Menú

De Cruyff a Ancelotti: los ataques de entrenador en la historia de los clásicos

Desde la broma con Romerito a la de Ramos como mediocentro. Han sido varios los ataques de entrenador en la historia de los clásicos.

0
Desde la broma con Romerito a la de Ramos como mediocentro. Han sido varios los ataques de entrenador en la historia de los clásicos.
Cruyff, Guardiola, Mourinho y Ancelotti dejaron huella en la historia de los clásicos. | LD

Ataque de entrenador. Dícese de la decisión repentina de un técnico de improvisar una alineación en partidos de cierta envergadura, colocando a un jugador en una posición que no es la habitual para él, con el objetivo de sorprender al adversario.

El resultado generalmente no suele ser positivo, aunque se han dado casos en los que sí lo ha sido. Johan Cruyff, Javier Clemente, John Benjamin Toshack, Vicente del Bosque, Benito Floro, José Mourinho... varios son los místers a los que le han dado un ataque de entrenador, esa manía casi enfermiza de querer sacarse un as de la manga el mismo día del partido.

Cómo no, en la historia de los clásicos entre Real Madrid y FC Barcelona también ha habido numerosos ataques de entrenador, como los que tuvieron en su día los citados Cuyff y Mourinho, o el último de Carlo Ancelotti alineando a Sergio Ramos de mediocentro. No parece que Rafa Benítez y Luis Enrique vayan a caer en el mismo error en el derbi del sábado en el Santiago Bernabéu, aunque nada nos sorprendería ya en el mundo del fútbol.

A continuación repasamos los ataques de entrenador más sonados en la historia de los clásicos.

1. Romerito 'sienta' a Lineker

El 1 de abril de 1989 fue un día muy especial en el Camp Nou. Se disputaba el primer Barça-Madrid de Liga con Cruyff como entrenador, se vivían unas elecciones a la presidencia del club -José Luis Núñez derrotó en las urnas a Sixte Cambra- y en el clásico hubo una sorpresa en el once azulgrana: el debut de Julio César Romero, más conocido como Romerito.

Johan Cruyff estaba enamorado de la técnica, la creatividad, la rapidez y la precisión en los pases del paraguayo, que aterrizó en la Ciudad Condal procedente del Fluminense. Y apostó por él para el duelo contra los blancos, decidiendo dejar en el banquillo a Gary Lineker. Pero el experimento salió rana. Romerito falló tres ocasiones clarísimas ante la portería de Paco Buyo y el partido acabó 0-0. El guaraní jugaría después seis partidos más con el Barça en Liga y marcó un solo gol, contra el CD Málaga, para acabar convirtiéndose en uno de los peores fichajes de la historia del club azulgrana.

2. Guardiola persiguiendo al 'Buitre'

Dos años y medio después, en octubre de 1991, el Barça visitaba el Bernabéu para medirse al líder, un Real Madrid que le sacaba seis puntos en la clasificación -entonces las victorias valían dos puntos y no tres como actualmente-. Cruyff apostó por dar el mando en el centro del campo a un chaval de 20 años llamado Pep Guardiola, que sólo llevaba unas semanas como miembro del primer equipo -aunque había debutado casi un año antes frente al Cádiz-, y más aún al ordenarle que se pusiera a perseguir como un loco por el campo a Emilio Butragueño.

El experimento funcionó, pues el Buitre apenas rascó bola. "En ese partido comprobé que este futbolista (Guardiola) vale igual para un roto que para un descosido", dijo Butragueño años después sobre el actual técnico del Bayern de Múnich, que después del partido en el Bernabéu dijo que no le había impresionado mucho el ambiente. Un encuentro que acabó en empate (1-1), con goles de Prosinecki y Koeman de penalti.

3. Messi y el "nueve mentiroso"

El 2 de mayo de 2009 fue uno de los días más grandes en la historia del barcelonismo, Pep Guardiola llegaba por primera vez al Bernabéu como entrenador. El Barça tenía una ventaja de cuatro puntos (82 por 78) sobre un Madrid, dirigido por Juande Ramos, que necesitaba ganar a su gran rival para engancharse a la pelea por el título de Liga.

Pep, alumno aventajado de Cruyff, había visto cómo el holandés siempre buscaba algún cambio táctico cuando visitaba el Bernabéu. Pero con una diferencia fundamental. Mientras el Flaco hacía cambios defensivos con el objetivo de neutralizar el juego blanco, Guardiola introdujo una variación ofensiva: desplazó a Samuel Eto'o a la banda y situó a Leo Messi como referencia en ataque, en lo que el propio jugador argentino ha definido como el "nueve mentiroso". El de Rosario volvió loca a la defensa madridista -con dos goles del propio Leo- y los suyos acabaron ganando por 2-6 para dejar la Liga vista para sentencia.

4. Sistema 3-5-2 y nueva victoria en el Bernabéu

Temporada 2009/10. 10 de abril. Madrid y Barça llegaban al clásico del Bernabéu empatados a puntos (77), pero con los blancos como líderes gracias al golaverage. Guardiola seguía en el banquillo culé, mientras que Manuel Pellegrini era ese curso el técnico madridista.

Y Guardiola volvió a hacer una de las suyas en el coliseo de La Castellana. Ibrahimovic no llegó al clásico por lesión y el técnico de Sampedor decidió inventarse un 3-5-2. Jugó con tres centrales y dos laterales muy adelantados y arriba sólo dos delanteros: Pedro y Messi. El Barça ganó por 0-2 con otro gran partido del crack argentino, que volvió a jugar ante el eterno rival como "nueve mentiroso". Estaba claro que ahí era donde más daño podía hacer al Madrid.

5. Pepe de mediocentro

Tras conquistar el triplete con el Inter de Milán, José Mourinho había llegado al Real Madrid con la intención de devolver viejos laureles al club en Europa -tras seis eliminaciones consecutivas en octavos de la Champions- y, de paso, acabar con la hegemonía del Barça.

El primer clásico como técnico merengue se resolvió con una manita en el Camp Nou (5-0), pero la cosa empezaría a cambiar a partir del mes de abril, con cuatro duelos entre madridistas y azulgranas en 18 días, entre Liga, la final de Copa del Rey y las semifinales de Champions. El primero de esos cuatro enfrentamientos (día 16), en partido correspondiente al campeonato liguero, acabó con tablas en el Bernabéu (1-1), con los blancos jugando casi toda la segunda parte con uno menos por la expulsión de Raúl Albiol. Un duelo en el que Mou decidió apostar por un trivote, con Pepe acompañando en el medio centro a Xabi Alonso y Khedira, además de dejar a Özil en el banquillo, con la intención de contrarrestar el potente centro del campo azulgrana que formaban Busquets, Xavi e Iniesta. Una elección, la de Pepe en esa demarcación, que acabaría resultando todo un éxito.

6. Ramos de mediocentro y Bale de nueve

26 de octubre de 2013. El clásico del Camp Nou llegaba en la décima jornada de Liga. Xabi Alonso acababa de superar una larga lesión de pubis, pero no estaba para jugar, así que Carlo Ancelotti, el técnico madridista, lo dejó fuera de la lista. El entrenador italiano apostó por una revolución en el once que no salió nada bien: colocó a Sergio Ramos de mediocentro, cuando el sevillano llevaba ocho años sin ocupar esa demarcación, y a Gareth Bale de falso nueve, compartiendo el ataque con Cristiano Ronaldo y Di María.

La apuesta por Ramos como mediocentro fue el principio del fin de Illarramendi en el Real Madrid. Estaba predestinado el de Motrico a hacer las maletas. Al conocer la alineación se podía pensar en una línea de tres centrales con dos laterales largos y ofensivos como Carvajal y Marcelo, pero finalmente Carletto mantuvo la línea de cuatro defensas y colocó a Ramos de mediocentro, junto a Khedira y Modric más adelantados. Un cambio insólito que lanzaba un mensaje de miedo. El Barça acabaría ganando por 2-1, con goles de Neymar y Alexis Sánchez, mientras que Jesé descontó casi en el último minuto.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios