Menú

Crítica: 'Amigo', con Javier Botet y David Pareja

Amigo nos presenta a dos hombres, Javier Botet y David Pareja, condenados a quererse y odiarse.

0
Amigo nos presenta a dos hombres, Javier Botet y David Pareja, condenados a quererse y odiarse.
Javier Botet en Amigo. | El Ojo Mecánico

Amigo es una película de suspense española que comienza con un proverbio sobre la amistad, pero ella misma funciona con una metáfora escondida, un secreto como los que en ocasiones se ocultan los dos protagonistas.

Ellos son dos amigos, David y Javier, que se desplazan hasta la aislada casa en la sierra de uno de ellos. Uno cuida del otro, impedido tras un grave accidente y con terribles problemas respiratorios. Los días pasan y, en medio de una terrible tormenta, salen a la luz los secretos de ambos, todo lo que fundamenta y a la vez envenena su relación…

Guionizada por sus dos actores principales, David Pareja y Javier Botet, además del propio director debutante, Oscar Martín, Amigo es un drama contado en clave visual de cine de terror que, evidentemente, se aprovecha y apoya con inteligencia en la prodigiosa estampa física de Botet, conocido intérprete de cine de terror (Rec, It, Mamá...). Allí donde confluyen ambos territorios se genera un thriller escueto, breve, que sin embargo —y como diría Stephen King, quizá una de sus referencias, pero no la única— puede girarse y enseñar los dientes.

El argumento del filme gravita en torno a El Resplandor o Misery, pero la película de Martín esconde una intencionalidad clara. Una segunda lectura oculta pero cristalina que, sin embargo, se inserta con tal limpieza en el guión que no perjudica el plano puramente textual del filme, su argumento superficial. Por momentos, el recuerdo de Madre! de Aronofsky, por el claustrofóbico bucle doméstico que propone, surge y resuena en la memoria. El humor negro, quizá un tanto difícil de sintonizar para algunos, refuerza esa impresión.

La película de Martín es, sin embargo, mucho más terrenal pese a esa sutileza, vive en la España Negra del Duelo a garrotazos de Goya. Plagada de un imaginario religioso siniestro netamente patrio y un puñado de guiños al moderno found-footage de terror (esa cámara de vídeo oculta…), Martín contextualiza bajo capas de género la verdad oculta de esa España que habitan David y Javier. El legado televisivo de Paul Naschy y Chicho Ibáñez Serrador asoma por las ondas catódicas del filme, lo ancla en la mitología popular española y refuerza el tratamiento fantástico de sus imágenes. El terror se cuece y enriquece el drama, y al final es el procedimiento expresivo de una gran metáfora, la del retrato de un país presuntamente liberado de sus ataduras, de su gran accidente, pero al que le queda todo por resolver. Dos amigos, dos Españas, inseparables pero juntas, irreconciliables y atrapadas en un bucle infinito de convivencia.

Amigo puede verse en cines de España

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios