Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Análisis de 'Farpoint': por fin un juego que justifique comprar la PlayStation VR

Gracias al uso del mando de pistola virtual, el juego reinventa el género de shooter sobre raíles.

0

Poco a poco, el catálogo de juegos para los sistemas de realidad virtual se va expandiendo, adquiriendo forma, cuerpo y sustancia. Farpoint, la última experiencia de disparos en exclusiva para PlayStation VR desarrollada por Impulse Gear, un equipo especializado en el sistema que se mueve al amparo de la propia Sony, es sin duda, el proyecto más importante que se haya lanzado para la plataforma.

Con una serie de premisas muy claras, el videojuego es capaz de ofrecer la primera obra para realidad virtual que afronta la necesidad de cambiar algunos paradigmas de los juegos de disparos en primera persona y así ofrecer al jugador una experiencia que comprenda y se muestre natural con la naturaleza de la novedosa tecnología doméstica, incluso con la creación de un mando de pistola virtual, del cual ya hablaremos más adelante.

Farpoint promete tensión, disparos y adrenalina en un planeta inhóspito: un lugar yermo, repleto de muerte y desesperación, donde habrá que afrontar multitud de peligrosos enemigos y un entorno semi-abierto que puede deparar sorpresas desagradables. En cualquier caso, no se trata únicamente de disparar y sobrevivir, también nos invita a seguir una historia intrigante. A diferencia de la gran mayoría de experiencias en realidad virtual, este shooter espacial con tintes muy definidos de survival horror cuenta con una narrativa centrada en la historia, un aspecto que suma otro punto a favor de la inmersión del jugador con su objetivo, que no es otro que la supervivencia. Pero no va a resultar nada fácil.

Un extraño entorno que descubrir

En Farpoint el jugador desempeña el papel de un piloto que se dirige a la órbita espacial de Júpiter para recoger a los doctores Eva Tyson y Grant Moon, dos científicos que se encuentran trabajando en una estación espacial. Tras unos problemas iniciales para llegar hasta el punto de embarque, se opta por realizar una maniobra exterior de extracción un tanto peligrosa. En ese momento advierten que se está produciendo una anomalía en el espacio-tiempo, que estalla absorbiendo todo lo que encuentra en la zona afectada por la explosión. Cuando recuperamos el conocimiento nos encontramos en una cápsula de emergencia en el planeta donde se desarrollará nuestra pesadilla espacial. Los únicos datos que conoceremos serán los relativos a la atmósfera del planeta: insalubre y variable. Desde el primer momento nos invade la sensación de haber caído en el lugar equivocado, algo que más tarde descubriremos que era cierto.

farpoint-1.jpg

Tras realizar una primera toma de contacto con el terreno (algo realmente impactante por su espantosa belleza), hay que comenzar a trabajar y rápido. Lo primero es dar con el paradero de los científicos, descubrir si se encuentran en la misma zona para comprobar si continúan vivos, y en qué condiciones. Para ello, además de la exploración, se emplea un escáner que, a modo de rastreador, permite reproducir determinadas secuencias a través de reconstrucciones holográficas y grabaciones tridimensionales donde el jugador va descubriendo que ha sucedido realmente con sus compañeros. Lo más destacado en este aspecto es que las secciones reservadas para dar margen a la narrativa marcan una separación muy clara entre la historia y la jugabilidad, algo que ayuda a dar ritmo a una narrativa muy eficaz e interesante.

Bienvenidos a un nuevo nivel de inmersión

El nivel de inmersión es muy elevado, incluso tratándose de realidad virtual. Gran parte del mérito hay que achacárselo al mando pistola Aim Controller. Este periférico demuestra como el uso de estas herramientas es eficiente para una mayor inmersión, ya que permite que la interacción con los elementos y entornos virtuales se produzca de forma más natural, casi mecánica. El controlador es eficiente y preciso, la vibración enfatiza de manera convincente la detonación de los disparos en el arma de manera nítida y la función de los giroscopios permite realizar acciones realmente naturales, como llevarse el brazo a la espalda para cambiar de arma o verse con la nariz pegada a la mira con un ojo cerrado apuntando, algo que no sirve de nada, pero nos ofrece un ejemplo de cómo puede afectar este tipo de accesorios a la experiencia.

Ayuda mucho ver el movimiento del arma en sintonía quirúrgica con el de nuestras manos y antebrazos. Pero el movimiento lo es todo, y el mando también sirve para desplazarse por los entornos a una velocidad menos precipitada, con movimientos más pausados, es decir, con un mayor control para evitar producir ningún malestar en el jugador. Con esta misma finalidad, además de suponer otro nuevo escalón en cuanto a inmersión, la mecánica para apuntar es tan sencilla como mover la cabeza hacia el arma, interactuando con el controlador de un modo intuitivo y, de hecho, el mando termina relacionándose de un modo muy particular con el jugador. Mientras avanzan, algunos lo llevarán apoyado en el hombro, otros optarán por acogerlo entre las dos manos, incluso los habrá que lo lleven en ristre; todo cuánto quiera el portador.

farpoint-2.jpg

Farpoint propone una experiencia de juego inusual, única, una transmutación natural de los conceptos clásicos de los shooter sobre raíles y los juegos de disparos en entornos abiertos. El stick analógico situado en la empuñadura de PlayStation Aim permite al jugador moverse por entornos semi-abiertos que, por otro lado, siempre sugieren un modo lineal de avanzar. De hecho, los movimientos no son demasiado rápidos, lo que limita el riesgo de producir malestar incluso en largas sesiones de juego. En cualquier caso, dentro del menú de opciones el jugador puede activar la funcionalidad del segundo stick analógico con el fin de gestionar el movimiento de rotación de la cabeza con la segunda palanca. Algo que resta algo que inmersión, pero que se puede configurar al gusto de cada usuario.

Enemigos más exigentes en cada escaramuza

Según avanza la historia, también aumentan los recursos de nuestro personaje. Para comenzar el protagonista tendrá que hacer frente a las amenazas con una ametralladora con munición ilimitada, pero con algunos problemas con el sobrecalentamiento. Pero poco a poco los enemigos van ganando entidad y hay que optar por herramientas más resolutivas, como una devastadora escopeta a corto alcance, capaz de destrozar el duro caparazón de los agresivos alienígenas. Tan solo se pueden portar dos armas al mismo tiempo, pero el cambio se realiza con un movimiento sobre el hombro, sin perder tiempo, como si tuviéramos el arma secundaria colgada en la espalda. Entre el arsenal podemos contar, además del rifle y la escopeta ya mencionadas, con un fusil de francotirador, una pistola de plasma o un lanpúas; en general, hay suficiente variedad en lo tocante a los elementos ofensivos. Algo necesario si contamos que Farpoint sitúa al usuario en choques cada vez más grandes, intensos y complicados, pues la inteligencia artificial permite a estos bichos monstruosos atacar bajo variados patrones y son lo suficientemente duros como para complicar las cosas en más de una ocasión.

Matar aliens ¿solo o en compañía?

Completar la experiencia nos puede llevar más de seis horas, pero el formato es altamente rejugable, además hay un modo de desafío y modo cooperativo en línea donde el jugador puede enfrentar oleadas de enemigos en una serie de escenarios perfectamente dispuestos para hacer frente a cantidad de amenazas crecientes. El juego cooperativo es una actividad completamente independiente y, al menos en su lanzamiento, consta de cuatro mapas, donde básicamente toca disparar a todo lo que se mueva hasta el final de la misión.

farpoint-3.jpg

A nivel técnico, Farpoint ofrece muy buenos resultados. Los modelos poligonales de los enemigos y las armas son muy buenos y están gratamente detallados. Lo mismo sucede con los entornos, que se muestran desoladores y apáticos, aunque no exentos de detalle, como el propio planeta. La variedad de enemigos es amplia y generosa, si bien ninguno de los diseños es realmente innovador, todos y cada uno se reflejan perfectamente y lucen de forma magistral en las distancias cortas, y creedme, las habrá. El tratamiento de la luz, las sombras y los efectos son capaces de mantener un aspecto sobresaliente a 60 fps y 1080p. Además, las características de sonido integradas ofrecen una respuesta envolvente en tiempo real cada vez que se aprieta el gatillo.

Conclusiones

Farpoint es sin duda, el juego que los poseedores de PlayStation VR estaban esperando. Además de ser intenso, desafiante, preciso y contar con unos altos valores técnicos, la obra propone una intrigante historia, personajes reconocibles, mucha acción y una ambientación estratosférica en un planeta que esconde muchos y muy variados peligros entre su árida tierra.

El nivel de los enemigos permite desarrollar una aventura realmente intensa y el nivel gráfico es capaz de representar perfectamente un entorno, que desde el primer momento se percibe estéril y desafiante. El Aim Controller se presenta como un elemento diferencial, no solo para la ocasión, pues llegarán más obras que lo aprovechen y parece difícil que, con estos resultados, los estudios de desarrollo desechen las bondades que ofrece el mando adaptado tanto a nivel inmersivo, como para la propia jugabilidad.

En Tecnociencia

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Hacienda quiere reimplantar un voraz Impuesto de Sucesiones en toda España
    2. Zinedine Zidane ficha por la Juventus
    3. El despilfarro de Sánchez costará 1.230 euros a cada trabajador ocupado
    4. Jorge Bustos descubre "los dos miedos que paralizan a Pedro Sánchez"
    5. Ni Neymar, ni Mbappé, ni Hazard, ni Kane: el Real Madrid no fichará a ningún galáctico
    0
    comentarios

    Servicios