Menú

Una dramática llamada en directo de Tamara Gorro interrumpe 'Viva la vida': "Estoy enferma, me quiero curar"

Tamara Gorro llamó en directo a Viva la vida para pedir que cesasen las especulaciones sobre la ruptura de su matrimonio.

Tamara Gorro llamó en directo a Viva la vida para pedir que cesasen las especulaciones sobre la ruptura de su matrimonio.
Sandra Barneda | Telecinco

Tras la dolorosa ruptura de Tamara Gorro y Ezequiel Garay tras doce años de relación y dos hijos en común, numerosos rumores sobre él han contribuido a mantener viva la polémica. Pero la propia Tamara, muy afectada, acabó llamando en directo a Viva la vida para cortar de raíz muchas de esas informaciones en una dramática llamada.

Muchos señalan a Ezequiel Garay como causante de la ruptura por ciertas "adicciones" e incluso la existencia de terceras personas, de infidelidades. Una fuente cercana a la familia manejada por el programa dio a entender en Telecinco que la pareja no tenía mucha vida social y que la imagen de felicidad que amo os mostraban en Instagram es mentira.

"Ella le llama para hacer un vídeo, graban un minuto, y él se vuelve a ir", dijeron a Viva la vida los confidentes, que aseguraron que Tamara es muy casera y que la pareja apenas salía de casa. La pareja, en todo caso, nunca se dejaba ver fuera de casa.

Respecto al futbolista, "tiene costumbres que a ella no le gustan. Él no trabaja y hace cosas que no, a ella le gustaría que hiciera otras cosas. Juega a la Play, estar con la tele, siempre con el móvil… Por la mañana, la noche, no le gustaba mucho todo que jugara a la Play, se pasaba las noches jugando".

Un "vicio" que, aunque no es la droga, perjudicó bastante a su matrimonio. Otro confidente del programa corrobora la crisis: "Yo he escuchado a Tamara llorando en la oficina y decir 'no puedo más', ella ha visto como que él tiene un vicio, eso decía ella, que es adicto". "Ella siempre está trabajando, a veces dormía en la oficina para estar sola. Ella se ha cansado y quiere tiempo".

Sobre la sombra de infidelidad, en plató se dijo que "hay señoras que han querido vender una relación con Ezequiel pero les han cerrado la boca de mutuo acuerdo". Esa es la versión de Kiko Matamoros sobre posibles infidelidades, apuntando a acuerdos con esas personas antes de que todo llegase a los medios.

Pero la familia de ella también ha tenido su peso, según los confidentes. La familia de ella -dijeron- estaban "todo el día metidos en casa, la casa era de ellos dos pero su madre muy mala. Mete las narices narices en todo.

Dramática llamada de Tamara Gorro

Un cúmulo de declaraciones que acabaron por molestar a la propia Tamara Gorro, que decidió llamar bastante enfadada al programa y Marisa Martín Blázquez.

Muy alterada, aseguró que "está enferma" y que no hay "derecho" que esas personas digan eso de su familia. "No le he hecho nada a esa persona que ha entrado, lo que ha contado es mentira. Mi marido es excepcional. Miles de matrimonios se toman un espacio, no siempre se tiene que terminar mal. No os lo digo a vosotros pero estoy enferma y me quiero curar, se lo digo a la gentuza que se quiere subir al carro".

Sandra Barneda arrebató el teléfono a Marisa Martín Blázquez y se comunicó en primera persona con Tamara, que no paraba de sollozar. "Raúl Prieto, el director, se compromete a mostrar respeto. Lo más importante: mejórate y te mandamos un beso fuerte".

Temas

En Chic

    0
    comentarios