Menú

Zidane propicia un empate ridículo del Real Madrid (3-3)

El galo apostó por la BBC y Morata. El Madrid iba perdiendo a falta de siete minutos para el final. 

0
Zidane propicia un empate ridículo del Real Madrid (3-3)
Benzema. | EFE

Donde el Borussia de Dortmund ganó 0 a 6, el Real Madrid no pudo pasar de un empate vergonzoso, ridículo y que pone de manifiesto un debate: ¿Es Zidane un entrenador que domine los conceptos tácticos? El actual campeón de Europa perdía ante el peor equipo de la Champions a falta de siete minutos para el final. Sí, lo que leen es cierto. Y un gran porcentaje de culpa la tiene el entrenador del Real Madrid, que como ya hizo ante el Legia hace dos semanas o Athletic de Bilbao hace dos jornadas de Liga, se pegó un disparo a su propio píe con decisiones ilógicas y totalmente innecesarias.

En el Bernabéu, ante el equipo polaco, sacó de inicio a Kroos, Asensio y James más la BBC con la consecuente imagen de los blancos. Era un experimento para este partido, decía Zidane. Ante el Athletic de Bilbao, quitar a Isco, el mejor jugador, para mantener a Benzema y utilizar como única táctica el meter balones a la olla. Ante el Legia en Varsovia, la locura de las locuras: meter de inicio a Benzema, Bale, Ronaldo y Morata. Sólo Zidane sabrá lo que buscaba pero está claro que no le ha salido bien el experimento. Y ya van tres errores desde el banquillo en los últimos cuatro partidos. Y por no profundizar, que no viene al caso, en la idea de Zidane para suplir a Casemiro y Modric. ¿Cuál es? Un día es A, otro día es B, al otro es C y en dos semanas en frente estará el Atlético de Madrid.

El equipo estuvo partido, como era predecible, y sin ningún orden. En ataque, los cuatro delanteros no tenían una posición fija y se movían como pájaros libres. A veces salían jugadas con criterio. Otras, pues se encontraban dos, tres o hasta los cuatro en un par de metros cuadrados. ¿Por qué hizo algo así Zidane? ¿Para contentar a Benzema y Morata? Por el bien del Real Madrid, esperemos que no. Que lo haya hecho porque simplemente pensaba que este era el mejor camino para golear y convencer. En ataque, salían jugadas. Es normal. Son Bale, Ronaldo y compañía ante los defensores del Legía, que va en mitad de tabla de la liga polaca. En defensa, pues una atrocidad. Porque Morata se esforzaba en ayudar en el centro del campo. Sino, ahí estarían Kroos y Kovacic para soportar cualquier acometida rival.

Y eso que el partido comenzó de manera inmejorable para el Real Madrid. Marcó Bale a los 50 segundos con una volea espectacular. Hasta le pudo venir mal el gol al equipo español por el posible exceso de confianza. Benzema marcó el 0 a 2 tras una buena jugada de Bale y Kovacic, el mejor del partido. Pero es que ni con dos goles de ventaja. El Legia remontó un partido que a saber cuanto se pagaba en las casas de apuestas. Al borde del descanso, ya con el Madrid bajando los brazos, al trote cochinero, Odjidja anotó el 1 a 2. Coentrao y Kovacic, defendiendo con la mirada y cierto es que el disparo del jugador del Legia entró por la escuadra.

Era un aviso a navegantes que nadie en el Madrid supo interpretar porque la segunda parte fue histórica. El Legia puede guardar los segundos 45 minutos en su filmoteca. No fue el City ante el Barcelona porque eso es imposible pero ahí estuvo la cosa. El 4-2-4 por el que apostó Zidane era un chiste cuando había que defender. En el minuto 58, Radovic cogió la pelota en banda izquierda. Bale no llegó a defender y su disparo se metió en la red con la colaboración de Keylor Navas.

El Legía había empatado pero quería más. Y Zidane no reaccionaba. Bueno. Sí reaccionó pero para mal. Quitó a un delantero para meter a un jugador de banda. El Madrid, a los 69 minutos ya tenía claro el sistema y donde tenía que jugar cada futbolista. Algo es algo. Entró Lucas por Benzema pero el 4-4-2 no permitía el juego entre líneas, no había centro del campo para defender y el casi único recurso en ataque eran los centros al área. Otro tiro en el píe de Zidane.

Moulin marcó el 3 a 2 en el 83. Coentrao, que se había marchado para que el Madrid jugara con tres defensas, estaba llorando en el banquillo. Una imagen histórica. Menos mal que Kovacic empató en los últimos minutos. E incluso Lucas pudo ganar el partido con un disparo al larguero en la última jugada. Un centímetro más abajo y alguno todavía saca pecho por los 27 partidos seguidos sin perder del Real Madrid.

Ficha técnica:

Legia, 3: Malarz; Bereszynski, Padzan, Rzezniczak, Hlousek; Moulin, Kopczynski, Odjidja Ofoe (Jodlowiec, m.86), Radovic (Prijovic, m.77), Guilherme; y Nikolic (Kucharczyk, m.69).

Real Madrid, 3: Keylor Navas; Carvajal, Varane, Nacho, Coentrao (Marco Asensio, m.77); Kroos, Kovacic, Bale, Cristiano Ronaldo; Morata (Mariano, m.85) y Benzema (Lucas Vázquez, m.64).

Goles: 0-1, m.1: Bale. 0-2, m.35: Benzema. 1-2, m.40: Odjidja Ofoe. 2-2, m.58: Radovic. 3-2, m.83: Moulin. 3-3, m.85: Kovacic.

Árbitro: Pavel Kralovec (República Checa).

Incidencias: encuentro correspondiente a la cuarta jornada de la Liga de Campeones, disputado en el estadio Wojska Polskiego a puerta cerrada.

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios