Menú

Copa del Rey

El Real Madrid tumba al Zaragoza en la Copa del Rey y demuestra que quiere todos los títulos (0-4)

Otro serio partido de los blancos, que no dieron opción al Zaragoza. Goles de Varane, Lucas, Vinicius y Benzema. Marcelo y Jovic, los únicos lunares.

0
Otro serio partido de los blancos, que no dieron opción al Zaragoza. Goles de Varane, Lucas, Vinicius y Benzema. Marcelo y Jovic, los únicos lunares.
Benzema celebra con Kroos su gol al Zaragoza. | EFE

Decía Zinedine Zidane que quiere cambiar la historia de los últimos años del Real Madrid y ganar la Copa del Rey, un título que los blancos sólo han levantado en tres ocasiones en los últimos 30 años. En realidad, Zidane sólo está retomando una antigua costumbre del club, la de tomarse cada partido y cada competición con la máxima ilusión. Sin menospreciar ningún título. Es algo mucho más fácil de decir o escribir que de hacer, y ahí radica la grandeza de Zidane, que ya en su primera etapa logró un doblete de Liga y Champions. Para esta segunda parte se repiten algunos patrones, como el de intentar tener al máximo de jugadores enchufados y, quizá tras analizar la carencia de gol sin Cristiano Ronaldo, ha creado una nueva base, la de ser un equipo cuya máxima fortaleza sea la defensa. Esto, en el Real Madrid, es algo que no se veía desde la época de Fabio Capello.

El dato es revelador e inesperado. El Real Madrid es el equipo menos goleado en Europa. El 1-0 es casi sinónimo de victoria esta temporada. A veces tarda en llegar ese primer tanto, como ante el Valladolid; otras veces no llega, como ante el Athletic de Bilbao, pero cuando tarda poco, como ante el Zaragoza, se puede apostar con cierta seguridad a que el Real Madrid va a acabar llevándose los tres puntos o la eliminatoria, como en este caso. El 0-4 explica el estado de forma del equipo y esa vuelta a los orígenes: ahora el Real Madrid afronta todos los partidos con seriedad y profesionalidad.

El primer tanto fue obra de Varane; es decir, de un defensa. Los últimos diez goles del Real Madrid habían sido de centrocampistas o defensas. Luego marcarían Lucas Vázquez, Vinicius y Benzema para equilibrar una balanza que tiene cierta explicación, y es que el Real Madrid está marcando muchos goles a balón parado y siendo estos clave en el resultado. En los siete partidos que han disputado en 2020, en cuatro han empezado marcando en este tipo de jugadas. El 0-1 de Varane ante el Getafe. El 1-0 de Kroos ante el Valencia en la Supercopa, el 0-1 al Valladolid de Nacho y el 0-1 de Varane ante el Zaragoza. Un córner sacado en corto que Kroos centra fuerte y raso y que no consigue rematar Vinicius, pero sí el francés en el segundo palo.

Con el marcador a favor desde el minuto 6, el Real Madrid consiguió, durante casi gran parte del partido, quitarse de encima el miedo lógico de esta Copa del Rey que tantas sorpresas está dejando. El Madrid logró imponerse con la posesión de la pelota, logró llevar peligro —sobre todo con Vinicius— y en defensa sólo sufrió cuando el Zaragoza atacaba por la zona de Marcelo. Viendo este nivel es lógico que esté siendo suplente de Mendy. Permite que pasen demasiadas cosas y obliga al resto de compañeros en coberturas constantes. ¿Compensa con lo que hace en ataque? Hoy desde luego que no, porque estuvo hasta torpe en demasiadas acciones.

No aprovechó su oportunidad, al igual que Jovic. Se le empiezan a agotar las excusas. Que si juega poco, en contextos difíciles... el delantero ha sido titular ya en unos cuantos partidos (incluyendo los dos de la Supercopa de España), ha jugado ante equipos punteros y ante equipos de Segunda División. Ha salido de suplente ante equipos encerrados y ante equipos que se exponen. Y, de momento, nada de nada. Está pasando como el hombre sin sombra por el Real Madrid. Intrascendente.

Lucas Vázquez tampoco es que hiciera un partido espectacular, pero a su habitual e innegable esfuerzo, se le recompensó con un gol. Fue el 2-0 tras un robo en campo contrario de Kroos que no entiende de Liga, Champions, Copa, Atlético de Madrid o Zaragoza. Juega igual de bien todos los partidos. La presión alta, hasta el pitido final, fue otra de las claves de la goleada del Real Madrid. A pesar de ir 0-2 o 0-3, de estar dominando y de jugar contra un equipo de Segunda, no cesaron en la presión. Mérito de Zidane.

Con el partido resuelto, el técnico francés empezó a pensar en el derbi. Quitó a Sergio Ramos, metió a Nacho y, ya en los últimos minutos, entraron Brahim y Benzema por Jovic y Vinicius. El brasileño pudo ser el jugador más destacado del Real Madrid. Estuvo en todas, como suele pasar con él, pero en esta ocasión sí estuvo acertado en el pase y disparo final. El 0-3 es un gran gol, con una pared con James y su mejor definición desde que llegó al Real Madrid. Como hacen los grandes delanteros, picando con el exterior ante la salida del portero. Brahim, como también hiciera ante el Unionistas, aprovechó los escasos minutos que le da Zidane y seguro que el técnico le seguirá recompensando si responde así. Hizo mucho en poco tiempo, incluyendo un gran pase a Carvajal antes del tanto de Benzema.

El partido no tuvo mucha historia, a diferencia de otros duelos entre Zaragoza y Real Madrid que se han recordado esta semana. Por otro lado, como la mayoría de partidos de este nuevo pero clásico Real Madrid. Gol, seriedad y a por el siguiente. En este caso, el que debe temblar es el Atlético de Madrid.


Ficha técnica

Real Zaragoza, 0: Ratón; Clemente, Atienza, Grippo, Delmás; Soro (Raúl Guti, m.74), Eguaras, James Igbekeme, Kagawa; Linares (Luis Suárez, m.57) y Pereira (Álex Blanco, m.57)
Real Madrid, 4: Areola; Carvajal, Varane, Sergio Ramos (Nacho, m.66), Marcelo; Valverde, Kroos, James; Lucas Vázquez, Vinicius (Brahim, m.72) y Jovic (Benzema, m.72)

Goles: 0-1, m.6: Varane; 0-2, m.31: Lucas Vázquez; 0-3, m.71: Vinicius; 0-4, m.79: Benzema
Árbitro: González González (Comité castellano-leonés). Sin amonestados
Incidencias: Partido de octavos de final de la Copa del Rey 2019/20 disputado en el Municipal de La Romareda de Zaragoza. Prácticamente lleno

0
comentarios

Servicios