Menú

Paz Vega, protagonista de película de sexo y violencia, que prohíbe ver a sus hijos

La actriz ha decidido, por el momento, vivir una temporada en España, repartiendo su vida sobre todo en Madrid y Sevilla.

0
Paz Vega, protagonista de película de sexo y violencia, que prohíbe ver a sus hijos
Paz Vega | Cordon Press

Tiene Paz Vega, a sus cuarenta y un años, cuerpo escultural, perfecta anatomía, como pudimos contemplar viéndola fotografiada durante sus últimas vacaciones ibicencas. La acompaña en esta ocasión sólo su marido, pues los tres hijos del matrimonio se quedaron con unos familiares de la actriz sevillana, que ha decidido, por el momento, vivir una temporada en España, repartiendo su vida sobre todo en Madrid, donde tienen alquilado un lujoso chalé en La Moraleja, como también disponen de una casa en Sevilla. En Los Ángeles han pasado varios años, pero últimamente el trabajo escasea para ella, y como su marido ejerce de representante artístico suyo, no les ha costado mucho decidirse por el traslado a nuestro país. Paz Vega hace valer sus desvelos de madre y el deseo de que Orson, Ava y Lenon aprendan bien nuestro idioma, estudien aquí algunos cursos y se sientan españoles; que no en vano han nacido aquí, el primero en 2007, la niña dos años después y el tercero en 2010.

Muy explícita se muestra Paz Vega cuando habla de su primer encuentro con el que iba a ser su marido: "Se hizo de rogar, pero supe desde el primer momento que era para mí". Posesiva. Pero ¿no es verdad que son ellas las que nos eligen? Lo que está claro es que se trata de una mujer decidida, de carácter, ambiciosa, como demuestra haberse empeñado en ser una actriz de altos vuelos, de ahí el paso que dio para residir unos años en la Meca del Cine. Claro que para quien, por mucho que hable bien el inglés y muestre condiciones, el acceso a los estudios de Hollywood sin ser norteamericano es complicado. Antonio Banderas y Javier Bardem, han logrado establecerse allí después de muchos sacrificios. Penélope Cruz ha sido la primera española en lograr un "status" de estrella. Y Paz Vega aún no ha conseguido ese sueño. Pero seguirá intentándolo…

Esta sevillana, de nombre María de la Paz Campos Trigo, nacida el 2 de enero de 1976, quiso ser periodista, pero abandonó pronto la carrera, optando por ser modelo y luego actriz. Debutó hace ahora veinte años en la serie de televisión Menudo es mi padre. En 2001 ganó un Goya como actriz revelación en Lucía y el sexo, la película que más popularidad le ha deparado. Un año más tarde se casaba en Caracas con el venezolano Orson Enrique Salazar. Y desde entonces ha repartido su vida entre nuestro país y los Estados Unidos.

hqdefault.jpg

La vida de Paz Vega en Los Ángeles le ha supuesto tener que adaptarse a unas costumbres muy distintas a las nuestras. Una vez que se compenetró con un ritmo diferente al que estaba habituada aprendió rápidamente los mecanismos para su trabajo. De momento la esperan para incorporarse al rodaje de la segunda temporada de la serie The OA, que es seguida por millones de telespectadores. Su papel es el de una cubana que se ha enfrentado a experiencias muy duras cercanas a la muerte. Con anterioridad, recordarán que meses atrás se emitió a través de Telecinco la serie Perdóname Señor, rodada en la provincia de Cádiz, en el papel de una monja envuelta en unas aventuras poco corrientes para una religiosa, quien por ayudar a un hermano se involucra en episodios de droga y delincuencia.

El siguiente trabajo suyo es en otra serie, Fugitiva, donde personifica a una mujer a la que le ha sonreído la vida pero de pronto se ve necesitada de huir con toda su familia. Paz Vega tiene en su vida privada un fuerte arraigo con los suyos. Su preocupación es tanta por ellos que, consciente de que sobre todo en el cine ha tenido que rodar escenas de sexo y violencia, no quiere que sus tres hijos puedan verla en esas películas, no ya en cines, lo que podría controlar fácilmente dada la poca edad que tienen, sino en la televisión.

Su presencia de nuevo en España le ha deparado felices encuentros con sus compañeros de profesión, a través de su asistencia a fiestas y diversos eventos, como el Madrid Fashion Film Festival, del que fue componente del jurado. Si acaso, lo único que le ha preocupado durante su estancia este año en Madrid es haber sido reclamada por Hacienda para hacer frente a una deuda que había contraído, cifrada en casi setecientos mil euros que, caso de no satisfacerla, le supondría que embargaran sus propiedades, lo que esperamos no suceda. Al fin y al cabo, creemos que ha ahorrado lo suficiente como para hacer frente a ello, le guste o no. Pero con el señor Montoro hay que cumplir, tarde o temprano.

Temas

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios