Menú

Paulo Dybala, la perla argentina de la Juventus que quiere el Real Madrid

El habilidoso delantero de la Vecchia Signora tiene enamorados a todos los directores deportivos de los principales equipos europeos.

1

El tsunami Paulo Dybala sigue latente. El delantero argentino dejó la pasada temporada a los directores deportivos con los ojos como platos por su descaro y calidad. El torbellino que originó con su juego era imparable. En el Palermo, club que invirtió 11 millones para hacerse con la perla argentina del Instituto de Córdoba, se frotaban las manos. Muchos grandes de Europa le anhelaban, pero la Juventus desenfundó la cartera con rapidez. Desembolsó 28 kilos el equipo de Turín por uno de los delanteros con más proyección de toda Europa y que había maravillado en el Aquile.

Además de su juego, los números eran extraordinarios. 13 goles y diez asistencias en 34 partidos con el equipo Rosonero.

¿Qué estilo de juego tiene Dybala?

Este habilidoso jugador argentino, de 22 años y 1,76 metros de estatura, llama la atención por su tremenda calidad y su descaro. Con una zurda de oro, un potente tren inferior -lo que le asemeja a sus compatriotas Kun Agüero y Carlos Tévez- y una velocidad de conducción endiablada, se trata de un delantero con mucha movilidad y un extraordinario don para driblar, además de caracterizarse por llevar el balón pegado al pie -tiene una conducción con cabeza levantada muy parecida a la de Marco Asensio-.

Con una gran capacidad de desmarque, es inteligente para aparecer siempre entre líneas y dar una opción de asociación a sus compañeros -sienta cátedra tirando paredes-. Dyabala es letal con espacios y tiene talento suficiente como para generar peligro de la nada. Es un futbolista dificilísimo de parar en el uno contra uno y no se lo piensa a la hora de buscar el disparo.

Paulo Dybala (15 de noviembre de 1993, Laguna Larga, Argentina) debutó en octubre con la selección absoluta de su país, donde acumula tres internacionalidades. Uno de los aspectos que le marcó y que se reflejan en su estilo de juego fue la temprana muerte de su padre. Mucho carácter, muy maduro para su edad, jamás se achica.

¿Su problema? Es un segundo punta. Es decir, debe tener a su lado a otro delantero que le fije los centrales y le permita tener libertad de movimientos, con el fin de caer a las bandas o bajar a la línea de tres cuartos a asociarse.

Además de desequilibrio y gol, Dybala tiene una excelente último pase y es un gran asistente -en 16 partidos con la Juve en el Calcio ha firmado 12 goles y siete pases de gol-. Apodado el Diablo, en medio metro puede hacerte un roto. Ahora la pregunta es: ¿conseguirá el Madrid disfrutar de las diabluras de Dybala?

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios