Menú

Carlos Sobera: "Si tengo que arruinarme, que sea comprándome un teatro"

El actor, nuevo propietario del Reina Victoria, presentó los actos que conmemorarán los cien años de vida de este espacio madrileño.

5
Carlos Sobera: "Si tengo que arruinarme, que sea comprándome un teatro"
Carlos Sobera, actor y empresario. | Teatro Reina Victoria

Levantado sobre el antiguo café Cervecería inglesa, en pleno centro de Madrid (Carrera de San Jerónimo, número 20), se construyó hace un siglo el teatro Reina Victoria según los planos del arquitecto José Espelius. Abrió sus puertas el 10 de junio de 1916, con El capricho de las damas de Blasco Soler y Asensio Mas en cartel y con los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia como anfitriones. En la II República, pasó a llamarse sólo Victoria y en octubre de 1936 fue rebautizado con el nombre del dramaturgo Joaquín Dicenta. Tras la Guerra Civil, volvió a ser el Reina Victoria.

Desde hace unas semanas, es propiedad de Carlos Sobera. La productora Arequipa del conocido presentador de televisión y empresario cerró la compra del inmueble por siete millones de euros. Sobera se lanza a esta aventura de "forma obligada". "Yo solo quería gestionar el espacio teatral, pero me encontré con que la única forma de gestionarlo era comprándolo, no se podía arrendar, así que tuve que hacer el esfuerzo. Una vez que lo he comprado, tengo que decir que estoy muy contento", aseguró el actor.

Hacerse cargo de un teatro tan emblemático le supone "una fuente de responsabilidad de la repera". "Estoy hipotecado, pero muy contento. Es muy jodido sacar adelante un teatro pero es una aventura de las que merecen la pena. Si te tienes que arruinar haciendo algo, mejor que sea haciendo esto que comprándote un jet privado".

Sobera coge las riendas del teatro Reina Victoria en el año de su centenario. Los actos conmemorativos arrancaron de la mano de Lola Herrera con el bautizo de una de las butacas con su nombre. Se entregarán once más a personalidades del teatro y la cultura como Luis Varela o Antonio Gala. "Aún no les he llamado, no sé si aceptarán", bromeó el actor.

Con el presentador al frente, el teatro empieza una etapa de cambios tanto físicos como de contenido. "Quiero la gente diga 'coño, qué buena programación tienen en el Reina Victoria' o 'qué cómodo se está'. Quiero que sientan algo especial cuando lo visiten".

La programación, dice, será variada y tendrá "títulos" y "actores". "El género me importa un pimiento. Pido que estén bien interpretados y bien puestos en escena para que haya magia cada vez que se levanta el telón".

A pesar de que Carlos Sobera es un rostro muy conocido de la televisión (¿Quieres ser millonario?, Atrapa un millón, First Dates), se ha subido a los escenarios de toda España con obras como El Ministro, La guerra de los Rose o El club de la corbata. "Desde niño tenía muy claro que quería ser actor", recuerda. "Mi primer personaje fue de burro y decía: 'Ay inocente de mí que ni siquiera tengo mosquitos en la nariz'. Tenía ocho años y estaba encantado. Con 13 años, me leí todo el teatro de Federico García Lorca. Me entusiasmó. A partir de ahí me compré todos los dramaturgos habidos y por haber", contó.

Durante los actos de celebración de este centenario cumpleaños, que durarán un año, el teatro dedicará una función a los actores que han pasado por el escenario del Reina Victoria a lo largo de su historia y habrá charlas y exposiciones. Asimismo, habrá dos estrenos inminentes: Milagro en casa de los López, con Nuria González y Nacho Guerreros; y Swingers, protagonizada por Beatriz Rico y Juanjo Cucalón.

En Cultura

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation