Menú

Los dos felices años de Sonsoles Ónega con su pareja tras un fallido matrimonio

Sonsoles Ónega preserva con cuidado su intimidad de la intimidad pública, pero no puede ocultar la estabilidad que vive.

Sonsoles Ónega preserva con cuidado su intimidad de la intimidad pública, pero no puede ocultar la estabilidad que vive.
Sonsoles Ónega, ganadora del Premio Planeta 2023. | EFE

Sonsoles Ónega destaca desde hace meses al frente de su programa televisivo vespertino en Antena 3. Las audiencias de Ahora Sonsoles frente a sus rivales la sitúan por delante. Ya se le conocía su gran capacidad y empatía con los telespectadores en espacios del pasado. Lo que sin embargo era menos conocido son detalles de su vida personal, pues la excelente periodista siempre la ha preservado de la curiosidad pública. Hasta ahora, que ya podemos contarles datos sobre su actual pareja, aunque escasos todavía. Es madre de dos hijos de su anterior matrimonio, que resultó un fracaso.

Sonsoles Ónega Salcedo es madrileña, nacida hace cuarenta y seis años, con reminiscencias gallegas, pues de esa región es oriundo su padre, gran profesional de prensa, que fuera en el ya algo lejano pasado asesor del presidente Suárez, al que escribía discursos, acuñando aquella conocida sentencia del político abulense: "Puedo prometer y prometo". Tanto Cristina como Sonsoles han heredado de su progenitor, Fernando Ónega, una vocación por el periodismo, ya muy consolidada en sus respectivas biografías.

Sonsoles está orgullosa de su físico, su metro y cincuenta y seis centímetros de estatura, con un agraciado rostro del que irradia simpatía y frecuentes sonrisas. Capta en seguida la atención de la gente, traspasa la pequeña pantalla. Y lo mismo destacó en el ayer cuando pertenecía a los servicios informativos de varias cadenas que en programas de otro corte. Sus entrevistas son interesantes. Se muestra también cercana a sus interlocutores. Pasó por la CNN, cadena donde coincidió con Letizia Ortiz, y allí fraguaron una gran complicidad y compañerismo, amistad duradera pues a día de hoy, prosigue. Sonsoles Ónega pertenece al reducido grupo con el que la Reina se reúne de vez en cuando en cenas y encuentros sin protocolo alguno en escogidos locales madrileños.

sonsoles-onega-letizia-ortiz-firma-libros-2.jpg
Con su amiga la reina Letizia | Archivo

Luego de trabajar para aquella cadena, Sonsoles figuró en las plantillas de la Cuatro, Telecinco y en la actualidad como ya citamos, y es sabido, en Antena 3. Fue en julio de 2008 cuando Sonsoles Ónega contrajo matrimonio en el Pazo de San Lorenzo, en Santiago de Compostela con el abogado Carlos Pardo Sanz. Entre otros asistentes figuraron los entonces Príncipes de Asturias, Felipe de Borbón y Letizia Ortiz. No siendo habitual que éstos fueran habituales en bodas de sus parientes y amigos cercanos, significó lo que antes escribíamos: que ambas periodistas seguían manteniendo una sólida camaradería. Y el entonces heredero de la Corona española compartía con su esposa ese vínculo amistoso.

En 2019 aquel matrimonio de la locutora y presentadora hacía aguas. Y a pesar de que habían sido padres de dos niños, Yago y Gonzalo, la separación no se hizo esperar. De nuevo soltera y a cargo de los niños, Sonsoles hizo borrón y cuenta nueva, en un periodo difícil para todo el mundo, en plena pandemia. Fue precisamente en 2021 cuando Sonsoles volvió a llenarse de ilusiones al conocer al arquitecto César Vidal, con quien convivió una temporada. Tampoco acertó esta vez sentimentalmente y en diciembre de 2022 se conoció la ruptura. Segundo fracaso amoroso de la periodista, que se refugió en su trabajo y sobre todo en la educación y atenciones con sus hijos, a lo que nunca renunció.

Digamos que lo que sucedió después en su vida es cierto desapego a buscarse otro compañero; pareciera que a pesar de su juventud cerraba las puertas a otro nuevo amor. Ya saben: aquello de la mancha de mora con otra nueva se quita. Una amiga y compañera de Sonsoles, Alejandra Prat, conocedora de esos vaivenes del corazón por los que atravesaba aquella, la invitó a una cena. Iban a asistir amigos comunes, gente de otras profesiones. Sonsoles se disculpó, estaba cansada tras terminar su programa de tarde. Insistió la hija del recordado Joaquín (Chimo) Prat. Hasta que Sonsoles desistió de su negativa y junto a Alejandra se marcharon a vivir una inesperada velada para ella donde iba a encontrar la sorpresa que marcaría su inmediato futuro.

Sí, porque a poco de llegar al lugar de la reunión gastronómica Alejandra le presentó a un conocido para ella, financiero de nombre Juan. Y Sonsoles pasó una noche muy agradable con él en el restaurante. Entre risas y confidencias, resultó que Juan desconocía la identidad de Sonsoles, ni a qué profesión se dedicaba. Se disculpó, al decírselo ella, algo azorado: "Es que yo no veo televisión, no tengo tiempo…"

A día de hoy es de suponer que Juan ya haya contemplado más de una vez a su compañera al frente de las cámaras de Antena 3, en las tardes de lunes a viernes. Por fin, Sonsoles Ónega ha encontrado la estabilidad emocional que buscaba. En un tiempo donde además de celebrar ese éxito televisivo, ha vuelto a obtener un reconocimiento literario con la novela que obtuvo el premio Planeta como finalista. En una palabra: no sólo destaca ante las cámaras sino que escribe con brillantez.

Temas

En Chic

    0
    comentarios