Menú

John Banville, un virtuoso de la novela psicológica

Andrés Amorós recomienda Pecado en Es la mañana, la novela de Benjamin Black, seudónimo bajo el que firma el irlandés John Banville.

Libertad Digital /
0
John Banville, que firma bajo el seudónimo de Benjamin Black | RBA

El escritor irlandés John Banville, Premio Príncipe de Asturias y uno de los grandes narradores actuales, usa el seudónimo de Benjamin Black para sus novelas policiacas. Es el caso de Pecado (RBA), Premio RBA de Novela Policiaca 2017 y la recomendación de esta semana de Andrés Amorós en Es la mañana de Federico.

El argumento de esta novela sitúa la acción en 1957 en una mansión irlandesa. En este escenario aparece asesinado y mutilado un sacerdote católico. El inspector Strafford, a medida que indaga más y más, descubrirá que hay poderes que quieren mantener en secreto lo ocurrido. Banville sitúa al lector en un ambiente muy irlandés, entre frío, nieve, católicos y protestantes. Parece que recrea una comedia en los que todos hacen un papel.

Su protagonista, Strafford, es desgarbado, protestante, abstemio, gris, inteligente, solitario, de rasgos poco marcados, desarraigado, solitario, curioso de todo. De vez en cuando "se va con las hadas", se golpea dientes con uñas. Abre el camino para que sea el protagonista de una serie.

Era solo cuestión de tiempo antes de que le dijesen que no parecía policía, pero lo que querían decir era que no parecía un policía irlandés

El crimen al que se enfrenta le hace revivir su infancia, tambalearse todo su mundo. Su método de investigación es poco brillante, más bien sencillo. Consiste en dejar hablar a la gente, escucharles. A partir de ahí, se topa con un mundo terrible, el de la pederastia, el del MAL.

La novela irradia un pesimismo general: "Hay quienes se esfuerzan toda la vida en ser desdichados y en hacer desdichados a todos los que les rodean".

Benjamin Black tiene, según considera Amorós, un "estilo muy elegante". ¿Demasiado? Quizás, pues padece de manierismo. Retoma un esquema conocido para renovarlo y lucirse, por ejemplo, en dos escenas eróticas muy distintas en las que demuestra su virtuosismo.

Pecado no tiene la sequedad funcional del estilo de la novela negra. Es más bien una novela psicológica, ambiental y moral más que estrictamente policiaca, aunque con el enigma de un crimen por resolver. "Es una novela muy bien escrita, pero no se la recomiendo a alguien que esté un poco deprimido", concluye Amorós.

Benjamin Black. Pecado. Barcelona, eds. RBA, septiembre 2017, 296 págs, 20 euros. ISBN: 978-84-9056-861-3.

Temas

En Cultura

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco