Menú

Andalucía

La Junta de Andalucía reabre el Hospital Militar para la covid-19 tras un abandono de casi 20 años

El consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, precisó que el centro contará con 175 camas y 27 unidades de UCI.

0
El consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, precisó que el centro contará con 175 camas y 27 unidades de UCI.
El Hospital Militar de Sevilla. | EFE

Desde este lunes, Andalucía cuenta con un hospital más, lo que, en la fase dura de pandemia que se está viviendo, es un alivio importante. El antiguo Hospital Militar de Sevilla, cuyo nombre completo es Hospital Militar Vigil de Quiñones, fue cerrado hace más de 15 años.

A partir de este lunes, el hospital recuperado recibirá a pacientes de la covid-19. Según ha expuesto el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, lo hará en función de las necesidades del sistema sanitario sevillano y andaluz, lo cual, es una "magnífica noticia para Sevilla y toda su provincia".

La reapertura del hospital ya fue anunciada en su discurso de Fin de Año por el presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, si bien destacó que lo haría de manera "parcial y transitoria" como hospital de emergencia para la covid-19.

Europa Press recoge declaraciones de Marín explicando que el antiguo Hospital Militar abrirá "con más de 140 camas" a partir de este lunes. El consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, precisó que serán 175 camas y 27 unidades de UCI, y que el hospital contará con "todo el personal y medios necesarios para sumarse a la oferta sanitaria pública" de la ciudad de Sevilla junto a la que ofrecen los hospitales Virgen Macarena, Virgen del Rocío del que dependerá orgánicamente el nuevo centro hospitalario, y Virgen de Valme.

Aguirre ha precisado que, aunque el hospital comenzará a funcionar como "hospital covid-19", la obra que se ha efectuado en el antiguo hospital es una "obra estructural" que ha llegado para "quedarse". En una primera fase, servirá como hospital para pacientes covid y aliviará la presión hospitalaria del resto, pero la segunda fase será de continuidad porque, según subrayó el consejero, "Sevilla necesita un cuarto hospital".

Un disparate sanitario sin justificación

El Hospital Militar fue utilizado durante años por la Junta de Andalucía como arma arrojadiza contra el Gobierno de José María Aznar. Desde años antes a su cesión definitiva a la Junta en 2004, se sucedieron manifestaciones, protestas, "funerales", mociones municipales y regionales y demás actos de protesta impulsados por las izquierdas andaluzas contra el gobierno Aznar.

La entonces coordinadora de Sanidad del Grupo Parlamentario Popular, Esperanza Oña, calificó de "pantomima" la oferta de compra del Hospital Militar por parte de la Junta de Andalucía. Oña recordó que "la Junta votó en contra de la propuesta realizada por el Grupo Popular en el Parlamento para que se aprobase una tasación del centro" y dudó de la tasación propuesta por la Junta, 6 millones de euros por un hospital de 750 camas.

La diferencia con lo que proponía el Ministerio de Defensa, 36 millones de euros, seis veces más, era enorme. Finalmente, la cesión se fijó en 34,5 millones de euros, muy por encima de lo que la Junta afirmaba ser la tasación adecuada. Era un hospital de 83.000 metros cuadrados, con 12 plantas, de tecnología muy avanzada, 240 habitaciones individuales, 29 especialidades médicas y 5 quirófanos.

Tras ceder el gobierno Aznar y traspasar el hospital a la Junta de Andalucía, el Vigil de Quiñones permaneció cerrado por la importancia de las obras que había que hacer para su reestructuración. La cesión a la Junta conllevó, recuerda Sevillainfo.es, la paralización del proyecto de reforma previsto que contemplaba 232 habitaciones para hospitalización y otras 36 en un hospital de día, además de diez quirófanos y salas para la preparación de pacientes, de consultas externas, 18 de exploración y una unidad de salud mental de agudos con 19 habitaciones, junto con un Centro de lesionados medulares.

Pero tras la cesión, el hospital permaneció cerrado por los gobiernos socialistas de la Junta a pesar de aquellas movilizaciones para conseguir que pasara a sus manos. La Junta de Andalucía había anunciado su reapertura para 2006 pero hace diez años, en 2010, un informe de la Junta aconsejaba el derrumbe del edificio y construir otro. En 2011 la empresa constructora encargada suspendió las obras por la falta de pago de la Administración andaluza.

En 2015 surgió una plataforma para salvar el hospital militar a la que se adhirió el Colegio de Médicos. En febrero de 2015, Juan Manuel Moreno, ya al frente del PP andaluz, anunciaba su intención de volver a poner en funcionamiento el Hospital Vigil de Quiñones.

Desde ese momento, hasta la izquierda representada por Podemos e IU junto a Marea Blanca se unía a la reclamación sobre el Hospital Militar abandonado por los gobiernos de Manuel Chaves, José Antonio Griñán y Susana Díaz. Tras la victoria del gobierno del cambio en 2018, el PSOE comenzó a exigir al nuevo gobierno que reabriera el hospital siendo respondido por el PP que quería que se hiciera en 15 días lo que el PSOE no había hecho en 15 años.

Como siempre se ha dicho, uno de los grandes disparates de la sanidad andaluza parece haber terminado y, a partir de este lunes, Andalucía, singularmente Sevilla, cuenta con un hospital más aunque su funcionamiento sea aún limitado.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD