Menú

Maroto: el PP y el Gobierno han dado su apoyo al matrimonio gay

El dirigente popular tuvo un recuerdo para Pedro Zerolo. Asistieron 270 invitados.

LD / Agencias
34
Rajoy y su mujer, junto a Maroto y su novio. | EFE

El vicesecretario general del PP y exalcalde de Vitoria, Javier Maroto, ha señalado que la presencia de Mariano Rajoy y la cúpula de su partido en su boda es "un paso al frente" para demostrar el respaldo de los populares y del Ejecutivo al matrimonio gay. "Las sociedades evolucionan", "los partidos evolucionan" y "hoy mi partido y el Gobierno quieren sumarse a eso" porque ya "en España el derecho al matrimonio es para todos y hoy todos compartimos ese mensaje", ha recalcado tras casarse con su novio desde hace 19 años, Josema Rodríguez.

Aunque el enlace se celebró a primera hora de la mañana del viernes en un acto íntimo en el Ayuntamiento, el PP y el Gobierno han dado su apoyo al matrimonio gay. Los dirigentes populares asistieron por la noche al banquete en un restaurante de las afueras de Vitoria, en el que los contrayentes quisieron compartir su unión con los invitados y representaron de forma no oficial la boda con otra ceremonia. Pasadas las 21:15 horas, desde el exterior del restaurante se escuchó la aclamación de "¡Vivan los novios!" de los asistentes.

Además de Rajoy y su esposa, Elvira Fernández, acudieron a Vitoria la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría; el director del Gabinete de Presidencia, Carlos Floriano; la secretaria general de los populares, María Dolores de Cospedal, y los cuatro vicesecretarios del partido: Javier Arenas, Fernando Martínez-Maíllo, Andrea Levy y Pablo Casado.

Maroto contó asimismo en su boda con el respaldo de la práctica totalidad de los dirigentes del PP vasco, encabezados por su presidenta, Arantza Quiroga. Tras representar su enlace ante todos ellos, Maroto atendió a los medios de comunicación en el exterior del restaurante y comentó que el presidente del Gobierno les había felicitado y les había dicho que le ha parecido "un acto de matrimonio precioso".

"Ésta es una boda humilde, una boda más", pero "es un paso al frente que damos en este país para decir sí al matrimonio, sea quien sea el que lo contrae. Libertad para todos y los mismos derechos", proclamó. Reconoció que esto es posible "gracias a muchísimos activistas que durante años han luchado por estos derechos", algunos de los cuales ya no están, en referencia al socialista Pedro Zerolo.

Respecto a su partido, reconoció que una década después de que en 2005 el PP presentara un recurso ante el Tribunal Constitucional contra la ley que permite el matrimonio homosexual, sus compañeros de partido "han querido dar este paso al frente", que él valora "muchísimo".

Maroto pronunció estas palabras mientras en el interior del restaurante le aguardaban los 270 invitados al evento. Todos ellos pudieron presenciar el acto no oficial de boda, tras el enlace formal que tuvo lugar en el Ayuntamiento. Posteriormente, se sirvió un cóctel de bienvenida a los invitados y una cena compuesta por ensalada de gambas, solomillo al foie y tarta nupcial.

En un principio Maroto tenía previsto casarse en el salón de bodas del Ayuntamiento, a las ocho de la tarde, pero finalmente optó por un acto íntimo que se celebró a las 9:30 horas en su despacho del Consistorio, porque no quería "entorpecer el trabajo de los funcionarios" y pretendía evitar las "molestias" que podría ocasionar la presencia de ciudadanos que quisieran asistir al enlace desde el exterior del edificio municipal, según explicó él mismo.

Por la mañana, sólo estuvieron presentes en la boda civil los más allegados, entre ellos su madre y su amigo y compañero de partido, Iñaki Oyarzábal, que ejercieron de testigos. El enlace, que apenas se prolongó durante unos minutos y se limitó a la firma de documentos para sellar el matrimonio, fue oficiado por el edil popular Miguel Garnica.

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios