Menú

La apasionante historia del 'hacker' de juegos de casinos y 'slots'

Así consiguió un hacker ruso manipular los algoritmos y cómo reaccionó el mundo del juego.

Adrián Fernández
0
Un casino. | Unsplash

Hace un par de años, la historia de Alex, el hacker de casinos ruso que consiguió manipular el algoritmo PRNGs (generadores de números pseudoaleatorios) de algunas de las máquinas saltó a la fama. Todo hacía pensar que, junto a su equipo, llegaba a ganar unos 250.000 dólares semanales.

La mayoría de jugadores confiamos en la seguridad que los PRNGs otorgan a los juegos de azar: son nuestra garantía de que no se trata de un fraude, y ganar es sólo cuestión de suerte. Al mismo tiempo aceptamos que en los juegos de casino, como se puede ver aquí, nuestras probabilidades de ganar están siempre en desventaja respecto a la banca. De eso trata el RTP que los operadores están obligados a hacer público.

Esta es la historia de un inconformista que, al igual que los Pelayos en su día, superó la ventaja de la casa profundizando en los mecanismos usados por los casinos para resultar rentables.

Ingeniería inversa para descifrar los PRNGs

¿Alguna vez te has preguntado por qué en la mayoría de salas de juego no se permite grabar vídeos o incuso tomar fotos? A tenor del procedimiento ideado por este matemático ruso y su equipo de colaboradores, los operadores de juego tienen razones de peso que van mucho más allá de un posible trato malintencionado o negligente de los datos de sus usuarios.

Todo comienza cuando un ingeniero especializado en matemáticas y aficionado a trastear con código informático descubre en su oficina de San Petersburgo una grieta en el funcionamiento del software que regula algunas máquinas de azar. Esto le permite saber cuándo aumentan las probabilidades de que un juego otorgue ganancias, y entonces pulsar Spin.

A partir de ahí, una legión de colaboradores visita casinos por todo el mundo, grabando máquinas susceptibles de resultar vulnerables. El material audiovisual es analizado en un despacho para determinar en qué momento el juego resultará contrario a los intereses del casino. Y en respuesta al colaborador una app envía una alerta al móvil instantes antes de que éste tenga lugar.

¿Se puede 'hackear' una máquina de azar legalmente?

Como a menudo sucede en el mundo del juego online, todo depende de la legislación en cada lugar. En una entrevista concedida en 2017 a la revista Wired, Alex insistía en que sus procedimientos no violaban la ley vigente en su país. Sin embargo, están considerados como hechos delictivos en muchos lugares, incluyendo USA, donde cuatro de sus colaboradores fueron acusados de fraude en 2014 y 2015, o Shanghái donde se detuvo a uno de ellos.

Más allá del hecho legal, este tipo de acciones plantea cuestiones de carácter moral, como por ejemplo: si las normas de funcionamiento de los juegos aseguran beneficios a la banca, ¿no es legítimo que los jugadores traten de procurar que la balanza caiga de su lado usando los mismos recursos?

Técnicas de predicción de probabilidades

La diferencia entre las prácticas del equipo ruso, y otros trucos considerados robos, bordea sutilmente la política de no manipulación o incluso el conocido como Mal funcionamiento que se produce al descubrir un error de software y usarlo a nuestro favor. Respecto al segundo, los créditos de muchos juegos ya advierten de que las ganancias serán anuladas. Como de hecho sucede.

El problema para los operadores, y sobre todo para los desarrolladores de juegos de azar, está en que los hacker rusos no basan su técnica en ninguno de los sistemas identificados (y prohibidos) por los casinos. Simplemente han encontrado la manera de superar al casino usando sus propias reglas.

El poder de la industria del juego

Se sabe que Novomatic (que llegó a publicar un comunicado advirtiendo que algunas de sus máquinas se habían visto comprometidas), Atronic y Aristocrat rechazaron contratar los servicios de los hackers para solucionar sus problemas. Incluso después de que el equipo enviase a este último un informe detallando sus puntos vulnerables.

Visto con perspectiva, todo parece indicar que el software que regula el funcionamiento de las tragaperras (inviolable o no) es aceptable para los operadores de juego siempre y cuando no dé problemas de logística, guste a los jugadores y produzca ganancias.

Al fin y al cabo ¿cuántos de nosotros seríamos capaces de desarrollar nuestras propias técnicas de predicción de posibilidades y llevarlas a la práctica con éxito? Y en el caso de que apps como las usadas por los hacker se difundieran, ¿cuánto tardarían en cortarles legalmente las alas?

Temas

En Tecnociencia

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation