Menú

'Un cuento de Navidad para Le Barroux', la abadía que mantiene una tradición milenaria

Natalia Sanmartin Fenollera escribe un relato "sobre la necesidad de volver a celebrar la Navidad de un modo distinto a como la celebra el mundo".

0
Natalia Sanmartin Fenollera escribe un relato "sobre la necesidad de volver a celebrar la Navidad de un modo distinto a como la celebra el mundo".
Detalle de la portada 'Un cuento de Navidad para Le Barroux' | Planeta

"Era la mujer más guapa del mundo y aun así hay días en que no consigo ver su cara. He soñado tanto con ella que a veces no puedo recordarla". Las ausencias siempre duelen pero en épocas como las actual, en Navidad, adquieren mayor presencia en nuestras vidas. Estas palabras, cargadas de amor y nostalgia, son del protagonista de Un cuento de Navidad para Le Barroux (Planeta) un niño que pierde a su madre y día tras día, durante tres largos años, pide una señal al cielo para saber si todo lo que ella le enseñó es cierto. Mientras, va rememorando los bonitos momentos que vivieron juntos. Es un relato en el que "hay un mensaje muy importante sobre la necesidad de volver a celebrar la Navidad de un modo distinto a como la celebra el mundo, de recordar que los cristianos estamos en el mundo, pero no pertenecemos al mundo", asegura su autora.

La escritora y periodista Natalia Sanmartin Fenollera recupera el corazón tradicional de la Navidad a través de la mirada de un niño. Ha dedicado este cuento a la abadía benedictina de NotreDame de l’Annonciation du Barroux, en el sur de Francia, por expresa petición de la abadesa. "Hay dos abadías de rito romano tradicional que siguen fielmente la regla de san Benito y rezan el oficio, trabajan la tierra y celebran la antigua liturgia como siempre se hizo. Tengo una relación muy especial con las dos abadías, la masculina y la femenina, que viene de cuando escribí El despertar de la señorita Prim. Para los católicos de rito tradicional, que aprecian la liturgia milenaria de la iglesia, Barroux, entre otros monasterios, como Fontgombault, Clear Creek o Norcia, es un faro eternamente fijo que ve las tempestades sin inmutarse, como en el poema de Shakespeare, y lo es en un mundo en permanente tormenta", cuenta Sanmartin a Libertad Digital.

Un cuento de Navidad para Le Barroux, que contiene delicadas ilustraciones a carboncillo de Michaela Harrison, habla de la belleza tradicional de la fe cristiana y de la esencia de la Navidad, dos conceptos que se han ido diluyendo con el tiempo. "Hay muchos libros que hablan de la Navidad si hablamos de la celebración externa, mundana y fuertemente comercial que nos invade en estas fechas. La Navidad es la celebración de la venida de Dios al mundo, de su irrupción en la historia humana, de un acontecimiento trascendental, misterioso y esperanzador. Y eso ha desaparecido de la escena editorial prácticamente por completo".

Mi madre creía en las hadas y en los dragones, decía que creía en todos esos seres legendarios que la memoria de los hombres no recuerda ya. No es que pensase que existieron con toda seguridad. No creía en las hadas del mismo modo en que creía en Dios, en la Virgen o en los santos. Solo decía que podían haber existido cuando el mundo apenas estaba en pañales y los hombres aún no se habían acostumbrado a los regalos fabulosos de Dios.

Es un cuento y está protagonizado por un niño, pero no por ello es infantil. "Es una historia sobre la perseverancia en la fe, sobre el misterio de la Navidad y sobre los tiempos y el lenguaje de Dios", matiza la autora. "Quería hablar de verdades, sobre la visión sacramental del mundo, sobre la idea de que Dios habla también a través de las cosas, de la realidad material, de eso que Simon Weil explicaba muy bien al decir que la Creación está repleta de símbolos, y que solamente hay que leerlos. Y también sobre la idea de que la Navidad es un tesoro escondido en un mundo que ha perdido el mapa para encontrarlo, y que es esencial protegerlo, venerarlo y transmitirlo".

natalia-sanmartin-c-ricardo-martin.jpg
Natalia Sanmartin Fenollera, escritora y periodista. | Ricardo Martín

La escritora y periodista trató de "plasmar la belleza y el misterio que encierra la Navidad". "La regla de san Benito le dice al monje que hay que escuchar con el corazón. Kierkegaard define la pureza de corazón como el deseo de una sola cosa. Ambas cosas resumen la esencia de lo que quise hacer con el cuento". Sanmartín asegura que está concebido para ser leído en voz alta, escrito "para cristianos o para cualquiera que quiera acercarse a la belleza y el misterio de la Navidad".

Natalia Sanmartín Fenollera publicó en 2013 su primera novela, El despertar de la señorita Prim (Planeta), traducido a once idiomas.

Natalia Sanmartín Fenollera. Un cuento de Navidad para Le Barroux. Planeta, 2020. Número de páginas: 72 - PVP: 12,95€

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios