Menú

Crítica de 'El Secreto. Atrévete a Soñar', con Katie Holmes y Josh Lucas

De un libro de autoayuda temible, El Secreto obtiene una convencional y poco dañina comedia romántica. Eso que ganamos.

0
De un libro de autoayuda temible, El Secreto obtiene una convencional y poco dañina comedia romántica. Eso que ganamos.
Katie Holmes y Josh Lucas en El Secreto | Vertigo Films

Da la impresión de que esta El Secreto. Atrévete a Soñar, adaptación del best-sellar de autoayuda de Rhonda Byrne de 2006, llega un poco a destiempo. Y no porque la película de Andy Tennant, un veterano de la comedia romántica en desuso, haya acabado estrenándose en "streaming" en EEUU debido a la pandemia, al parecer con aceptables resultados. En nuestro país sale en pantalla grande pero el "timing" de este tipo de espectáculos sentimentales parece haber pasado a mejor vida, al menos de momento, y el riesgo que enfrenta la película es otro distinto: el confundirse con uno de esos dramas de sobremesa alemanes de los sábados por la tarde en cualquier televisión en abierto.

Lo cierto es que en El Secreto ocurre una cosa particular. Al hilar las frases hechas y la filosofía cósmica de estar por casa de Byrne en el molde de un convencional drama romántico "a la Nicholas Sparks" (El diario de Noa, Querido John, Noches de tormenta…) las vulgaridades de uno y otro género, en vez de sumarse, se compensan unas con otras. Bien es cierto que ayuda su pareja protagonista, un par de actores discretos pero tan profesionales y dignos como Josh Lucas (a quien le toca bailar con la más fea, canalizando el buenrollismo deshilachado del libro) y Katie Holmes, la, ya saben, joven viuda amargada por las deudas, que actúan con una autenticidad que está un par de escalones por encima del producto.

En general, la falta de pretensiones de la ristra de tópicos que propone El Secreto juega a su favor. Como trabajo romántico, el de Tennant acusa un severo déficit de humor, pero también de excesivo sentimentalismo. Su ausencia de ironía también conlleva una rebaja del lagrimeo fácil, y aunque por eso mismo se queda corta, por eso mismo no molesta. El guión tiene la habilidad de guardarse el "secreto" que guarda Bray (Lucas) el mayor tiempo posible, reforzando el interés de la primera mitad, y tampoco cargar las tintas en temibles metáforas oculistas como las del libro en cuestión. En definitiva, no darnos la murga. Lo que tenemos al final es un rutinario, plano y simple drama romántico decorado por algunas frases bienintencionadas que no se alejan del "mix" habitual del género, y que por eso mismo agradará al público que en su momento acudió a producciones como las citadas.

El Secreto se estrena en cines españoles el 23 de octubre.

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios