Menú

Champions League

El Barcelona castiga a un Liverpool superior con un doblete de un estratosférico Messi (3-0)

Excesivo castigo para el Liverpool, que fue mejor pero le faltó fortuna. El doblete de Messi —el segundo gol, una obra de arte— y Ter Stegen, claves.

0
El Barcelona castiga a un Liverpool superior con un doblete de un estratosférico Messi (3-0)
Leo Messi celebra su segundo gol al Liverpool en el Camp Nou. | EFE

El Barcelona mete la directa hacia la final del próximo 1 de junio en el Wanda Metropolitano de Madrid. Los azulgranas, con bastante fortuna y haciendo gala de su gran pegada, han infligido un severo castigo (3-0) a un Liverpool que fue mejor y que tuvo bastantes ocasiones para haber marcado un gol que nunca llegó. Pero la suerte que le faltó al conjunto de Jürgen Klopp sí la tuvo el cuadro culé, que en muy pocas llegadas consiguió marcar tres goles. Luis Suárez abrió el marcador en la primera mitad, tras un gran desmarque dentro del área, mientras que Messi, quién si no, terminó de hundir a los reds en la segunda parte con su doblete en apenas ocho minutos: en el primer tanto se alió con la fortuna, pues se encontró con la pelota dentro del área después de que Suárez la mandara al travesaño, y en el segundo sorprendió a Alisson con un auténtico misil a la escuadra en un lanzamiento de falta.

En un Camp Nou abarrotado, que registró la mejor entrada de la temporada (98.299 espectadores, de ellos unos 5.000 seguidores ingleses), se vivió una noche de fuertes emociones y mucha intensidad. Ya en la previa, cuando se conocieron las alineaciones, llegaron las primeras sorpresas, en uno y otro equipo. En el Barça, Valverde sorprendió al dar entrada a Arturo Vidal en detrimento de Arthur, para dotar al equipo de más músculo. En el Liverpool, Klopp dejó en el banquillo a Firmino, que llegaba a la cita entre algodones, y al lateral derecho titular Alexander-Arnold. El planteamiento parecía que le podía ir mejor a los reds, pero al final el resultado, que es lo que manda, es muy favorable para los culés de cara a la vuelta el próximo martes en Anfield.

Estaba rara la noche, con un Barça encerrado atrás, sin peligro con un balón que prácticamente regalaba jugándolo en largo. El Liverpool salió bien, pero el primero en golpear, en su primera aproximación a la portería rival, fue el equipo de casa. Abrió la lata Luis Suárez tras un gran desmarque, a centro de Jordi Alba, antes de la media hora de juego. Duro golpe para el cuadro inglés, que para entonces ya había perdido a Keita por lesión. En su lugar tuvo que entrar Henderson. Los reds lo intentaron en la primera parte, sobre todo con la movilidad arriba de Salah y Mané, pero no terminaban de llegar con claridad a la portería defendida por Ter Stegen.

Salió a por todas el Liverpool tras la reanudación, en busca del empate, y casi lo consigue el cuadro británico en sus dos primeras aproximaciones. En ambas, Ter Stegen, enorme una vez más, desvió a córner los disparos de Milner y Salah. El Barcelona se replegaba atrás e insistía en el ataque directo en lugar de apostar por la posesión. Eran los peores momentos del conjunto culé. Valverde decidió entonces sacar del campo a un intrascendente Coutinho para meter a Semedo, además de adelantar a Sergi Roberto y pasar a un 4-4-2 para ganar equilibrio y posesión.

Fue entonces cuando apareció Messi, el de siempre. No falla el argentino en las grandes citas y, con sus dos goles en apenas ocho minutos, se encargó de finiquitar el partido y a buen seguro la eliminatoria. Primero, en el 74', recogió con el pecho un tiro al larguero de Luis Suárez y, con Alisson ya vencido, acabó a placer. En el 82', el Camp Nou explotó de júbilo con el golazo del rosarino: auténtico misil a la escuadra de Alisson en un lanzamiento de falta. Era el 3-0.

Justo después, Salah envió un balón al palo, sin oposición tras sacar Rakitic bajo la línea un disparo previo de un Firmino que acaba de entrar al campo, para confirmar la mala suerte de los Reds. Ya en el tiempo de descuento, Ousmane Dembélé, que acababa de entrar por Suárez, falló el 4-0 de manera incomprensible cuando solo tenía que chutar entre los tres palos.

El 1-0 ya era un buen resultado, y el 3-0 final acerca mucho al Barça a su objetivo, esa final de Champions que se le ha resistido en las tres últimas ediciones —cayendo en todas ellas en cuartos de final— y que ahora tienen muy cerca. Esta vez sí, la sexta Copa de Europa y el triplete parecen estar a la vuelta de la esquina. Con Messi todo es más fácil.


Ficha técnica

FC Barcelona, 3: Ter Stegen; Sergi Roberto (Aleñá, m.94), Piqué, Lenglet, Jordi Alba; Sergio Busquets, Rakitic, Arturo Vidal; Coutinho (Semedo, m.60), Messi y Luis Suárez (Dembélé, m.93)
Liverpool, 0: Alisson; Gómez, Matip, Van Dijk, Robertson; Fabinho, Milner (Origi, m.84), Wijnaldum (Firmino, m.78), Keita (Henderson, m.24); Mané y Salah

Goles: 1-0, m.26: Luis Suárez; 2-0, m.74: Messi; 3-0, m.82: Messi
Árbitro: Björn Kuipers (Holanda). Mostró tarjeta amarilla a Lenglet (m.38), Fabinho (m.81)y Luis Suárez (m.81)
Incidencias: Partido de ida de las semifinales de la Liga de Campeones disputado en el Camp Nou ante 98.299 espectadores

Lo más popular

0
comentarios

Servicios

Máster EXE: Digital Marketing & Innovation