Menú

El Real Madrid revalida su título en el Mundial de Clubes tras golear al Al Ain (4-1)

Séptimo Mundial de Clubes y tercero consecutivo para los blancos, que aplastan al Al Ain. Llorente, el MVP de la final, pide a gritos la titularidad.

0
El Real Madrid, campeón del Mundial de Clubes disputado en Abu Dhabi. | EFE

El Real Madrid puede comerse el turrón a gusto, sin sobresaltos. Los blancos han hecho los deberes para proclamarse campeones del mundo por séptima vez en su historia —tres Copas Intercontinentales y cuatro Mundiales de Clubes— al golear al Al Ain en Abu Dhabi (4-1). Un partido donde el conjunto de Zoran Mamic empezó dando guerra —de hecho, gozó de una clarísima ocasión cuando el marcador aún no reflejaba goles, justo antes de que Modric marcase el primero de la noche—, pero que acabaría rindiéndose a la superioridad de los campeones de Europa. Bastante tuvo ya el equipo de Emiratos Árabes con dar la campanada y eliminar a River Plate en semifinales, pero con el Madrid es otra cosa. Aunque el equipo de Santiago Solari esté lejos aún de su mejor nivel.

El entrenador argentino, casi dos meses después de llegar al cargo en sustitución del destituido Julen Lopetegui, conquista así su primer título con el primer equipo blanco. Recoge Solari la herencia de Zidane, el técnico que ha hecho historia, dejando el listón altísimo, al conquistar tres Champions consecutivas. El juego del Madrid con Solari aún deja bastante que desear, aunque en este Mundial de Clubes se ha apreciado una notable mejoría —tanto en la semifinal contra el Kashima como en la final frente al Al Ain—. Pero los números son casi perfectos, con 11 victorias y sólo dos derrotas (Eibar y CSKA de Moscú) en 13 encuentros.

Clave en esa mejoría ha sido la impresionante irrupción de Marcos Llorente en el centro del campo. El canterano, que fue el mejor esta noche en la final —marcó un golazo al comienzo de la segunda parte que premió su fenomenal partido—, está pidiendo a gritos un hueco en el once titular de Solari. Se echó el equipo a la espalda, cortó muchos balones, se sumó al ataque y dio mucha consistencia al equipo. Aprende al lado de Luka Modric, que está volviendo a su mejor nivel tras un inicio de temporada bastante gris. Un día más, Llorente titular. Se lo está ganando a pulso. De hecho, Solari repitió el once que ganó al Kashima Antlers, con Lucas Vázquez y Bale como acompañantes de Benzema en el ataque.

El inicio del partido fue eléctrico, con buenas ocasiones para unos y otros. El Madrid fue el primero en poner a prueba a Eissa, sin duda el mejor de los suyos en esta final, pero la primera ocasión clara la tuvo el Al Ain. No llegó el 0-1 de milagro. El Shahat protagonizó una gran jugada, pisó área y, con Courtois ya batido, se topó con la muralla de Sergio Ramos, que salvó bajo palos. El capitán madridista fue uno de los protagonistas de la noche al recibir una serie de abucheos por parte de los aficionados locales, que le recordaron la acción en la última final de Champions en la que lesionó a Mohamed Salah. Una serie de pitos a los que el andaluz respondió mandando callar al público al celebrar su gol, que por cierto dedicó a un Isco Alarcón relegado al más puro ostracismo por parte de Solari.

Y de lo que pudo ser el 0-1 se pasó al 1-0, con la firma de Modric. El croata conectó un gran remate de primeras tras recibir un pase de Benzema para sorprender a Eissa. A partir de ahí, dominio incontestable del Madrid frente a un Al Ain que hasta entonces se mostraba como un equipo ordenado. Pero el cuadro emiratí se descompuso y cedió un sinfín de oportunidades a su rival, que pudo haber ampliado su ventaja con Bale, Benzema, Lucas Vázquez y Modric como protagonistas. Sin embargo, el cancerbero anfitrión se encargaría de evitar que el 2-0 subiera al marcador antes del descanso.

Más de lo mismo tras el paso por vestuarios. El Madrid no tardó en imponer su sello sobre el césped del Zayed Sports City Stadium y, al cuarto de hora, puso tierra de por medio con el golazo de Marcos Llorente, que cazó un balón en la frontal del área grande y conectó un fenomenal derechazo para sorprender a Eissa. Se lo merecía el sobrino nieto de Paco Gento, que está pidiendo a gritos la titularidad.

Los blancos seguían acumulando ocasiones. Muchas de ellas con la firma de Bale, que tras marcar un hat-trick ante el Kashima se mostró muy desacertado en esta ocasión ante la portería de Eissa. Como también Benzema. El protagonismo en la final estaba reservado para otros. Como por ejemplo, a Modric y Ramos. De nuevo apareció la conexión entre el croata y el sevillano, como en la final de la Décima en Lisboa: córner botado por el balcánico que el capitán madridista cabeceó al fondo de las mallas. 3-0 y el Madrid ya empezaba a acariciar el trofeo, aunque el Al Ain quiso darle algo de emoción a la final con el gran gol del japonés Shiotani, también con la testa y a balón parado.

Pero fue un espejismo porque Vinicius, que había entrado al campo por Lucas Vázquez —el gallego le puso voluntad, como de costumbre, pero le sigue faltando acierto—, fabricó la jugada que acabaría en el gol de la sentencia. El brasileño quiso centrar para Bale, pero apareció Nader para mandar la pelota a su portería. Una acción parecida a la del tanto frente al Real Valladolid. La fiesta fue completa: victoria incontestable del Madrid para poner el broche de oro a un año 2018 donde los blancos han mostrado dos caras: prácticamente intratables en Europea, salvo en la Supercopa ante el Atlético de Madrid, pero con muchas dudas en las competiciones domésticas (Liga y Copa del Rey).


Ficha técnica

Real Madrid, 4:Courtois; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Marcos Llorente (Casemiro, m.82), Kroos (Ceballos, m.70), Modric; Lucas Vázquez (Vinicius, m.84), Bale y Benzema
Al Ain, 1: Khalid Eisa; Mohamed Ahmed (Bandar, m.64), Ismail Ahmed, Mohammed Fayez, Shiotani; Rayan Yaslem, Mohamed Abdulrahman (Amer, m.67), Doumbia, Hussein El Shahat, Caio; y Berg (Yahia, m.75)

Goles:1-0, m.14: Modric; 2-0, m.60: Marcos Llorente; 3-0, m.78:Ramos; 3-1, m.86: Shiotani; 4-1, m.91: Nader en propia puerta
Árbitro:Jair Marrufo (Estados Unidos). Amonestó a Sergio Ramos (m.45), del Real Madrid.
Incidencias: final del Mundial de Clubes disputada en el Zayed Sports City Stadium ante 43.000 espectadores.

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco