Menú

Champions League

Messi mete al Barça en octavos de la Champions

Después de una floja primera parte, que se cerró con 2-1, el Milan apretó las tuercas tras el descanso con Balotelli y dio más de un susto a Valdés.

0
Después de una floja primera parte, que se cerró con 2-1, el Milan apretó las tuercas tras el descanso con Balotelli y dio más de un susto a Valdés.
Messi celebra su primer gol junto a Neymar y Alexis. | EFE

Messi ha vuelto. O al menos parece que está cerca de volver. El argentino ha visto otra vez portería rival después de cuatro partidos sin hacerlo. Esta vez con un doblete al Milan en el Camp Nou (3-1) para liderar la clasificación matemática del Barcelona para octavos de final de la Champions.

Aunque aún dista bastante de su mejor nivel, la Pulga acabó echándose el equipo a la espalda junto al desequilibrante Neymar para acabar con la resistencia de su ultradefensivo rival, que, como cabía esperar, se dedicó a encerrarse atrás y tratar de cazar alguna oportunidad al contragolpe. Los rossoneri, que se fueron al descanso con una desventaja por la mínima con el tanto de Piqué en propia meta en la última acción de la primera parte, mejoraron tras el descanso con la entrada de Balotelli. Aunque bien es verdad que Super Mario apareció con cuenta gotas, cada vez que lo hizo fue para llevar peligro al área de Valdés, como demostró con un espectacular cambio de ritmo como el que dejó atrás a Adriano.

Fue de lo poco potable de este Milan venido a menos desde hace ya unos cuantos años, que en nada se parece al que ganó su última Copa de Europa en 2007 con el otrora brillante Kaká como estandarte antes de su decepcionante paso por el Real Madrid.

Quien sí estuvo a un gran nivel fue Neymar, el único jugador que ahora mismo ofrece algo distinto en este Barça. El brasileño, con su juego vertical y eléctrico, protagonizó varias jugadas de peligro y fue quien provocó el más que dudoso penalti de Abate que Messi transformó para abrir el marcador a la media hora.

La muralla 'rossonera'

Hasta entonces, a los culés, con el Tata Martino sacando su once de gala -tridente ofensivo con Adriano, Messi y Neymar, por delante de un centro del campo formado por Busquets, Xavi e Iniesta-, se les atragantó el cerrojazo de Massimiliano Allegri, técnico rossonero. Se acercaba el equipo barcelonista al área rival, pero no encontraba la forma de derribar el muro. No fue hasta mediada la primera parte cuando el equipo local protagonizó la primera acción de auténtico peligro con un centro a media altura de Neymar que ni Adriano ni Alexis llegaron a rematar casi en boca de gol.

Del Milan, poco que rascar. Y el Barça, encontrándose cómodo, logró dos tantos en apenas nueve minutos: primero con Messi como protagonista, engañando a Abbiati desde los once metros, y luego, nueve minutos después, en un polémico gol de Busquets al superar al meta italiano con un remate de cabeza en el segundo palo tras el saque de una falta a cargo de Xavi. El centrocampista de Badía estaba en fuera de juego, pero el 2-0 acabaría subiendo al marcador.

El conjunto de Allegri apenas había creado peligro hasta que Kaká se inventó una buena acción al final de la primera mitad -lo único que hizo reseñable en todo el partido-, marchándose por la izquierda y poniendo la pelota al área. Pero, en un intento de despejarla, apareció Piqué para acabar introduciéndola en su portería. Con el 2-1 finalizó una primera mitad un tanto anodina.

Balotelli y Neymar animan el cotarro

Con los mismos derroteros, pero con la novedad de la entrada al campo de Balotelli por un Robinho missing, se inició una segunda parte que arrancó con muchas interrupciones, con un juego trabado y feo. Afortunadamente para el espectáculo, la cosa mejoró cuando el Barça decidió meter una velocidad más. Iniesta, hasta entonces inédito, protagonizó una gran ocasión con un peligroso disparo a media altura ante el que se lució Abbiati con un paradón (m.59) y Balotelli puso la réplica a continuación con una portentosa cabalgada por la derecha, asistiendo a un Kaká que acabaría echando la pelota fuera en su remate (m.64).

Irrumpió entonces con fuerza Neymar, liderando la ofensiva culé y desbordando a la defensa rossonera. Como la acción que protagonizó a la media hora de esta segunda mitad, recortando a tres rival, que puso en pie a la parroquia barcelonista. Pero no fue el brasileño, y sí Messi, quien acabaría marcando el tanto de la tranquilidad, acabaría con la incertidumbre en el marcador del Camp Nou. El argentino volvió a entenderse a las mil maravillas con Cesc Fábregas, uno de sus mejores amigos en el vestuario, que minutos antes había entrado por Iniesta, y, tras una gran pared, se presentó ante Abbiati para batirle con la clase que le caracteriza.

Fin de la historia. El Barça acabaría sumando los tres puntos, con más suspense del esperado, y vuelve a meterse un año más entre los dieciséis mejores de Europa. Cierto es que el equipo aún tiene mucho margen de mejora, y con él su gran estrella, pero al menos el primer objetivo ya está cumplido.


Ficha técnica

FC Barcelona, 3: Valdés; Dani Alves, Piqué, Mascherano, Adriano; Busquets, Xavi (Song, m.87), Iniesta (Cesc, m.78); Alexis, Messi y Neymar (Pedro, m.85)
Milan, 1: Abbiati; Abate, Zapata, Mexes, Emanuelson; De Jong, Montolivo; Poli (Birsa, m.74), Muntari; Kaká (Matri, m.84); y Robinho (Balotelli, m.46)

Goles: 1-0, m.30: Messi, de penalti; 2-0, m.39: Busquets; 2-1, m.45: Piqué, en propia puerta; 3-1, m.83: Messi
Árbitro: Milorad Mazic (Serbia). Mostró tarjeta amarilla a Abate (m.28), Muntari (m.32) y De Jong (m.56), del Milan; y a Alexis (m.62), del Barcelona
Incidencias: Partido correspondiente a la cuarta jornada del grupo H de la Liga de Campeones disputado en el Camp Nou ante 80.517 espectadores

0
comentarios

Servicios