Menú

Champions League

El Atlético suda lo justo para doblegar al Mónaco y estar en octavos (2-0)

Koke marcó en el minuto 1 y Griezmann antes de la media hora. Falcao falló un penalti que pudo ser el 2-1 tras expulsión de Savic.

0

El Atlético de Madrid tenía ante el Mónaco una buena oportunidad para jugar un encuentro completo y tranquilo de cara a seguir reforzando la línea ascendente y fiable que lleva desde hace varios meses y que sólo se vio interrumpida por el accidente de Dortmund. Era un choque para gustarse y gustar porque el equipo de Thierry Henry, a día de hoy, muestra menos calidad sobre el césped que la que podría tener su entrenador en la uña del dedo gordo del pie cuando era jugador del Arsenal o del Barcelona.

Pese a las trece bajas con las que llegó a Madrid el Mónaco y con Henry optando por Falcao en el banquillo pensando más en la Ligue 1, el Atlético salió enchufado desde el primer momento para no resucitar al muerto monegasco. No hizo falta tampoco mucho tiempo para poner otro clavo más en el ataúd visitante porque en el minuto 1 llegó el gol de Koke y el Metropolitano terminó de relejarse sabedor de que no era día de taquicardias. Ojo, sí hubo una pequeña arritmia en la recta final con un penalti errado por Falcao tras expulsión de Savic.

Quizá con 2-1 y con el Atlético tirando del freno de mano y con 10… No fue el caso y los octavos vuelven a recibir a los hombres del Cholo tras el Qarabagate. El Metropolitano, a falta de saber si serán primeros o segundos, quiere su final y el primer paso ya se ha dado en la fase de grupos. Ya saben, la fiabilidad de Simeone que no comete el mismo error dos veces. Te puede gustar o no su forma de pelear los objetivos, pero garantiza estar siempre en la lucha y a la afición del Atlético le encanta pelear.

Minuto 1 y partido encarrilado

Koke puso en ventaja al equipo de Simeone desde la titularidad que le dio el Cholo y nada más comenzar el choque. Descansó Saúl, Rodrigo y Thomas volvieron al doble pivote que tan buena imagen dio en la propia Champions ante el Borussia, Correa acompañó a Griezmann en ataque y Lemar redondeó el centro del campo. El francés partió primero desde la derecha y luego lo hizo por la izquierda, pero siempre fue vertical y peligroso. Es lo que le pide Simeone, que sea él mismo, pero evolucionando a nivel defensivo para ser el jugador que, como dice el Cholo, sea titular con Francia. El problema es que sólo duro 45 minutos a ese nivel y luego desapareció.

El partido fue siempre por los derroteros que quiso el Atlético de Madrid y el segundo gol de la tarde-noche llegó con una gran jugada entre Correa y Griezmann que remató el francés para poner el 2-0 en el marcador y sentenciar el choque antes de la media hora. Ayudó al mismo el resbalón previo de Jemerson ante Correa. No fue ni mucho menos el día de la defensa del Mónaco ya que Badiashile había echado una mano previamente desviando el disparo de Koke en el 1-0. Henry ya no sabía dónde mirar tras otro error defensivo más de un equipo totalmente descompuesto.

Tan fácil estaba siendo el partido para el Atlético que Simeone empezó a pensar en el Girona en el túnel de vestuarios. Vitolo entró por Koke al descanso y el Cholo dio al Metropolitano otra razón más para no perderse la segunda parte, que tendría susto leve, pero sólo eso.

Orgullo del Mónaco y relajación local

Si la primera parte fue seria y completa por parte del Atlético con el Mónaco pidiendo que corriese el tiempo para que no le cayeran más goles, la segunda fue lo mismo en direcciones opuestas. Al Atlético le sobró la segunda parte porque dio la sensación de que la motivación colchonera se quedó en el vestuario. Hubo 45 minutos para Vitolo, bastante tiempo para Kalinic y Saúl dispuso también de espacio y tiempo para aportar al equipo, sin embargo, ni el canario brilló ni Kalinic y Saúl dieron un plus más al equipo de Simeone. Faltó un poco más de hambre para buscar el tercer tanto.

En el bando de Henry, acto final para sacar orgullo y llevarse del Metropolitano algo positivo aunque sólo sea a nivel de coraje. Tampoco es que los monegascos pasasen del suspenso al sobresaliente, pero con poco que hicieran ya sería más que el doble de lo exhibido en la pobre primera parte que ofrecieron. Falcao entró al terreno de juego, la grada coreó su nombre como hizo al inicio del partido y el colombiano tiró del Mónaco para tener más presencia arriba y más mordiente. Es lo que tiene el Tigre, que muerde.

Por su parte, el Atlético sólo enseñó los colmillos con un disparo de Griezmann y otro de Thomas. Se acabaron relajando tanto que si Radamel hubiese marcado el penalti que supuso la roja de Savic por mano, el Mónaco pudo haber asediado la portería de Oblak del 80' hasta el final con 2-1 en el marcador. Falcao mandó el penalti al limbo y todos los intentos del equipo del Principado acabaron en el mismo lugar. El Cholo resopló desde el banquillo porque es capaz de aceptar los errores, no la falta de intensidad.

El 2-0 no se movió del marcador para fortuna local y el Atlético vuelve a los octavos de final de la Champions dos años después. De ellos mismos dependerá si aterrizan en la fase del KO primeros o segundos de grupo. El Dortmund tropezó ante el Brujas y los rojiblancos ya son líderes.


Ficha técnica

Atlético de Madrid, 2: Oblak; Arias, Savic, Lucas, Filipe; Koke (Vitolo, m.46), Thomas, Rodri, Lemar (Kalinic, m.62); Correa (Saúl, m.69) y Griezmann
AS Mónaco, 0: Benaglio; Biancone, Jemerson, Badiashile, Raggi; Tielemans, Massengo; Grandsir, Golovin (Thuram-Ulien, m.63), Chadli (Diop, m.63); y Sylla (Falcao, m.55)

Goles: 1-0, m.1: Badiashile en propia meta; 2-0, m.24: Griezmann
Árbitro: Matthias Gestranius (Finlandia). Expulsó por doble amarilla a Savic (ms.62 y 82). Además, amonestó a Griezmann (m.45), Thomas (m.86) y Filipe Luis (m.90), del Atlético de Madrid; y a Tielemans (m.54) y Biancone (m.68)
Incidencias:Partido correspondiente a la quinta jornada del grupo A de la Liga de Campeones disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante 56.314 espectadores

Lo más popular

0
comentarios

Servicios

Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
España Baila Flamenco