Menú

Visitan 'Es la Mañana' el ganador y la finalista del Premio Planeta

Federico Jiménez Losantos entrevista a Santiago Posteguillo y Ayanta Barilli, que hablan de dos novelas destinadas a convertirse en super ventas. 

0

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Hablemos con Ayanta: Con Santiago Posteguillo Es la Mañana de Federico

Ponlo en tu web

Copia el código HTML para insertar el audio "Hablemos con Ayanta: Con Santiago Posteguillo" en tu blog, página web o en un foro. Puedes cambiar el ancho antes de copiar y pegar el código.

Ancho:

Código:

×

No puede escuchar el directo

Tienes alguna extensión del navegador que está bloqueando la reproducción, seguramente un bloqueador de anuncios. Desactívelo si quiere escucharnos.

×

Este miércoles han visitado Es la Mañana de Federico el ganador del Premio Planeta 2018 Santiago Posteguilo con su novela Yo, Julia, y la finalista, Ayanta Barilli con Un mar violeta oscuro.

Yo, Julia es una novela de "700 páginas de entretenimiento" decía Posteguillo, el escritor de novela histórica más leído en España, "que no es nada fácil", añadía Federico Jiménez Losantos. El director de La Mañana ha contado su experiencia personal con el género, al que "no era muy aficionado hasta que leyó Yo, Claudio de Robert Graves". Posteguillo contaba una anécdota con el escritor y poeta británico, y es que antes de escribir esta novela visitó la casa museo y los descendientes de Graves le permitieron sentarse en su escritorio. De hecho, Yo, Claudia, arranca con un poema de Robert Graves.

Santiago Posteguillo ha relatado cómo es su proceso de escritura, primero "una parte de documentación fundamental, luego arranca la escritura y luego llegas a la ciudad y ves si hay un circo romano". Bromeaba con que al autor de Ben-Hur, Lew Wallace, se le perdonó en el siglo XIX que en Jerusalén no hubiera circo romano, pero a él, en el siglo XXI, no se le permitiría. Yo, Julia comienza justo donde acaba la película Gladiator, con la muerte de Cómodo. Sobre el retrato del personaje protagonista, Julia, el autor lo resumía en esta frase, "en Roma no se pierde, se gana o se muere".

Hablando de perder, en la novela finalista del Premio Planeta Un mar violeta oscuro, las mujeres protagonistas siempre pierden. Las historias de la bisabuela, la abuela, la madre y la propia autora, Ayanta Barilli, son noveladas, en un ejercicio de "exorcismo literario". Barilli ha contado cómo ha conseguido pasar "de verlas en su totalidad", a que "hubiera un hilo conductor", a que fueran "la misma mujer que va evolucionando", cómo ha sido capaz de encontrar esa "línea sutil que hacía que esas mujeres fueran una".

Una novela, "de varias gestaciones", su escritura ha sido un proceso de quince años, y escrita en primera persona y con nombres reales. Un gesto de valentía le apuntaba Posteguillo. Y pese a lo que pueda parecer la ficción y la mentira es fundamental en el libro. La abuela de Ayanta, la Nona Ángela, le transmitió una historia familiar "fantasiosa, tolerable y literaria", una forma añadía Federico de "sobrevivir" a su vida, y Barilli ha querido hacer lo mismo con sus hijos. Añadía Ayanta, "no me interesa la verdad".

El personaje "matricial", así lo ve Jiménez Losantos, es su bisabuela Elvira, ingresada en un manicomio y que plantea el dilema de si un loco nace o se va haciendo, es decir "¿donde se perdió?", comentaba Federico.

En Cultura

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios