Menú

Joaquin Szuchman, baloncestista israelí, en esRadio: "Hoy es Israel, pero mañana puede ser cualquier otro"

El internacional israelí, actualmente en el Hapoel Be’er Sheva, relató en ‘Tirando a Fallar’ la difícil situación en el país hebreo.

Entrevista con el jugador internacional israelí, Joaquin Szuchman

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

El internacional israelí, actualmente en el Hapoel Be’er Sheva, relató en ‘Tirando a Fallar’ la difícil situación en el país hebreo.
Joaquin Szuchman, en 2022 durante un partido de la FIBA Basketball Champions League | FIBA

El baloncestista Joaquin Szuchman, actual jugador del Hapoel de Be’er Sheva, uno de los mejores equipos de Israel, pasó esta semana por Tirando a Fallar, el programa sobre baloncesto de esRadio, relatando la difícil situación que está viviendo después de los deplorables ataques terroristas de Hamás la semana pasada, que han provocado la inmediata reacción del estado judío.

Szuchman, argentino de origen, emigró con su familia a Israel en 2002, cuando apenas tenía 8 años, por lo que lleva más de dos décadas en el país que considera como propio y en el que, asegura, "es normal que suene una sirena puntualmente, pero nunca en la historia ha pasado algo como lo de esta semana. Fue un ataque inexplicable, por lo que estamos viviendo algo por lo que nunca antes habíamos pasado", lamentó. El alero, internacional hebreo tanto en 5x5 como en 3x3, atendió la llamada de ‘Tirando a Fallar’ cerca de Tel Aviv, pero los ataques de Hamás le pillaron en Be’er Sheva, a apenas 40 minutos de la frontera de la Franja de Gaza. "Fue una mañana muy difícil. Tenía que ser un día de partido, el primero de la temporada (su equipo jugaba ante el Maccabi Ramat Gaan). Pero no nos pudimos quitar el terror de encima, con sirenas sonando cada cinco minutos. Estaba solo en casa y fue una auténtica pesadilla". Desde entonces, nada ha vuelto a ser igual en su vida: "la vida no ha cambiado no solo para mí, sino para todo el estado israelí, aunque vamos a ser fuertes para ganar esto", anheló. Eso sí, sabe que recuperar una cierta normalidad, costará. "Hoy por hoy es imposible saber el tiempo que va a llevar esto. Nos dicen que puede ser algo largo, pero esperamos que no sea así", expuso.

Respecto a los motivos del conflicto, Szuchman quiso dejar claro que "no es algo entre Israel y Palestina, es con los grupos terroristas que hoy han atacado a Israel pero que mañana pueden atacar a cualquier otro. Esto es algo que el mundo tiene que entender, aunque ahora sea Israel quien esté luchando contra ellos". En la misma línea, prosiguió subrayando que "no se está viviendo ninguna guerra contra ningún pueblo, sino contra el terrorismo. Todo el mundo ha visto lo que pasó aquí el pasado sábado. Como israelí pido que estén con nosotros porque los estamos luchando para el mundo entero. No es contra el palestino, sino contra Hamás, contra la Yihad. Lo que hicieron no es algo humano, las imágenes que se han visto esta semana hablan por sí solas".

Igualmente, el internacional israelí, abanderado por su país en los Juegos Europeos de este verano en Cracovia (Polonia), relató en esRadio cómo está siendo su día a día desde que se produjeran los primeros ataques de Hamás. "Cada día entramos en búnkers, ayer (el sábado) por ejemplo hubo que entrar tres veces. En el sur cada hora hay sirenas y ahora han empezado en el norte. En Israel estamos listos para estos momentos, pero rezamos para que acabe lo antes posible". Asimismo, explicó el proceso a seguir cada vez que la alerta por misiles irrumpe en el día a día: "aquí tenemos un minuto y diez segundos para entrar al búnker. En Be’er Sheva, por ejemplo, es menos de un minuto, pero está todo muy organizado para llegar, y una vez que acaba la sirena esperamos cuatro o cinco minutos más para que el escudo antimisiles funcione. Luego salimos rogando que no haya pasado nada", describió.

La situación en la zona es dramático, y más o menos todo el mundo conoce a alguien al que la tragedia le ha tocado. "Hace tres días vine de Be’er Sheva de enterrar al padre de un compañero de equipo de la temporada pasada. Lamentablemente todo el mundo en Israel tiene a alguien más o menos cerca al que esto le ha afectado", admitió. El jugador aseguró también tener "a muchos amigos en el frente" por lo que no hace "más que mirar al teléfono para que me digan que están bien".

Por otro lado, respecto al baloncesto en el país, Szuchman admitió que "ahora mismo es secundario", así como que no ve "la liga volviendo en las próximas semanas". Y es que, obviamente, la competición israelí se ha cancelado de momento, si bien el Maccabi de Tel Aviv, en la Euroliga, y el Hapoel de Tel Aviv, en la Eurocup, sí disputarán, aunque en el exilio de momento, competiciones europeas. "No estamos entrenando y muchos de los extranjeros ya han vuelto a sus países, mientras que los israelíes cada uno está en su casa con sus familias", relató el jugador del Hapoel de Be’er Sheva. Una ciudad que, por su cercanía a la Franja de Gaza, epicentro de Hamás, "ha sufrido mucho", aseguró el alero, y que de hecho tiene a "mucha gente" de su club de baloncesto en el frente, de modo que el Hapoel, a día de hoy, "está parado" de facto, en palabras de su jugador internacional.

Finalmente, Joaquin Szuchman cerró su extensa intervención en ‘Tirando a Fallar’ lanzando un mensaje optimista ante la resolución de un conflicto que se prevé largo y penoso. "Esto solo puede acabar con paz, no solo para Israel sino para todo el mundo. Lo que he conocido en este país es paz y amor, en mi familia y mis amigos, y eso es lo que deseo que vuelva", cerró.

Temas

En Deportes

    0
    comentarios