Menú

Champions League

El Real Madrid enamora ante la Roma en el comienzo de la defensa de su corona (3-0)

Goles de Isco, Bale y el debutante Mariano, y partidazo de todo el equipo. El 3-0 se quedó corto. Keylor fue titular y respondió a la perfección.

0
Los jugadores del Real Madrid celebran el primer gol de la noche, obra de Isco. | EFE

Ya no está Cristiano Ronaldo, no está Zidane. Es el nuevo Real Madrid de Julen Lopetegui. Un equipo más coral donde, en ausencia del portugués, todos pueden brillar. Luka Modric, el principal candidato a hacerse con el premio The Best y el Balón de Oro, sigue siendo el faro que ilumina a los blancos. El Bernabéu se rindió esta noche al croata, que volvió a dar una exhibición. Como demostró en el segundo gol, obra de Gareth Bale, con un pase al hueco que fue una auténtica delicia.

Pero no sólo Modric. Todos. Bale fue el ejecutor, Isco y Asensio pusieron la magia sobre el césped —el malagueño con un golazo de falta y el balear con una jugada de fantasía que no fue gol de milagro— y Kroos la precisión; Keylor Navas se lució en más de una ocasión, Benzema trabajó arriba como el que más, Carvajal, soberbio, se dejó el alma en defensa para cortar un sinfín de balones. Hasta Mariano, el debutante con el 7 a la espalda, firmó un golazo en el tiempo de descuento. Lo dicho: todos rayaron a un grandísimo nivel. Y así, con la suma de uno y otro, el Madrid encandiló con su juego coral que ha convencido a los aficionados.

La Roma lo acusó en sus carnes. Fueron tres goles, pero pudieron ser muchos más. Y es que el Madrid acumulaba ocasiones a destajo. En la primera parte había chutado 15 veces, cantidad que dobló al final del partido. La defensa giallorossa y su soberbio portero, Robin Olsen, tuvieron trabajo a destajo.

Había mucha expectación por ver al campeón. Todas las miradas puestas en ver a este Madrid, por ver el arranque del equipo de Lopetegui, quien tiene un reto mayúsculo. Zidane ganó tres Champions seguidas y en este Madrid, un club siempre exigente que no deja de buscar la excelencia, siempre te van a mirar con lupa hagas lo que hagas. De momento, para empezar, el técnico vasco dejó en el banquillo a Courtois y Marco Asensio, poniendo en su lugar a Keylor Navas e Isco. Ambos respondieron.

De salida, el Madrid ya tuvo dos ocasiones muy claras para haberse adelantado en el marcador en menos de diez minutos. En las botas de Bale, tras recibir un gran pase de Kroos, y de Isco. La primera media hora del Madrid fue un auténtico escándalo, llegando sin parar a la portería de Olsen. Carvajal, Marcelo, Kroos, Ramos... los blancos se volcaban una y otra vez en ataque frente a un rival que nunca llegó a inquietar a Keylor Navas en la primera parte, salvo en alguna que otra acción aislada siempre bien abortada por la defensa madridista. Pero lo cierto es que el gol se hacía de rogar. Y lo encontró Isco justo antes del descanso. Un golazo de falta que recordó al que Messi le hizo el martes al PSV y que el propio malagueño ya logró con la selección española frente a Italia en la fase de clasificación para el Mundial.

Más de lo mismo en el segundo tiempo, con el vendaval blanco arrasando a una Roma que, poco a poco, como quien no quiere la cosa, empezaba a presentarse con cierto peligro en los pagos de Keylor. Así, el turco Cengiz Ünder probó a Keylor Navas con un zurdazo, pero el meta costarricense respondió a la confianza de Lopetegui con un paradón. El primero de los cuatro que hizo esta noche.

El Madrid, a lo suyo, estaba cómodo y sabía cómo hacerle daño a la Roma, tanto con el balón en su poder como al contragolpe. Y así, en una rápida transición, llegó el 2-0 a la hora de partido. Modric le filtró un exquisito pase al hueco a Bale y el galés, que con espacios es uno de los mejores futbolistas del mundo, definió a la perfección, con un remate raso ajustado al palo, tras conducir la pelota en una fenomenal galopada. Se redimía así el británico, minutos después de que el larguero hubiera evitado el 2-0.

El Madrid gustaba y se gustaba para diversión de un Bernabéu que en ningún momento se acordó de Cristiano Ronaldo. La afición blanca, que había comenzado el partido homenajeando a Manolas por su gol que eliminó al Barcelona la pasada temporada en cuartos de final, pedía el Balón de Oro para Modric, que dio un clínic de todo tipo de pases, y se rindió también a Benzema y Bale, que hasta hace no demasiado tiempo se llevaban sonoras pitadas por parte del respetable. En medio de la fiesta apareció Marco Asensio: el balear, cada vez a más, firmó una antológica jugada que no acabó en gol de milagro. Ruleta francesa de fantasía en el área pequeña, aunque Olsen le salió a tiempo al paso para evitar que el tanto subiera al marcador. Si eso acaba dentro, se caen todos los cimientos del Bernabéu.

Hubo minutos para Asensio y también para Mariano. El dominicano, en su segundo debut con la camiseta blanca, trabajó mucho arriba en los minutos que tuvo y vio recompensado su esfuerzo con un impresionante golazo en el descuento, poniendo la pelota a la escuadra con una gran rosca.

En definitiva, todos brillaron en una gran noche europea. La magia de la Champions ha vuelto al Bernabéu: nos ponemos en pie ante el campeón. Mucho se habla del papel de favoritos de otros equipos como el Barcelona, Bayern de Múnich, Juventus, PSG, Manchester City o Liverpool, por citar algunos, pero nunca se puede dar por muerto a este Madrid. Por muy mayúsculo que sea el reto de ganar cuatro Copas de Europa consecutivas. Nadie lo ha conseguido en este formato Champions, pero si un equipo es capaz, ése es el Real Madrid. Esté quien esté y falte quien falte...


Ficha técnica

Real Madrid, 3: Keylor Navas; Carvajal, Varane, Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos, Modric (Ceballos, m.85); Isco, Bale (Mariano, m.72) y Benzema (Marco Asensio, m.62)
AS Roma, 0: Olsen; Florenzi, Manolas, Fazio, Kolarov; Zaniolo (Pellegrini, m.54), De Rossi, Nzonzi (Schick, m.69); El Shaarawy (Perotti, m.62), Cengiz Ünder y Dzeko

Goles: 1-0, m.45: Isco; 2-0, m.58: Bale; 3-0, m.91: Mariano.
Árbitro: Bjorn Kuipers (Holanda). Amonestó a Ramos (m.23), del Real Madrid; y a De Rossi (m.44) y Dzeko (m.76), de la Roma
Incidencias: Partido correspondiente a la primera jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones, disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 79.000 espectadores

Lo más popular

0
comentarios

Servicios