problemas. Nuevamente se notó el pulso electoral por los votos de Ciudadanos, con el que Vox estuvo menos suave.

Moreno llegó a comprometerse a cumplir los acuerdos suscritos con Vox y, tras abogar por seguir "encapsulando" los asuntos en los que mantienen "serias discrepancias", elogió la contribución de este partido a la "estabilidad" en Andalucía. Como ejemplos de los asuntos en los que discrepan, ha señalado el enfoque en la lucha contra la violencia machista.

Cuenta la agencia EFE que según el portavoz de Vox, Alejandro Hernández, el presidente andaluz ha mostrado su voluntad de integrar todas las aportaciones de los representantes de esta Cámara "y, de manera determinante, la de su grupo con el que hemos aprobado las dos leyes presupuestarias", ha recordado.

"Somos plenamente conscientes de los acuerdos que suscribimos, un compromiso cuya ejecución avanza día a día, pero tendrá que entender que algunos de los puntos son sumamente complejos, suponen un giro de 180 grados y no podemos atenderlo al cien por cien en doce meses, requiere tiempo", respondió Moreno después de que Hernández le pidiera que no ponga "en riesgo" el consenso.

El portavoz de Vox le recordó a Moreno que como presidente de la Junta tiene en este momento una responsabilidad "muy especial, que trasciende de lo regional". Moreno anunció que vuelve a poner en marcha la delegación de la Junta de Andalucía en Cataluña para colaborar en la protección de la cultura andaluza", de los andaluces que residen en Cataluña y sus descendientes.

Igualmente, Moreno explicó que Andalucía, la comunidad "más poblada e importante de España", ejercerá "su influencia" para garantizar que se respete la unidad territorial de este país. Igualmente subrayó que dado que "el independentismo está empobreciendo a Cataluña y muchas empresas no quieren invertir allí; Andalucía es más susceptible de obtener esas inversiones y también vamos a estar allí para eso".

En España

    0
    comentarios

    Servicios