Menú

Ortega Cano vigila de cerca a José Fernando

Su tercer grado podría estar al caer. Ortega Cano, mientras, apoya a su hijo José Fernando.

Chic/Agencias
0
Su tercer grado podría estar al caer. Ortega Cano, mientras, apoya a su hijo José Fernando.
Ortega Cano y José Fernando | Europa Press

José Ortega Cano se encuentra disfrutando al máximo de su cuarto permiso penitenciario de seis días mientras ha recibido la noticia de que se ha resuelto favorablemente la propuesta de clasificación de tercer grado, efectuada por la Junta de Tratamiento del Centro.

El conocido matador está en prisión desde el 23 de abril de 2014 por el accidente de tráfico que acabó con la vida de Carlos Parra. La Junta de Tratamiento de la cárcel de Zuera aprobó este cuarto permiso temporal hace unos días, al igual que lo hizo por unanimidad con la propuesta de clasificación de tercer grado ya que cumple todos los requisitos para ello.

El propio torero comunicó a los letrados de su defensa que la Junta de Tratamiento había autorizado sendos permisos y que había propuesto el Centro de Inserción Social Victoria Kent de Madrid como su próximo destino para cumplir dicho tercer grado.

Tras abandonar la cárcel de Zuera, quizá por última vez, una de sus prioridades, como él mismo manifestó, era acudir a la clínica López Ibor para informarse de primera mano sobre los avances de su hijo José Fernando. El joven ingresó a primeros de septiembre del pasado año para someterse a un exhaustivo tratamiento de desintoxicación y control de conducta.

Acompañado por sus cuñados Aniceto y Mari Carmen, así como por su hija Gloria Camila, acudieron al centro. Mientras sus acompañantes mantenían una animada charla, el diestro aprovechó para atender una llamada telefónica.

Gloria Camila era la primera en abandonar el centro para atender algunos compromisos personales. Horas después Ortega Cano abandonaba las instalaciones junto a su hijo José Fernando y el resto de la familia. El empresario se mostraba tranquilo y relajado, reflejo de que la recuperación de su hijo va por buen camino.

Mientras Aniceto conversaba con José Fernando, el cual portaba dos enormes bolsas con algunos enseres personales, José intercambiaba pareceres con su hermana.

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios