Menú

España derrota a Francia y llega invicta al Eurobasket (87-72)

A pocos días para que comience el Eurobasket, la selección española se ha impuesto a Francia para lograr su vigésimo sexto triunfo consecutivo y consolidarse como único equipo invicto en la fase de preparación. Tony Parker, con 22 puntos, ha sido el máximo anotador del encuentro disputado en Alicante, aunque su figura se ha visto eclipsada por la de Pau Gasol. Se acabaron los amistosos y el equipo de Pepu Hernández se prepara ya para debutar en la cita continental, el próximo lunes ante Portugal en Sevilla.

0
A pocos días para que comience el Eurobasket, la selección española se ha impuesto a Francia para lograr su vigésimo sexto triunfo consecutivo y consolidarse como único equipo invicto en la fase de preparación. Tony Parker, con 22 puntos, ha sido el máximo anotador del encuentro disputado en Alicante, aunque su figura se ha visto eclipsada por la de Pau Gasol. Se acabaron los amistosos y el equipo de Pepu Hernández se prepara ya para debutar en la cita continental, el próximo lunes ante Portugal en Sevilla.
"

L D (EFE) Los franceses conforman uno de los equipos llamados a rondar de nuevo las medallas en Madrid. Por calidad técnica y por capacidad atlética serán protagonistas a partir del 3 de septiembre. Su técnico, Claude Bergeaud, maneja un buen arsenal y no le ha temblado el pulso a la hora de prescindir de hombres contrastados y enrolados en equipos de la NBA como Mickael Gelabale y el hermano de Florient Pietrus. Además, dispone de un gran base al frente de las operaciones, del mejor director de juego de la NBA, del jugador más valioso de la última final de la competición estadounidense: Tony Parker, un jugador delicioso y endiabladamente rápido. Es el último equipo que puede presumir de haber ganado a España -aunque de eso hace ya dos años- y, por tanto, reúne todos los requisitos para que el último ensayo español antes del Eurobasket tuviese un valor añadido.

El choque respondió a la importancia de la cita. José Vicente Hernández, técnico local, pudo sacar conclusiones sólidas. Bergeaud, también y, por ende, el público, también disfrutó en Alicante con esta selección tan cercana a la gente y tan cualificada en lo deportivo. Porque, al final, lo importante, más allá del resultado, es la forma de hacer baloncesto que destila esta España campeona del mundo. Pese a que el choque arrancó con la selección nacional un poco lenta en ataque (0-5) y los franceses enganchados a la magia de Parker, la defensa espabiló enseguida a Pau Gasol y compañía. España vuela a una altitud estratosférica cuando se protege. Ese trabajo le da alas, no sólo porque dificulta las acciones rivales muchísimo, sino porque también le despeja el camino ofensivo.

Pepu Hernández colocó a los suyos en zona para contener el arranque galo y, a lo largo del partido, en numerosas ocasiones. La riqueza española en esta faceta toca el sobresaliente. España defiende muy bien y con defensa aclaró las oleadas contra el aro adversario. Marc Gasol y Felipe Reyes están enormes en el rebote y, siempre que hace falta, adquieren protagonismo anotador, algo que Rudy Fernández entiende como una de las tareas que le corresponde asumir. El escolta del Joventut es la pareja perfecta de puesto para Juan Carlos Navarro, ausente por las molestias que arrastra en un abductor. Nada importante, pero siempre es mejor la prudencia. Palabra desconocida para Rudy Fernández, muy activo y muy acertado. Un filón.

Francia tenía, por tanto, mucho tajo por delante. Bueno, el tajo que significa enfrentarse al equipo campeón del mundo. Y Parker es muy, muy bueno. También ejecuta muchas cosas Laurent Pietrus, rebotean como una bestia los atléticos jugadores interiores de Francia y les ayudan mucho los alero, pero España es España. Una racha de 15-4 al inicio del tercer período (38-27) puso a la selección en esa altura de crucero por la que navega con Pepu Hernández al timón. O sea, que uno de los conjuntos que aspira con mayores motivos al podio del inminente Europeo tampoco se salvó de besar la lona.

Luego, los franceses, entre destellos de Parker, una buena dinámica defensiva y una ágil circulación de balón 'hicieron la goma' y mantuvieron viva la pelea a través de continuos acercamientos durante el tercer corte. Buen partido, sobre todo para cerrar la preparación del Eurobasket. La selección comprobó que las cosas le van bien. Empujó a Francia contra las cuerdas cuando se lo propuso (70-54). Le leyó la cartilla a uno de los equipos conjurados para ser gallito de este Europeo, que nunca bajó los brazos, y el próximo 3 de septiembre subirá el telón del torneo con veintiséis victorias consecutivas en la mochila y con el prurito de ser el único competidor que llega invicto al certamen continental.

 

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios