Menú

La subasta de la casa madrileña de Aleixandre queda desierta

Declarada Bien de Interés Patrimonial, albergó reuniones de literarios como Dámaso Alonso, Gerardo Diego, Rafael Alberti o José Hierro.

Declarada Bien de Interés Patrimonial, albergó reuniones de literarios como Dámaso Alonso, Gerardo Diego, Rafael Alberti o José Hierro.
La casa familiar olvidada del poeta Vicente Aleixandre

La subasta judicial de Velintonia, la casa de Madrid donde vivió el premio Nobel de Literatura Vicente Aleixandre, se ha cerrado este lunes sin que se haya registrado ninguna puja, por lo que ha quedado desierta.

Los familiares herederos de Aleixandre habían fijado un precio de salida de 4.561.750 euros, aunque se admitían pujas por un mínimo del 70% de esta cifra, esto es, 3.193.225 euros.

La vivienda, construida en 1930, se ubica en el número 3 de la calle Vicente Aleixandre, en el barrio de Vallehermoso del distrito de Chamberí, y es una edificación de 630 metros cuadrados distribuidos en tres plantas sobre una parcela de 799 m².

La casa fue declarada Bien de Interés Patrimonial (BIP) en 2022, fundamentalmente por su "valor simbólico" como residencia del poeta, ya que durante años albergó reuniones y tertulias a las que asistieron con frecuencia muchos de sus contemporáneos literarios, como Dámaso Alonso, Gerardo Diego, Rafael Alberti o José Hierro.

La semana pasada, los herederos, los hermanos Usera Estirado, ya habían indicado en un comunicado que ningún organismo ni administración pública les había manifestado interés por adquirir la propiedad.

Por su parte, el pasado 6 de febrero, la Consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid informó de que había solicitado al Ministerio de Cultura que adquiera la casa de Aleixandre con el compromiso de hacer de ella un espacio de actividades culturales.

Por su parte, la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, afirmó que "sería un orgullo" para España que el Gobierno central adquiriera Velintonia para evitar que pase a manos privadas.

A su vez, la Asociación de Amigos de Vicente Aleixandre (AAVA), principal valedora de la conservación de la vivienda, hizo un llamamiento a no pujar en la subasta para garantizar que quede en manos públicas.

En Cultura

    0
    comentarios