Menú

El satélite español Ingenio se pierde en el espacio a los ocho minutos de despegar

El cohete que llevaba el satélite español y otro francés se desvió de su trayectoria por causas que se investigan.

0

El cohete Vega de la Agencia Espacial Europea que transportaba el satélite español Ingenio y el francés Taranis se desvió de la trayectoria prevista solo ocho minutos después del despegue, según los últimos datos de la ESA.

Una desviación que ha supuesto la pérdida de esta misión, que tenía previsto poner en órbita el satélite español Ingenio para la observación de la Tierra, considerado como uno de los hitos de la industria aeroespacial española, que ha liderado su construcción y que se iba a encargar durante los próximos años tanto del control de la misión como de las comunicaciones y del procesamiento de todos los datos que tenía que proporcionar.

En su última comunicación sobre este incidente, la Agencia Espacial Europea ha comunicado que 8 minutos después del despegue y tras el primer encendido del motor se identificó una desviación de la trayectoria "lo que supuso la pérdida de la misión". La ESA ha comenzado ya a analizar los datos de telemetría para determinar la causa del fallo.

El cohete, que además del Ingenio transporta también el satélite francés Taranis, había sido lanzado a la hora programada, a las 02:52 horas peninsular española (01:52 GMT) y tenía previsto, según los planes de Arianespace, separar el satélite español 54 minutos después del despegue y hacer lo propio con el satélite galo 1,42 horas tras el lanzamiento.

El Ingenio debía haberse liberado del cohete y situarse en una órbita heliosíncrona (siguiendo la dirección del sol como si fuera un girasol), a una altitud de aproximadamente 670 kilómetros, desde donde iba a estar operativo los próximos siete años, aunque llevaba combustible para diez.

200 millones perdidos

El Ingenio, primer satélite 100% español, tenía como misión la vigilancia desde el espacio de los suelos, agua, aire y contaminación en España. Se trataba de un proyecto estratégico del Gobierno español destinado a elevar el nivel tecnológico de la industria y a proporcionar servicios avanzados de observación de la Tierra a usuarios civiles, institucionales y administraciones preferentemente de nuestro país. El coste total del proyecto, que arrancó en 2008, ronda los 200 millones de euros.

seosat-ingenio-ciencia171120.jpg
El satélite Ingenio durante su construcción

Los responsables del programa espacial predijeron que Ingenio se convertiría en un "gran modelo de éxito" y destacaron cómo se trataba de la primera vez que España diseñaba, desarrollaba y operaba un sistema completo en el espacio. Además del territorio español, Ingenio iba a mandar también datos de Europa, el norte de África y Latinoamérica.

Ingenio fue construido por un consorcio industrial liderado por Airbus para el segmento de vuelo e Indra para el segmento terreno. Tras la puesta en órbita por parte de la ESA, las fases de operación y explotación de los datos iban a ser transferidas al Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), en Torrejón de Ardoz (Madrid).

Se estimaba que las cámaras de Ingenio, con una cobertura de 2.500.000 kilómetros cuadrados por día, serían capaces de tomar hasta 600 imágenes diarias con una resolución de 2,5 metros. Se esperaba que las imágenes ayudaran en tareas relacionadas con la cartografía, la vigilancia del uso del suelo, el desarrollo urbano y la gestión del agua terrestre.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios