Menú
Mundo Natural

Las diez aplicaciones de la cúrcuma

Debe su polivalencia principalmente a su efecto tanto sobre los procesos oxidativos como sobre las inflamaciones de bajo grado.

Debe su polivalencia principalmente a su efecto tanto sobre los procesos oxidativos como sobre las inflamaciones de bajo grado.
La cúrcuma (Curcuma longa) se utiliza desde hace siglos en el sudeste asiático para tratar un amplio abanico de dolencias. | Pixabay/CC/Antonio_Cansino

La cúrcuma (Curcuma longa) se utiliza desde hace siglos en el sudeste asiático para tratar un amplio abanico de dolencias. Debe su polivalencia, principalmente, a su efecto tanto sobre los procesos oxidativos como sobre las inflamaciones de bajo grado.

Los procesos oxidativos y las inflamaciones de bajo grado están estrechamente emparentados. Las células inflamatorias liberan especies reactivas de oxígeno (ERO) en el tejido corporal inflamado. Este mecanismo acaba con los intrusos no deseados, pero muchas veces también produce daños en los tejidos de alrededor. Especialmente si la inflamación se cronifica, esto puede tener consecuencias radicales para la salud.

1. Inhibe el daño oxidativo

La comida rápida y los azúcares refinados, entre otros factores, aumentan la producción de ERO en el cuerpo. Estas partículas provocan un daño progresivo en células y tejidos, acelerando el proceso de envejecimiento. Junto con las inflamaciones de bajo grado, el daño oxidativo está en la base de, por ejemplo, la diabetes tipo 2. Curcuma longa puede capturar las ERO, lo que reduce los daños en el cuerpo y la probabilidad de desarrollar un cuadro clínico.

2. Inhibe la inflamación de bajo grado

En nuestra alimentación se trata de mantener una buena proporción entre los ácidos grasos omega 3 y omega 6, preferiblemente entre 5:1 y 1:1. Nuestra alimentación rica en omega 6 ha inclinado la balanza hacia proporciones entre 20:1 y 25:1. El problema que esto conlleva es que las enzimas COX-2 y 5-LO convierten el omega 6 en sustancias proinflamatorias. Cuanto más se prolongue en el tiempo este proceso, mayor será la probabilidad de inflamación de bajo grado. Curcuma longa inhibe las enzimas COX-2 y 5-LO, liberándose así menos sustancias inflamatorias.

3. Inhibe la transcripción de sustancias inflamatorias

También al nivel de los genes actúa Curcuma longa sobre el desarrollo de enfermedades inflamatorias.

4. Artritis reumatoide

También en el reúma tiene un papel principal el factor de transcripción NF-kB, la sustancia que transcribe las citocinas proinflamatorias del ADN.

5. Equilibra el sistema inmune

En un sistema inmune sano existe un buen equilibrio entre los leucocitos Th1 y Th2.

6. Enteropatías inflamatorias

La curcumina ha sido ensayada en un modelo animal para las enteropatías inflamatorias como la enfermedad de Crohn.

7. Depresión y alzhéimer

Curcuma longa es liposoluble, por lo que es capaz de traspasar la barrera hematoencefálica. Allí la cúrcuma inhibe la enzima monoamino oxidasa (MAO) y aumenta la serotonina, la noradrenalina y la dopamina, entre otros lugares, en el córtex frontal, el hipocampo y el cuerpo estriado.

8. Infecciones

En la India se utiliza un emplasto de Curcuma longa para que las heridas se curen más rápido y evitar las infecciones.

9. Úlcera gástrica

La cúrcuma reduce el dolor y acelera la curación de las úlceras gástricas.

10. Ateroesclerosis

En diversos estudios piloto con humanos se ha demostrado que la curcumina reduce la lipoperoxidación y es buena para los niveles de lípidos y fibrinógenos en sangre.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro