Menú

El regreso de Belén Esteban, una entrega por capítulos

Carmen Jara, Beatriz Cortázar y Carlos Pérez Gimeno abordan la actualidad del corazón con Federico Jiménez Losantos.

0

El regreso de Belén Esteban a televisión está pareciendo una entrega por fascículos. Aunque fue la propia página web de Telecinco la que anunció a bombo y platillo que la reaparición de la colaboradora de Sálvame se produciría el viernes 9 de noviembre, al final no fue así. Mientras, Belén se pasea ante los medios enseñando sin problemas los resultados de su última operación de estética, sin miedo a que sus apariciones eliminen ceros de una posible exclusiva. La última, hace unas horas, para celebrar su cumpleaños con Fran vestida de gris y luciendo bolso de Loewe. Es de suponer que, a estas alturas, Belén es consciente de que su vuelta, ya sea en las revistas o en la pequeña pantalla, tiene el éxito asegurado. Tanto como la duda de por qué no ha vuelto todavía y cuáles son las razones.

Precisamente Loewe vuelve a ser noticia por sus campañas publicitarias. Si hace unos meses incrementaba las ventas de la edición renovada de su modelo Amazona gracias a un anuncio que se convirtió en el asunto más comentado (y ridiculizado) por sus peculiares protagonistas, ahora la marca española ha decidido contratar a Penélope Cruz como imagen. Nuestra actriz más internacional da el salto de los modelos low cost de Mango a la Milla de Oro de la moda.

La infanta Elena (ya no sabemos si calificarla como "miembro de la Familia Real", porque al final no ha quedado nada claro), debe dinero a Hacienda. La primogénita de don Juan Carlos no ha pagado al Fisco los 510 euros de una deuda generada por su empresa Global Cinoscéfalos, entidad que tenía como apoderado y administrador, respectivamente, a los hermanos Javier y Carlos García Revenga. Este último también fue tesorero de otra empresa que conocemos bien: el Instituto Nóos del Caso Urdangarín. El caso es que Elena y sus administradores dicen ahora que creían que habían liquidado la empresa hace años (concretamente cuando el Rey ordenó que lo hicieran) pero que los trámites legales se han liado. Ya sea por lo civil, por lo penal o por lo contencioso-administrativo, no hay un solo conocido del Rey que no tenga batallas con la justicia.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD