Menú

Mercedes Milá explica a su manera la "brutal" e "imperdonable" salida de Juan Carlos

En un largo escrito en Instagram, Mercedes Milá revela sus concepciones sobre la monarquía.

0
En un largo escrito en Instagram, Mercedes Milá revela sus concepciones sobre la monarquía.
Mercedes Milá | Gtres

Mercedes Milá se ha descargado en redes sociales con un duro alegato contra Juan Carlos I. En su texto se reconoce republicana y, pese a reconocer todo lo bueno que trajo el rey emérito al país, se reconoce decepcionada por los escándalos sucesivos.

Milá comienza expresando sus reservas hacia Juan Carlos considerándolo, como hacía su padre el Rey asociado a Francisco Franco. "Para mí el Rey siempre fue Don Juan III. Mi padre, profundamente monárquico, así lo consideraba y nunca aceptó la monarquía de su hijo traída por el general Franco. Solo consideró a Juan Carlos de Borbón Rey de España cuando su padre, el Conde de Barcelona, le cedió sus derechos históricos y así, aquel Príncipe de España del franquismo, pasó a serlo de Asturias y pudo reinar con todas las consecuencias".

Y prosigue: "Yo no soy monárquica. Entre monárquica y republicana, me siento republicana pero no dejo de llevar en mi ADN una fidelidad de muchas generaciones a esa forma de estado". Eso sí, siente "dolor" porque el hijo de Juan III haya tenido que acabar viviendo -por el momento- fuera de nuestro país tras las presiones de Moncloa.

Milá se pregunta en su alegato "¿qué puede hacer que un ser humano que tiene su vida resuelta, que ha servido a su patria en todas las facetas posibles, que la defendió del golpe de estado que podía haber acabado con nuestra democracia tan difícilmente conseguida, qué puede hacer que el dinero y el sexo le hagan perder el sentido de su existencia y acabe convirtiéndose en otro ser que defrauda a todo su país?".

Para mí el Rey siempre fue Don Juan III. Mi padre, profundamente monárquico, así lo consideraba y nunca aceptó la monarquía de su hijo traída por el general Franco. Solo consideró a Juan Carlos de Borbón Rey de España cuando su padre, el Conde de Barcelona, le cedió sus derechos históricos y así, aquel Príncipe de España del franquismo, pasó a serlo de Asturias y pudo reinar con todas las consecuencias. Yo no soy monárquica. Entre monárquica y republicana, me siento republicana pero no dejo de llevar en mi ADN una fidelidad de muchas generaciones a esa forma de estado. Aunque mirando con detenimiento esta foto que os pongo hoy, me causa dolor que su hijo, el que fue nuestro Rey Juan Carlos, haya terminado, momentáneamente, viviendo fuera de nuestro país, de su país. ¿Qué puede hacer que un ser humano que tiene su vida resuelta, que ha servido a su patria en todas las facetas posibles, que la defendió del golpe de estado que podía haber acabado con nuestra democracia tan difícilmente conseguida, qué puede hacer que el dinero y el sexo le hagan perder el sentido de su existencia y acabe convirtiéndose en otro ser que defrauda a todo su país? No sabemos qué dirán los jueces y los fiscales pero sí sabemos que el Rey Emérito (nombre desagradable donde los haya) ha decidido abandonar a su hijo, a su familia y vivir lejos de España. Para mí es una decisión brutal, casi imperdonable, muy dolorosa por lo que puede tener detrás. Y digo imperdonable porque era nuestro Jefe de Estado, la autoridad que todos habíamos decidido acatar, el ciudadano bien pagado, querido y respetado. Los españoles no lo merecíamos, no tiene derecho. Los Reyes actuales, Felipe y Letizia, deben estar viviendo momentos muy difíciles pero necesito decir que agradezco su actitud, su valor y su defensa de la honradez por encima de los sentimientos de compasión que un hijo pueda tener por su padre. No me digáis que no es increíble la vida inesperada que muestra la segunda fotografía. Para mí esta imagen es profundamente dolorosa. A este padre se le tiene que caer la cara de vergüenza. a>

A post shared by Mercedes Milá (@lametazo) on

"Para mí es una decisión brutal, casi imperdonable, muy dolorosa por lo que puede tener detrás. Y digo imperdonable porque era nuestro Jefe de Estado, la autoridad que todos habíamos decidido acatar, el ciudadano bien pagado, querido y respetado. Los españoles no lo merecíamos, no tiene derecho", continúa.

Se muestra compasiva, eso sí, con los actuales reyes Felipe y Letizia, "que deben estar viviendo momentos muy difíciles pero necesito decir que agradezco su actitud, su valor y su defensa de la honradez por encima de los sentimientos de compasión que un hijo pueda tener por su padre.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios